Magnate de la derecha es favorito hoy en Chile

Magnate de la derecha es favorito hoy en Chile

Lo que sucederá hoy en Chile está cobijado por el manto de la incertidumbre.

13 de diciembre 2009 , 12:00 a.m.

La razón es que en las más disputadas elecciones presidenciales y parlamentarias de los últimos 20 años, no se sabe qué va a pasar con claridad, salvo que los sondeos indican que están tan apretadas las intenciones de voto, que habrá una segunda vuelta, pero no se sabe integrada por cuáles candidatos.

Unos 8,5 millones de chilenos de más de 18 años, inscritos en los registros electorales, deberán decidir quién sucederá a la exitosa presidenta socialista Michelle Bachelet y elegir a la mitad de los 38 senadores y a todos los 120 diputados. Para el Parlamento se presentan en total 495 candidatos.

Si uno de los aspirantes a la Presidencia supera el 50 por ciento de los votos será nominado presidente electo. Pero todos los pronósticos muestran que hoy sólo se sabrá quiénes serán los dos que irán a la segunda vuelta del 17 de enero. Ese día triunfará quien consiga un voto más.

Curiosamente, todos los aspirantes presidenciales, incluso el de derecha, se proclaman continuadores de las políticas de Bachelet y prometen profundizar su acción social. Sin embargo, la Presidenta ha privilegiado al ex presidente democristiano Eduardo Frei, que lidera a la Concertación (unión de cuatro partidos de centro y centroizquierda).

Un factor importante para el análisis posterior es que el padrón de votantes está compuesto, en su mayoría, de adultos y gente de la tercera edad. Son muy pocos los jóvenes que están inscritos.

En los últimos 20 años, sólo dos candidatos, Patricio Aylwin y Eduardo Frei, alcanzaron el triunfo con más del 50 por ciento en primera vuelta. Los socialistas Ricardo Lagos y Bachelet tuvieron que ir a una segunda.

En la jornada de hoy, hay cuatro candidatos, que representan otras tantas tendencias políticas. Frei Ruiz-Tagle es el único que ya estuvo en la Presidencia (1994-2000) y el empresario Sebastián Piñera, uno de los hombres más ricos de Chile (su fortuna está valorada en 1.300 millones de dólares) se postula por segunda vez.

Todas las encuestas afirman que Piñera conseguirá hoy el primer lugar, pero no obtendría de inmediato la victoria. Por eso se da como segura la segunda vuelta.

Tanto así, que Frei convocó ya a una concentración de sus partidarios en Santiago para el próximo martes, en la cual se dará la señal de partida de la carrera decisiva para el balotaje. Se rumora incluso el traslado de importantes figuras del Gobierno a la candidatura del ex mandatario.

El magnate, por su parte, estrena la idea del cambio. Su combinación de partidos, que se llamaba Alianza por la Democracia, cambió su denominación a Coalición por el Cambio. Para el balotaje su eslogan será ‘Súmate al Cambio’.

Marco Enríquez-Ominami (ME-O), un carismático diputado de 36 años, también ha recurrido al lema del cambio. Disidente de la Concertación, en junio renunció al Partido Socialista y hoy nombre, que aparece en el tercer lugar, podría constituirse en la gran sorpresa si consigue llegar de segundo.

Incertidumbre El cuarto candidato, el ex ministro Jorge Arrate, es también disidente socialista y lidera hoy la lista encabezada por el Partido Comunista. Todos le atribuyen un seguro cuarto lugar, aunque con un porcentaje de entre 6 y 8 por ciento.

En uno de los debates electorales, Arrate invitó a las candidaturas de Frei y ME-O a unirse para la segunda vuelta para derrotar a Piñera. No tuvo respuestas claras hasta la noche del jueves, cuando Frei, en el cierre de su campaña, afirmó que a partir del 13 de diciembre será el momento de la unidad.

Chile vive hoy un día especial marcado por la incertidumbre. Sólo tras el anuncio de los cómputos, que se estima comenzarán alrededor de las 8 de la noche, se dará paso a las celebraciones que se prevén moderadas, pese al inmenso gasto financiero en la propaganda electoral realizado por los candidatos.

HERENCIA DE PINOCHET, AÚN PRESENTE EN LA POLÍTICA Y LA ECONOMÍA Chile vivirá hoy sus primeras elecciones presidenciales sin el ex dictador Augusto Pinochet, muerto en el 2006, pero su herencia se mantiene en el sistema electoral, en la economía y en muchas leyes que no se han podido revertir, 20 años después del fin de su régimen. Su legado permanece inscrito a fuego en el sistema político y en el modelo económico. “El modelo neoliberal es ahora una economía social de mercado, pero sus bases siguen siendo las impuestas por Pinochet”, explicó el analista chileno Patricio Navia

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.