Secciones
Síguenos en:
RICHARD ATTENBOROUGH

RICHARD ATTENBOROUGH

Por más que lo intentó, no lo logró. A su padre, quien fue director de la Universidad de Leicester, le tocó darse por vencido; su hijo nunca sería un prestigioso abogado. Lo supo con certeza el día que su obstinado hijo se inscribió en la Royal Academy of Dramatic Arts. Y en vez de verlo pasearse por juzgados y tribunales, se conformó con verlo actuar todos los años en el teatro.

Este inglés que nació en Cambridge el 29 de agosto de 1923 debutó en 1941 en la obra Ah wilderness, y durante treinta años, las tablas fueron su refugio. Comenzó a intercalar su profesión de actor con la de director, pero de cine. En 1968, dirigió su primera obra, Ah Dieu que la gerre est jolie.

Como cualquier director que comienza, vive con el drama de ser rechazado por productores y realizadores. La colección de guiones rechazados comenzó a crecer en el cajón de su escritorio.

Pero como es bastante persistente, llegó el momento de su gloria: Gandhi, en 1981, y con él dos Oscar, por mejor película y mejor director.

Los guiones dejaron de acumularse. Después, siguieron Lawrence de Arabia, A Chorus Line y Gritos de libertad, entre otras.

Ahora, Richard Attenborough, acostumbrado a asumir tareas épicas en el cine, se lanzó a hacer Chaplin, que ha tenido éxito en Estados Unidos y que pronto llegará al país.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.