La rebelión de los peatones

La rebelión de los peatones

Bicisenda en Argentina, Vía Verde de la Campiña en ciudades de España y ciclovía en Colombia y México.

13 de diciembre 2009 , 12:00 a.m.

No importa cómo se le llame, sino que sea la calle para la gente, para que hombres, mujeres, niños y mascotas vayan caminando, en bicicleta o en patineta. Como quedó una vez más demostrado el jueves con la ciclovía nocturna.

Y en el libro Ciudadanos, calles y ciudades: las Américas unidas por una ciclovía, de la fundación Ciudad Humana, que se lanzará en abril próximo, están las historias de 30 ciclovías de América Latina, 10 de ellas de Colombia, con fotos y textos que muestran sus características.

Además, mañana se cumplen 35 años del primer intento de ciclovía en la ciudad.

Aunque fue en 1976 cuando Luis Prieto, alcalde en ese momento, firmó los decretos que le dieron vida a la ciclovía: 566 y 567 de 1976, lo que pasó en diciembre de 1974 fue histórico: se hizo un circuito por las carreras 7a. y 13 entre calles 32 y 39. Sus inventores: Rodrigo Castaño, Jaime Ortiz y Fernando Caro.

No estuvieron solos. Detrás hubo mucha gente, como las estudiantes de diseño textil de la Universidad de los Andes, que hicieron los avisos; los medios de comunicación y la mamá de Castaño, Gloria Valencia, que puso la voz para los anuncios.

Hoy es un modelo repetido en varias partes del mundo. Y un orgullo para la ciudad aunque sus 121 kilómetros actualmente sean menos porque la calle 26 se adecúa para TransMilenio y en un sector de la Boyacá, entre las calles 80 y la 127, está suspendida con la disculpa de que por las obras de la ciudad, los carros necesitan espacio.

Según Ricardo Montezuma, de Ciudad Humana, la ciclovía bogotana ha tenido cinco grandes momentos: “Con Augusto Ramírez como alcalde, cuando fue un boom, a principios de los 80; su resurrección, en la primera alcaldía de Antanas Mockus; el gran impulso que le dio Enrique Peñalosa, que la internacionalizó; las encuestas que se hicieron en el segundo gobierno de Mockus y el relanzamiento que le hizo Lucho Garzón, que organizó los quioscos”.

Tal vez su aporte más valioso es que acabó con los estratos: en la ciclovía todos somos iguales.

EL LIBRO COMO EXPERIENCIA Como tal, ‘Ciudadanos, calles y ciudades: las Américas unidas por una ciclovía’, se empezó a escribir en el 2002, según Ricardo Montezuma, de la fundación Ciudad Humana, entidad a cargo de su realización con el respaldo de varias organizaciones mundiales que apoyaron su creación.

- En su lanzamiento, en abril del 2010, se hará una exposición en Ciudad de México, Barcelona y París, entre otros puntos del mundo.

Montezuma contó que el libro será publicado en inglés y en español.

En el último año y medio, este experto en temas que humanicen las ciudades recorrió distintos puntos de América Latina buscando el corazón de las ciclovías.

- Los significados que tiene la ciclovía Cada domingo o festivo (con excepciones muy contadas, como Año Nuevo o regreso de puente después de Semana Santa), entre las 7 a.m. y las 2 p.m.

Bogotá disfruta de su ciclovía.

En promedio y según estudios del Instituto Distrital de Recreación y Deporte (IDRD), en cada jornada salen hasta un millón de personas (si se trata de un día soleado).

En total, el IDRD dispone de 2.500 personas para el buen desarrollo de la ciclovía, que es en toda la ciudad, así como 700 vendedores autorizados en quioscos (uno principal y su ayudante).

La inversión en cada jornada es de 30 millones de pesos.

Para Montezuma, las experiencias más importantes de ciclovía actualmente corresponden a las ciudades de San Francisco, Protland y Chicago (Estados Unidos), porque la comunidad se ha apropiado de ellas.

Las ciclovías de los lugares con estaciones se hacen, en su mayoría, durante los domingos del verano (entre julio y agosto en el norte, y diciembre y enero, en el sur). “En cada lugar sus habitantes le han puesto su sello”, dice Montezuma.

A él le gusta que Medellín tenga dos jornadas semanales en la noche y que algunos de sus guías sean personas en condición de discapacidad

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.