Con tiempo para decorar la Navidad Claves para cerrar el año con buena energía

Con tiempo para decorar la Navidad Claves para cerrar el año con buena energía

Conscientes de que algunas personas dejan las cosas para última hora, hoy –ad portas del inicio de las novenas y con el ambiente navideño cada vez más prendido–, el diseñador Gustavo López ofrece algunos consejos para quienes aún tienen en mente decorar la casa este fin de semana.

12 de diciembre 2009 , 12:00 a.m.

“Primero que todo hay que determinar los colores, el estilo, las texturas, los accesorios y las áreas que en cada hogar son diferentes”, anota López, quien agrega que la Navidad no debe ser competencia de lo que ya existe.

Para el diseñador resulta una contradicción que al tratar de decorar y vestir la navidad se logre el efecto contrario y se convierta en algo pesado y tedioso. Por eso es vital determinar los siguientes puntos.

¿Qué estilo se tiene? La Navidad para los espacios tradicionales deber ser distinta, muy ultramoderna y minimalista.

¿Con qué área se cuenta? Con base en el área y la altura hay que definir en qué zonas se va a centrar la decoración. Por lo general la sala, el comedor, los baños y el hall son los más utilizados.

Hacerlo en todas las zonas es un error, pues como dice la máxima en decoración “menos es más”.

La altura y las áreas que se van a decorar darán la pauta para saber qué tamaño tendrá el árbol, o si se podrá tener un pesebre de gran formato o miniatura.

No se trata de sacar los muebles de la sala y desbaratar todo el sitio para incluir un árbol de gran formato.

¿Qué colores y texturas existen? No es lo mismo decorar una sala tapizada en cuero blanco y negro, a una cuya textura es una tela de color ocre y con diseños recargados.

Hay que buscar equilibrio entre los colores limpios y los diseños de muebles y accesorios para que no quede pesado a la vista.

En muchas ocasiones se peca por el abuso de elementos navideños. Cojín sobre cojín, figuras en el baño, en todas las puertas, en los espejos y llegan al comedor donde hay mantel de Navidad, servilletas, frutero, cubiertos, porta servilletas y una cantidad de objetos que no lucen juntos.

La tendencia para espacios tradicionales Son actuales los colores rojo, verde y dorado, y en luces se pueden utilizar las nuevas leds de luz cálida.

Si hay espacio para poner un pesebre se puede desplegar la imaginación con las tradicionales ciudades y la escena del nacimiento, o si se quiere algo más autóctono, es posible incluir los artesanales.

Para espacios modernos Estos espacios admiten colores más atrevidos como plata, gris, agua marina y violetas. Con ellos se puede jugar a iluminar con leds de colores un poco más fríos como azules, blancos, violetas o agua marinas.

Y como en ellos se impone el minimalismo, un pesebre o un árbol de corte moderno y figurativo puede ser una gran opción.

No ocupan espacio, son decorativos, juegan con los colores y texturas modernas y no cargan el ambiente.

Lo importante –concluye López– es pensar siempre en lo que se tiene en casa y jugar a no excederse a la hora de comprar objetos de Navidad.

Tener por tener, es un error, decorar con gusto, pensando en lo que se tiene, puede ser una gran opción.

.

Archivo Particular.

“Pocos hacen un alto en el camino para pensar que la Navidad es un nuevo comienzo, el nacimiento de El Salvador y con él, de un nuevo año que debe estar lleno de ‘buena vibra’”, asegura Liliana Méndez, decoradora artística, quien considera que los cinco elementos (metal, agua, fuego, madera y tierra) deben estar presentes para generar un equilibrio perfecto al recibir la Navidad y el Año Nuevo.

Hay que tener en cuenta el metal, pues no solo representa la fuerza, sino que atrae la prosperidad económica y puede estar representado en figuras robustas como las esculturas en bronce.

Según Méndez, los colores plata y rojo, que se acompañan de cristales representan el fuego, el agua y la tierra.

“El color de moda es el rojo, que es sinónimo de fuego, calor, pasión, incentivo y fuerza; sin duda primordiales para la renovación”, afirma la diseñadora, quien lo recomienda no sólo en el árbol –donde es estimulante de la acción, la energía, el crecimiento y la felicidad–, sino en el comedor, donde –además– saca las energías negativas.

Según Méndez, en en árbol –que representa los elementos madera y tierra–, también se pueden usar accesorios de colores actuales, según el resultado que se quiera: para atraer la espiritualidad, la consideración, la tolerancia, la fidelidad y la constancia el azul es una buena opción; si el objetivo es el amor, la lealtad, la verdad o la fortuna, el morado o el púrpura son ideales.

“El agua no debe faltar y allí se puede jugar con la decoración del pesebre o simplemente con un jarrón donde se mantenga agua limpia y fresca con flores naturales. Dan belleza a los espacios y de paso, limpian el ambiente”, anota Méndez.

Y como la tendencia es el rojo, la especialista en decoración de Artes y Bronces, aconseja (con base en el Feng Shui) mantener en la mesa del comedor manzanas frescas con canela para atraer las buenas energías. Y en la entrada principal no puede faltar la corona con pino y objetos como campanas o cascabeles, y moños dorados o rojos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.