Secciones
Síguenos en:
CHAPLIN: IRREPETIBLE

CHAPLIN: IRREPETIBLE

Trate usted de resumir en dos horas y media los 88 años de vida y obra del que posiblemente haya sido el cineasta más importante y complejo en la historia ichar del cine mundial, y el resultado es Chaplin . Tamaña empresa es digna de un director acostumbrado a asumir tareas épicas en el cine, alguien como Richard Attenborough por ejemplo, el mismo que llevó a la pantalla a Lawrence de Arabia y Gandhi.

Hay un momento, hacia el final de la película, en que Chaplin dice a su biógrafo: Si quieren saber quién soy, vean mis películas .

Que un director ponga una frase como esta en la cinta es un tributo a la complejidad del personaje y un llamado a la audiencia a ir más allá de lo que está viendo.

Y no es para menos. Aunque la película está bastante bien realizada, la crítica norteamericana la ha tildado de superficial, poco emocional e insuficiente. Pero los críticos estadounidenses, como todos los demás en el resto del mundo, se conocen muy bien a su Chaplin y no pueden evitar notar las carencias inevitables en una empresa de esta naturaleza.

Sin embargo, para el público aquellos que tienen una idea general sobre quién es este actor y aun quienes han visto una que otra de sus películas, Chaplin es una buena introducción al personaje y una forma perfectamente válida y razonable de estimular la curiosidad del espectador por su obra.

Una de las deducciones que claramente se derivan de la película es que Chaplin no hubiera sido Chaplin si no hubiera nacido y crecido en la miseria en el Londres del finales del siglo pasado. Attenborough, que no en balde es inglés, construye perfectamente las escenas en las que la madre de Chaplin, interpretada magistralmente por Geraldine Chaplin, y su medio hermano Sidney luchan por vivir del boudeville y la comedia. Inicialmente, Chaplin es presentado como un niño, muy parecido al protagonista de El Niño, una de sus obras maestras; después, como el muchacho que tiene que internar a su madre en un sanatorio y finalmente, cuando recibe su primera oportunidad, como el Chaplin que se verá por el resto de la película.

Inevitablemente las críticas más elogiosas han sido para Roger Downey Jr. El actor estadounidense se las arregla para expresar el carácter de Chaplin, o por lo menos la idea que Attenborough tiene de él, como un personaje que mantiene todo bajo control mientras lucha constantemente con sus conflictos interiores. Tal vez por esto la película no es cómica y, de hecho, los pocos momentos divertidos son ampliamente superados por las escenas dramáticas.

Las dos líneas narrativas sobre las que descansa Chaplin son su vida amorosa y los conflictos creados por sus ideas políticas. En el primer caso, la película muestra la preferencia del actor por mujeres jóvenes que casi nunca pasan de los 20 años .Casi todas terminan siendo sus esposas, con resultados diversos hasta cuando encuentra, ya en su madurez, a Oona O Neill, entonces de 18 años, representada por Moira Kelly, la misma actriz que hace el papel de Hetty.

Una vez en Estados Unidos, el éxito de Chaplin no se hizo esperar. Su primera oferta la recibió mientras miraba películas en Bute (Montana). 150 dólares a la semana para trabajar en los estudios Keystone de Mark Sennet (Dan Aykroyd). Dos años después, Chaplin estaba dirigiendo y produciendo sus propias películas y, más tarde, formaría su propio estudio, United Artists, junto con Douglas Fairbanks (Kevin Clyne), Mary Pickford (María Pitillo) y J.W. Griffith.

Tal vez el momento más crítico en la historia de Chaplin y uno que la película trata de capturar sin mucho éxito es la creación del vagabundo o tramp, el personaje más inolvidable del cine mudo y el que representa la esencia tanto de la obra de Chaplin como de su propia vida. Cortos para la memoria Aparte de sus conflictos amorosos, la película, ocupada en poner la mayor cantidad posible de información, no profundiza mucho en la racionalidad tras la obra de Chaplin, dejando que la audiencia la deduzca más o menos a partir del contraste con su infancia y de la actuación de Downey Jr., quien logra mantener una uniformidad de carácter a lo largo de toda la película. A veces Chaplin aparece como un personaje genuinamente satisfecho de su éxito, a veces como un hombre sombrío que vive más solo de lo que parece, pero siempre en control de sí mismo y completamente seguro de lo que quiere.

La historia de cómo Charlie Chaplin fue hostigado por sus supuestas simpatías comunistas comienza con una escena en la que el director-actor se burla y contradice los comentarios de J. Edgar Hoover, futuro director del FBI. Chaplin no solamente es acusado de ser un simpatizante comunista por la temática de su obra, incluyendo su película El gran dictador, la sátira más mordaz que se haya hecho del nazismo, sino que es perseguido por su supuesta propensión a corromper menores.

El marco narrativo de la película es proveído por el diálogo entre el viejo Chaplin, quien vive en su retiro en Vevey (Suiza), y su supuesto biógrafo, un personaje que permite estructurar la película, la cual está basada en buena medida en la autobiografía de Chaplin, como una sucesión de flashbacks.

En 1972, Charlie Chaplin recibió un premio honorario de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas durante la entrega de los premios Oscar. Su regreso marcó el momento culminante de su carrera en Estados Unidos, país que abandonaría para siempre dos días después. La entrega del premio ofrece una oportunidad a Chaplin de recordar su propia obra a través de cortos de sus cintas, una escena que le da la oportunidad a Attenborough de concluir la película en una nota emotiva y dramática.

No cabe duda de que, la noche de la entrega de los Oscar, esta misma escena será recordada si, como se espera, Robert Downey Jr. recibe una nominación como Mejor Actor por su extraordinaria actuación. La nominación de la película también es posible gracias a la producción y dirección y a la impecable cinematografía de Sven Nykvist.

A pesar del valiente intento de Attenborough, el consejo de la película sigue siendo válido: para quienes quieran conocer al verdadero Charlie Chaplin, lo mejor es que vean sus películas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.