Barcelona, rey con el pecho de Messi

Barcelona, rey con el pecho de Messi

El Barcelona de España acaba de entrar con letras de oro en la historia del fútbol al cerrar el año 2009 con la actuación más espectacular jamás conseguida por un club, después de sumar su sexto título, con la consecución del Mundial de Clubes en Abu Dabi (Emiratos Árabes Unidos).

20 de diciembre 2009 , 12:00 a.m.

Los Messi, ‘Xavi’, Puyol, Valdés e Iniesta (que no pudo jugar ayer) han situado su fútbol y al Barcelona en el epicentro de interés mundial, junto al técnico, Josep Guardiola, un ganador nato desde que decidió sentarse en el banquillo azulgrana.

Lo que acaba de conseguir el Barcelona es único en la historia, pues, además de la Liga española, la Copa del Rey, la Liga de Campeones, la Supercopa de España y la Supercopa de Europa, cierra el 2009 con el título del Mundial de Clubes, gracias a su victoria contra el Estudiantes de La Plata, al que derrotó en la final por 1-2, tras una prórroga y gracias a los goles de Pedro Rodríguez y Lionel Messi.

Si insuperable se presenta la marca del Barza, aún más sorprendente es el registro que ha establecido Josep Guardiola, un trotamundos después de que abandonó el Barcelona en el 2001 (Brescia, AS Roma, Al-Ahli SC Doha y Dorados de Sinaloa mexicano) y desde que decidió sentarse en el banquillo todo lo que toca lo convierte en oro.

Con este título intercontinental, el Barza rompe con una sequía que se inició en 1992 cuando el conjunto barcelonista, campeón de la Copa del Europa, cayó derrotado en la final frente al Sao Paulo brasileño (2-1), idéntico final que padeció en el 2006, cuando se volvió a cruzar con otra entidad brasileña, el Internacional de Porto Alegre (1-0).

Del partido de la final, se puede afirmar que tenía que ser Lionel Messi, el mejor jugador del mundo hoy por hoy, quien estaba llamado a dar la estocada.

Un gol suyo, con el pecho, con el escudo, en el minuto 110 rompió la igualdad 1-1 y le dio al equipo azulgrana un trofeo que se le resistía.

Ayer, el conjunto azulgrana se adentró peligrosamente en la prórroga, de donde volvió a salir campeón. Esta vez ante un auténtico Estudiantes, ya ganador en 1968, y que estuvo a punto de agarrar el segundo trofeo intercontinental. Pero se le escapó por un minuto, después de que Pedro Rodríguez, en el 89, empatase el partido, luego de el gol de apertura marcado para el conjunto argentino por el goleador Mauro Boselli, a los 37 minutos de la primera parte.

Además, cuando el partido llegó a la prórroga, en ella apareció un Barza algo más entero físiciamente frente a un Estudiantes aturdido por el gol, encajado en un momento cumbre, y bastante fatigado.

El esfuerzo azulgrana y su búsqueda incansable del arco rival tuvieron, después del premio gordo, una emocionante celebración que le provocó lágrimas a Josep Guardiola, el creador del ‘Barza de las Seis Copas’

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.