Me sentí secuestrado: Rector de la U.N.

Me sentí secuestrado: Rector de la U.N.

Dentro de su propio vehículo estuvo retenido por casi seis horas el rector de la Universidad Nacional, Moisés Wasserman, quien al mediodía fue rodeado por una multitud, cuando iba a salir del Alma Mater.

17 de octubre 2009 , 12:00 a.m.

El tumulto reclamaba su presencia en el auditorio León de Greiff (el principal de la Universidad) para que explicara la situación financiera de la institución.

El grupo bloqueó el carro en una actitud que el propio rector sintió como “un secuestro” y una “vulneración de derechos”, por lo que decididamente se negó a lo que los estudiantes pretendían.

“No era una situación para hablar. Estaban lanzando insultos, golpes y amenazas”, dijo Wasserman en una rueda de presa en su despacho, a eso de las seis de la tarde, luego de que la situación se resolvió de manera pacífica por un acuerdo entre los estudiantes y las autoridades universitarias.

David Flórez, representante de los estudiantes en el Consejo Superior de la Universidad, dijo que todo “fue un hecho fortuito, que no respondió a una decisión de la asamblea de estudiantes”.

Sin embargo, la manera como fue abordado el rector motivó una orden presidencial de ingreso de la Fuerza Pública al campus. Esta llegó minutos después de que Wasserman pudo ir a su despacho y detuvo a unos 22 estudiantes.

Anoche, el presidente Alvaro Uribe se reunió en la Nacional con el rector y al término del encuentro les pidió a los jueces que judicialicen por secuestro a quienes retuvieron al directivo.

Antes, Wasserman había insistido en su desacuerdo con la presencia de uniformados dentro de la universidad, “porque es un espacio donde deben primar el diálogo y la discusión”, pero también fue enfático en señalar que en cualquier otro lugar del mundo las acciones judiciales para un hecho como este habrían llegado mucho más rápido.

Frente a la intervención de la Fuerza Pública y la detención de algunos manifestantes, la secretaria de gobierno de Bogotá, Clara López, se mostró abiertamente inquieta. “No sabemos cuántos se llevaron, ni hacia dónde, ni qué les van a hacer”, dijo.

Durante la retención de Wasserman, alcanzaron a congregarse unas 300 personas, entre quienes había algunas “ajenas a la universidad”, de acuerdo con la propia percepción del rector.

‘No’ a pago de pasivo pensional Durante las horas de tensión, los manifestantes exigían reiteradamente a Wasserman informar sobre la situación presupuestal.

Según el representante de los universitarios, se ha negado “sistemáticamente” a dar este debate con los estudiantes, que le reprochan una “actitud favorable” hacia “el pago del pasivo pensional”. “Se trata de 50 mil millones de pesos que quebrarían a la Universidad”, dice Flórez.

Ante el reclamo, el rector señaló que “las decisiones no son de la Universidad sino del Congreso” y calificó la posición de los estudiantes como “una forma perversa de transformar un hecho de preocupación en un hecho político”.

Por lo pronto, quedó planteada una reunión entre las partes para el lunes.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.