Obama, Nobel de Paz: ‘A veces la guerra es necesaria’

Obama, Nobel de Paz: ‘A veces la guerra es necesaria’

El presidente estadounidense Barack Obama recibió ayer el Premio Nobel de la Paz, reconociendo su papel como líder de una nación en guerra y subrayando que un conflicto bélico puede ser moralmente justificable.

11 de diciembre 2009 , 12:00 a.m.

“A veces la guerra es necesaria y, en cierta medida, una expresión de los sentimientos humanos”, declaró Obama, al recibir el galardón, otorgado anteriormente a gestores de la ‘no violencia’ como Nelson Mandela, la Madre Teresa y Martin Luther King.

El mandatario recibió el galardón antes de cumplir un año en el poder, y cuando tenía ya en mente la decisión que después concretó de enviar otros 30.000 hombres a la guerra de Afganistán, lo que desencadenó una polémica internacional.

Obama afirmó que recibió el Nobel con “gran humildad”. “En comparación con gigantes de la Historia que han recibido este premio –como Schweitzer y King, Marshall y Mandela– mis logros son escasos”, señaló.

El Presidente, quien al igual que otros ganadores recibirá un diploma, una medalla y el equivalente a 1,4 millones de dólares, insistió en su responsabilidad en los conflictos de Irak y Afganistán.

“E.U. ha ayudado a la seguridad mundial durante más de seis décadas con la sangre de sus ciudadanos y la fuerza de sus armas –dijo Obama–. El servicio y el sacrificio de nuestros hombres y mujeres en uniforme han promovido la paz y la prosperidad desde Alemania a Corea, y han permitido a la democracia llegar a lugares como los Balcanes”, agregó el sucesor de George W. Bush, que lanzó las guerras en Irak y Afganistán.

“Nuestras acciones importan, y pueden inclinar a la Historia en la dirección de la justicia”, dijo Obama en la ceremonia, realizada en el Ayuntamiento de Oslo.

Aunque dijo que no le resulta inadvertido que recibe el Nobel siendo, a la vez, “el responsable del despliegue de miles de jóvenes para combatir en una tierra distante, donde algunos matarán y algunos morirán”, Obama declaró tener “un profundo sentimiento del elevado costo del conflicto armado, las difíciles cuestiones sobre la relación entre la guerra y la paz y nuestros esfuerzos para reemplazar a la una con la otra”.

Luego de advertir que la guerra “nunca es gloriosa, y jamás debe ser presentada como tal”, Obama alegó que “a veces puede no sólo ser necesaria, sino moralmente justificable”. Añadió que movimientos no violentos no podrían haber hecho frente a los ejércitos de Hitler y que las negociaciones no pondrán fin a la amenaza de Al Qaeda.

Obama elogió a los manifestantes antigubernamentales en Irán, Birmania y Zimbabue, y dijo que E.U. siempre apoyará a quienes busquen la libertad.

¿Merecido o prematuro? La atribución del Premio Nobel de la Paz a Obama ha sido cuestionada desde que el Comité Nobel hizo su sorpresivo anuncio, en octubre pasado. El influyente secretario del Comité Nobel, Geir Lundestad, opinó que es “totalmente aceptable” que Obama haya justificado recurrir a la guerra al recibir el Premio.

Antes de la ceremonia, Obama dijo a la prensa que utilizará el premio para reforzar su política exterior.

Obama recibió el diploma y la medalla que acompañan al premio, al que se suman 1,4 millones de dólares.

Entre comillas.

“Sin importar cuán justificada, la guerra promete tragedia humana. El valor de los soldados y su sacrificio están llenos de gloria, de devoción hacia su país, su causa y sus camaradas en armas. Pero la guerra en sí misma no es gloriosa y nunca debemos exaltarla como si lo fuera”.

.............................................

“Debemos comenzar por reconocer la difícil verdad de que no vamos a erradicar la violencia en el término de nuestros días. Habrá veces en que las naciones –actuando de manera individual o concertada– encontrarán el uso de la fuerza no sólo necesario sino moralmente justificado”.

.............................................

“Sólo una paz justa basada en los derechos inherentes y en la dignidad de cada individuo puede ser verdaderamente duradera. (...) Este principio motivó la Declaración Universal de los Derechos Humanos después de la II Guerra Mundial. Allí se reconoció que si los derechos humanos no están protegidos, la paz es una promesa vacía”.

.............................................

“Sería negligente si no reconociera la considerable controversia que su generosa decisión ha generado. En parte, esto es porque me encuentro al comienzo, no al final, de mis labores en el escenario mundial. Comparado con los gigantes de la historia que han recibido este premio –Schweitzer y King; Marshall y Mandela– mis logros son escasos.

.............................................

“Estamos en guerra y soy el responsable de enviar a miles de jóvenes estadounidenses a batallar a tierras lejanas. Algunos matarán, algunos morirán. Así que vengo aquí con un agudo sentido del costo del conflicto armado y lleno de preguntas difíciles sobre la relación entre guerra y paz, y nuestro esfuerzo por remplazar una con la otra”.

Manifestantes y curiosos rodearon el hotel de Obama.

OSLO (AFP) Unas 10.000 personas marcharon anoche en dos manifestaciones, después de la ceremonia en la que Barack Obama recibió el Nobel de la Paz.

Más de 6.000 personas marcharon de forma pacífica en contra de las armas nucleares y acabaron frente al Grand Hotel, donde se alojó Obama en la capital noruega, según informó la Policía. El laureado Presidente de E.U.

saludó a la multitud desde el balcón, con su esposa Michelle.

Algunos de los manifestantes llevaban carteles en los que se podía leer ‘No a las armas nucleares’.

Otras 3.000 personas participaron en una manifestación organizada por la Iniciativa Noruega por la Paz, para reclamar el fin de la guerra en Afganistán, el control del tráfico de armas, la desaparición de las armas nucleares y el cese de la colonización israelí.

“Estamos aquí para darle un empujón a Obama para que actúe de acuerdo con el espíritu del Nobel de la Paz, que tome medidas concretas para acabar con la guerra en Afganistán”, señaló uno de los organizadores de la Iniciativa, Benjamin Endre Larsen.

Pero los manifestantes eran apenas una parte de la multitud congregada junto al hotel. La Policía estimó que entre 12.000 y 15.000 curiosos en busca de una fotografía del estadounidense llenaron las calles.

Obama tenía previsto acudir anoche al tradicional banquete que se realiza en honor del galardonado. La ceremonia se realizó en el Grand Hotel

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.