Secciones
Síguenos en:
UNA MAYOR AUSTERIDAD

UNA MAYOR AUSTERIDAD

Hace apenas algunos días se registró con aplauso la medida general adoptada por el gobierno nacional en virtud de la cual se prohibieron las fiestas, agasajos y demás rumbas financiados con dineros oficiales, así como se dispuso eliminar los pasajes aéreos en primera clase para los funcionarios oficiales. Una simple medida de austeridad encaminada a reducir gastos generalmente tan excesivos como injustificados.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
22 de enero 1996 , 12:00 a. m.

Pero la apretada del cinturón no ha terminado ahí, por fortuna. Mediante el nuevo Decreto 0126 el gobierno ha decidido que solo los funcionarios de más alto rango, en las diversas ramas del poder público, podrán disponer de vehículos oficiales, naturalmente solo para las labores propias del cargo, y en ningún caso para diligencias personales. Todos los demás empleados que no figuren en la enumeración del decreto deberán movilizarse en sus vehículos particulares o en el transporte público. De igual manera, se ha prohibido imprimir tarjetas de cualquier clase con fondos oficiales, así como el uso de los servicios de comunicaciones para fines privados.

De esta manera dos venas rotas, como suele decirse, en el renglón del gasto en dependencias oficiales empiezan a cerrarse, muy oportunamente.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.