Fifa, economía y felicidad

Fifa, economía y felicidad

Para la mayoría de los países organizar un Mundial de Fútbol es un privilegio que genera emociones en sus ciudadanos difícilmente comparables.

17 de diciembre 2009 , 12:00 a.m.

En el caso de los países ricos, este tipo de eventos reafirma ante visitantes y millones de televidentes sus condiciones económicas, capacidad organizacional e infraestructura privilegiada. Por el lado de los países en vías de desarrollo, medírsele a semejante encuentro es una forma de ser reconocidos como pasajeros de primera clase rumbo al progreso.

Debido a esta percepción generalizada, a que el fútbol es el deporte de las mayorías y a que los mundiales son para los anfitriones un momento casi mitológico, en el que se reúnen sobre su territorio los ‘dioses del balompié’, casi nadie se rehúsa a semejante oportunidad. Es más, para justificar el derecho a este honor, cientos de tecnócratas y funcionarios apelan a la creatividad financiera proyectando innumerables externalidades positivas.

Gracias a los análisis económicos detrás de la organización de la Copa Mundo, los habitantes del país sede terminan convenciéndose que con el evento vendrá una cascada de oportunidades de negocios, turismo, inversión y otros. Ante esta especie de delirio colectivo vale la pena examinar el libro publicado por Stefan Szymanski, uno de los más reconocidos economistas deportivos de Europa y el columnista del ‘Financial Times’, Simon Kuper, bajo el título de ‘Soccernomics’ (Economía del Fútbol).

En uno de sus capítulos más controversiales, denominado ‘Felicidad’, muestran cómo la tan anhelada bonanza derivada de los mundiales es una ilusión. Para sustentarlo demuestran cómo en pocas ocasiones los países recuperan las millonarias inversiones destinadas al certamen, o cómo muchos de los estadios construidos para cumplir con los estándares de la Fifa, no vuelven a llenarse después de ver al campeón dar la vuelta olímpica.

Quizás uno de los mejores ejemplos se refiere al mundial de Alemania 2006.

Según un equipo de investigadores de la Universidad de Mainz, dedicado a indagar el volumen de gastos realizados por los visitantes, encontró que el consumo fue significativamente inferior al proyectado, incomparable con la inversión en preparación e infraestructura y lo que es peor, una tercera parte provino de personas que nunca pisaron un estadio y escasamente vieron los partidos en pantallas públicas. Al mirar estas cifras con otros mundiales, los autores concluyen, que este tipo de acontecimientos deportivos no incrementan el número de turistas, empleos de tiempo completo y mucho menos dinamizan el crecimiento económico.

En contraste con esta desilusión, los autores demuestran que si bien los mundiales no hacen a los países más ricos, al menos los hacen más felices.

De acuerdo a las investigaciones tanto después de los mundiales de Italia (1990), Francia (1998) y Alemania (2006), como después de las últimas 4 Eurocopas, la felicidad de los ciudadanos en los países anfitriones se duplicó, al producir los niveles más altos en los hombres de mayor edad.

Dicho lo anterior ¿vale la pena que en los países en desarrollo se inviertan tantos recursos en infraestructura con poco retorno económico, para promover la felicidad?, ¿no será mejor invertir esos recursos en programas con mayor rentabilidad social? La respuesta a estos interrogantes la veremos en Sudáfrica donde una tercera parte de su población vive con menos de dos dólares diarios. Por lo pronto tanto los políticos como los hinchas están dispuestos a pagar este precio por tener un corazón contento.

'' Detrás de la organización de la copa mundo, los habitantes del país sede terminan convenciéndose que con el evento vendrá una cascada de oportunidades de negocios, turismo, inversión, etc.’’

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.