Secciones
Síguenos en:
UNA VÍA CONGELADA POR EL PÁRAMO

UNA VÍA CONGELADA POR EL PÁRAMO

El jinete, cubierto con una gruesa ruana y botas pantaneras, cruza el solitario paisaje de frailejones y pastos y se pierde en la densa neblina que arropa las montañas del páramo de Tinajas, sobre la cordillera Central. José María Pinzón, un guardabosques paez que tiene a su cargo dos mil hectáreas, quiere intrañablemente al corcel que lo ha salvado de kilométricas caminatas. Sin embargo, aún tiene la esperanza de ver terminada la carretera Florida-La Herrera, que une el Valle con el Tolima. La misma que empezó a construirse desde cuando era un niño.

La construcción de la vía, su sueño, está estancada a 3.400 metros de altura sobre el nivel del mar. Es como si los 15 kilómetros (en el Tolima) y 880 metros (en el Valle) se hubieran congelado por el frío que cala los huesos.

Congeladas también se encuentran las relaciones entre la alcaldía de Florida, al oriente del Valle que promueve la obra, y la Corporación Autónoma Regional del Valle del Río Cauca (Cvc), cuyos reparos ambientales a la carretera originaron que el Concejo de la localidad le pidiera a la administración local romper todo convenio con la entidad.

El anhelo de unir los dos departamentos empezó a materializarse en 1950. Desde entonces, en casi 43 años se han construido 44 kilómetros e invertido 1.500 millones de pesos.

Por el lado del Tolima faltan 15 kilómetros, desde el punto La Herrera. Para este tramo se tienen asegurados 420 millones de pesos.

Sin embargo, los escasos 880 metros que restan por el lado del Valle para llegar a La Línea, límite entre Valle y Tolima, han despertado una extensa polémica, reflejada en las numerosas cartas y declaraciones entre el alcalde de Florida, Humberto López, los funcionarios de la Cvc y Enrique Martínez Arciniegas, director regional del Fondo de Caminos Vecinales, entidad que asumió la obra en 1987.

Con el secretario de Agricultura de Florida, Víctor Hugo García, y el director de servicios administrativos, Norbey de Jesús Gómez, se recorrió la vía. Hasta el kilómetro 25 se logró llegar en carro. Allí, una quebrada destruyó parte del tramo y el resto del recorrido se hace a pie o en caballo.

Gabriel Rodríguez Collazos, jefe del grupo de gestión ambiental de la Cvc, dice que la entidad recomendó desde 1989 una revisión del trazado en los últimos kilómetros por considerarlos zona de inestabilidad ante las avalanchas permanentes y erosiones severas, así como también que se tuviera en cuenta la capacidad de almacenamiento hídrico de la zona. Y agrega que en 1991 se ofreció colaboración cartográfica para dichos cambios a Caminos Vecinales.

Empero, se continuó con el antiguo trazado, el cual pasa por la laguna El Avelino, la más importante del lugar, y otras tres menores ricas en trucha arco iris. Entonces, le le pidió al grupo de gestión ambiental que se tomaran las acciones necesarias para evitar el deterioro ecológico del lugar. Algunos temores Posteriormente se solicitó al director nacional de Caminos Vecinales suspender las obras y realizar un estudio sobre el impacto ambiental de la carretera. El estudio fue contratado con la firma consultora Enrique Sandoval y entregado a la Cvc el 7 de noviembre pasado. Analizado por la entidad, se consideró que estaba incompleto, al no especificar el manejo ambiental que se daría por dicha vía.

Para el jefe de gestión ambiental de la Cvc, la mayor preocupación está en un eventual desecamiento de la laguna El Avelino, donde nace la quebrada Santa Bárbara, principal afluente del río Frayle, además de posibles movimientos de tierra.

Se teme además una masiva migración hacia la zona con efectos negativos en el ecosistema y un incierto manejo agroeconómico del lugar. No se ha dicho que no se puede construir la vía, lo que se pide es que se complete el estudio de impacto ambiental y se adopten sus recomendaciones para que haya un verdadero manejo ambiental; en especial, se piden la desviación, los trabajos que impidan el desage de la laguna y un adecuado depósito final de tierras movidas; entonces se dará vía libre , recalca Rodríguez.

También hay consideraciones de orden público. Por el lado del Tolima, arriba de Chaparral y hasta La Herrera, adonde llega la carretera, se recuerdan los desplazamientos de bandoleros de los años 50 y 60 como Sangre Negra , Efraín González.

Esta región fue, más recientemente, lugar de asentamiento del M-19. Este espacio, con la desmovilización de este movimiento, fue ocupado por los delincuentes del frente seis de las Farc. Por ello, el Ejército también es partidario de terminar los 15 kilómetros 880 metros de vía que que faltan.

Entre tanto, Caminos Vecinales del Valle invierte 130 millones de pesos en la adecuación hasta el kilómetro 44 y, a partir de marzo, iniciará un segundo frente de trabajo con 150 millones.

Enrique Martínez, de esta entidad, dijo que se destinará una partida a contratar la culminación de los estudios pedidos por la Cvc y solo hasta tener el visto bueno de esa entidad se continuará con los trabajos en los 880 metros.

Entre tanto, José María Pinzón continuará recorriendo el bosque a su cargo, mientras espera el día en que pueda presenciar, junto con sus treinta mil hermanos paeces, el paso del primer carro por el páramo de Tinajas. Vía de salvación La terminación de la vía permitiría, entre otras cosas, transportar 1.500 toneladas semanales de alimentos hacia el Valle. Además, se facilitaría la comunicación de los Llanos Orientales con y el Pacífico, punta de lanza de la internacionalización de la economía.

Localidades como Candelaria y Tuluá también se beneficiarían. Para el alcalde Humberto López, de Florida, la obra no puede postegarse indefinidamente, pues en ella tienen fincadas sus esperanzas muchos de los 85.000 habitantes del municipio.

Las comunidades indígenas de Párraga, Villapinzón, San Juanito, La Palmera, La Cumbre, Guacas, Lomagorda, La Diana y El Salado, entre otras, también ven la obra como su tabla de salvación para poder sacar sus productos al mercado. Sobre todo, para llevar los pinos y eucaliptos cultivados.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.