De combate en Afganistán

De combate en Afganistán

El Gobierno está listo para mandar más hombres a Afganistán. El ministro de Defensa, Gabriel Silva, confirmó que se trataría de fuerzas especiales. Esto es algo diferente de lo que se le propuso al país en agosto del 2008.

18 de diciembre 2009 , 12:00 a.m.

“Expertos en minas antipersonales y erradicación, no soldados (de combate), enviará Colombia a Afganistán”, dijo entonces el presidente Uribe.

El acuerdo con España continuará, pero no quedó claro bajo qué mando quedarán las fuerzas especiales, esas que irán a efectuar actividades antiterroristas. En Afganistán, operan dos coaliciones independientes, una liderada por la Otan y otra por Estados Unidos. Parece que, en su afán por reforzar los vínculos con este país, el Gobierno pretende que algunas de las fuerzas especiales operen bajo mando norteamericano.

La Casa Blanca no está convencida. Aunque los colombianos están listos para partir, E.U. continúa postergando su beneplácito. En el 2003, el Gobierno no le contó al país que intentó mandar tropa a Irak. El embajador William Wood se opuso: sugirió ganar primero la guerra aquí.

La participación de las fuerzas militares en operaciones internacionales contribuye a integrar a Colombia al mundo. Muestra solidaridad, sirve para la modernización del Ejército, facilita el intercambio de experiencias, construye lazos con países cercanos y distantes y se erige como una medida de confianza mutua.

Pero utilizar el despliegue internacional para robustecer la relación con E.U. constituye un error. ¿No es suficiente con lo ya negociado? Además de la cooperación en desminado y erradicación, de manera callada, militares afganos han venido recibiendo formación en Tolemaida. ¿Será por eso por lo que el acuerdo de cooperación con E.U. incluye una referencia a la “estadía de observadores de terceros países en las instalaciones convenidas”? Si el Gobierno tuviera una política exterior, usaría a sus fuerzas militares en el escenario internacional para mostrar que ellas no constituyen una amenaza para la región. No solo la paranoia de Chávez explica el temor al poderío colombiano. Son más de 400.000 hombres. Como el Gobierno insiste en que estamos a punto de alcanzar la victoria, ¿por qué los países vecinos no habrían de sospechar de más de 400.000 soldados bien armados y próximamente sin oficio? Como embajadora ante la ONU, María Ángela Holguín ofreció el despliegue de una fragata, todos gastos pagos por Bogotá, en la misión de la ONU en Haití.

Pero este y sucesivos ofrecimientos de tropas se toparon con el silencio de la ONU. Si este organismo recibe en Haití a cascos azules de ejércitos tan cuestionados como los de Nepal, Sri Lanka y Filipinas, ¿por qué rechazar a Colombia? Parece que la desconfianza en las fuerzas armadas colombianas se extiende también a la ONU.

¿Para qué poner a los militares de Colombia al servicio de la política exterior de E.U.? Se aplica aquí el principio de retornos decrecientes.

¿Puede esperar Colombia mayor cooperación de la que está recibiendo? Participar en misiones multilaterales al lado de países de América Latina sí puede contribuir a la aceptación de Colombia en la región. Por eso, es necesario insistir en operaciones de la ONU como la de Haití. Allí se encuentran casi todas las naciones de América Latina. La presencia militar serviría como un mecanismo de construcción de confianza.

Argentina y Chile, que estuvieron al borde de la guerra, son hoy capaces de desplegar una unidad binacional de mantenimiento de paz. ¿Por qué no soñar con la duplicación de esta experiencia entre Colombia y países como Ecuador? De la mano de una estrategia internacional con visión, las operaciones internacionales pueden ayudarnos a la reinserción regional. Pero no… La única estrategia visible es la del arrodillamiento

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.