Lida, la ‘mami’ de las pandillas

Lida, la ‘mami’ de las pandillas

Los niños llegaron del colegio y no encontraron ni el juego de sala ni el comedor en su casa porque Lida Paternina, su mamá, los había vendido para dar espacio a unos jóvenes pandilleros.

12 de diciembre 2009 , 12:00 a.m.

En el piso de la desocupada vivienda, ubicada en el barrio Torices, estaban ‘El Jimmy’, ‘Juan Diablo’, ‘El Guajiro’ y ‘El Champú’, algunos de los más temidos pandilleros de Cartagena.

Le habían prometido a Lida no volver a robar, a drogarse, ni a pelear con las otras pandillas del barrio.

Ella, una morena alta, separada, con tres hijos y profesional en contaduría y con especialización en gerencia financiera, inició con ellos hace doce años la Fundación Renacer y Esperanza, para darles una nueva oportunidad de vivir.

“Estoy convencida de que eso es lo que necesitan, y eso es lo que hacemos en la Fundación”, dice Paternina, que dejó la gerencia de una firma de arquitectos para dedicar su vida al proyecto.

Gracias a ello y a la voluntad de los jóvenes que entraron en el programa de resocialización que ella llamó la Oruga Factory, sacó de las calles a 700 muchachos que hoy son maestros de obras públicas, ebanistas, universitarios, mensajeros y hasta docentes de la misma fundación.

“Ellos son eso, orugas, que gracias al sistema que aplicamos con un grupo de 12 profesionales, se me están volviendo mariposas”, agrega.

Su sistema se basa en apoyo psicológico, en la construcción de un proyecto de vida y en el trabajo en proyectos productivos creativos.

Por eso los muchachos, parte de pandillas que años atrás eran enemigas como ‘Las Águilas’ y ‘Los Magníficos’, trabajan juntos en dos grupos de teatro, dos grupos de cantautores y unas ventas de artesanías, sandalias de cuero y desinfectantes que venden puerta a puerta. Rosa Hidalgo, una vecina, asegura que el barrio es tranquilo desde que Lida tiene a los muchachos ocupados.

Lida recibió el miércoles el primer lugar de la tercera entrega del Premio Cívico ‘Por una Cartagena Mejor’, organizado por la Casa Editorial EL TIEMPO, las fundaciones Corona, Plan y Cívica Pro Cartagena (Funcicar).

250 jóvenes son atendidos en la casa de Lida, que tiene ayuda de su hijo Iván David, psicólogo, y 6 trabajadoras sociales

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.