xxxxxxxxxxxxxxxxx a xxxxxx adrfvav

xxxxxxxxxxxxxxxxx a xxxxxx adrfvav

16 de diciembre 2009 , 12:00 a.m.

Desde mediados de noviembre y hasta los primeros días de enero, el mundo vivirá las fiestas de fin de año que estarán enmarcadas por la tradición.

Para muchos creyentes, la Navidad es un periodo para reflexionar, transformar el espíritu y buscar herramientas para ser feliz durante las festividades. De ahí que algunas familias, a pesar de las diferencias o dificultades que puedan tener, se reúnen para rezar la Novena de Aguinaldos, recorrer el alumbrado de su ciudad y acudir a los centros comerciales para participar en las actividades que allí programan.

Así mismo, los niños también son motivados por sus padres y maestros para que elaboren tarjetas navideñas con mensajes de esperanza. Por ejemplo, en el Centro Comercial Centro Chía se han dispuesto siete talleres decorados con bastones, estrellas y mesas de colores, dónde los niños aprenden a confeccionar obsequios.

El mes para dar a los demás Además de ser una época que mueve las relaciones humanas, también activa el comercio. Como parte de esta dinámica, se calcula que en total los colombianos harán compras por 16,4 billones de pesos este mes, de acuerdo con Raddar (firma experta en el tema de consumo).

Según Camilo Herrera, presidente de esta empresa, el gasto promedio de una persona durante las festividades es de 623 mil pesos, de los cuales 125 mil son destinados a compras navideñas, es decir, el 24 por ciento del total de dinero empleado en la última temporada del año.

El sector se está moviendo En Bogotá, por ejemplo, 5.000 establecimientos tienen abiertas sus puertas con promociones y precios bajos para darles la bienvenida a cerca de 11 millones de personas que cada diciembre acuden a los almacenes.

Dentro de la amplia gama de artículos y servicios que se obsequiarán en esta Navidad, los que generan más ventas son los relacionados con tecnología, calzado, vestuario, productos del hogar, juguetería, perfumes, joyas, restaurantes y hoteles.

Para acceder a ellos, Francisco Ochoa Palacio, director de Fenalco Bogotá, recomienda el cheque como forma de pago. “Es la más segura y la que trae menos complicaciones, aunque la gente utiliza efectivo en el 55 por ciento de sus compras; tarjetas de crédito en el 15 por ciento y cheques en el 8 por ciento”, añade.

Según Fenalco, el año pasado, las ventas del comercio en Bogotá fueron del orden del 1,4 billones de pesos, por lo cual, se espera que este año se mantengan o se superen las ganancias del 2008.

Para ello, los compradores cuentan hoy con aliados importantes como la Internet, pues aunque en países como Colombia no se tiene la cultura de compra por esta vía, según el estudio ‘Mujeres en su dominio digital’, realizado por Microsoft, esta es una herramienta vital en su vida. El 92 por ciento de ellas comparte con amigos y familiares información sobre dónde están las promociones, qué se impone en moda y colores y luego comparten con sus amigos sus percepciones y en el caso nuestro, programan su visita a los centros comerciales, para hacer realidad sus sueños y adquirir aquello que las motivó por la Web.

Juegos, paz y amor De otra parte, entre los recorridos por los tramos de luces y el ajetreo de las compras, hay que revivir el abanico de tradiciones que todos los años sacan una sonrisa a más de uno.

“Ya no existe solo el Niño Dios, sino Papá Noel; ya no siempre se dejan los regalos al lado de la cama, sino debajo del árbol, pero pese a ello, no pasan de moda el Pesebre, los villancicos, la Novena, la cena y jugar a los Aguinaldos como ‘el sí y el no’ o ‘pajita en boca”, dice Cecilia Vargas, una madre de 68 años.

Tampoco se ha perdido el hábito de cantar villancicos, ni rezar la Novena y acompañarla con buñuelos, natilla o arroz con leche. Y, en la Nochebuena, no pueden faltar el ajiaco, el pollo o el pernil de cerdo. “El pavo es para el 31 de diciembre, al igual que la champaña y los agüeros, como estrenar interiores amarillos y comerse doce uvas”, añade.

Todo con el propósito de estrechar vínculos, añade la psicóloga Norah De la Espriella, al decir “es tiempo propicio para estar en armonía, pensando en la solicitud del otro y en la satisfacción propia, sin prestarle tanta atención al regalo y a los gastos, porque eso no es lo primordial”.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.