Amor al primer verso

Amor al primer verso

27 de septiembre 2009 , 12:00 a. m.

Un matrimonio entre poetas que empezó por correo acaba de cumplir 50 años.

La pareja todavía se dice antes de darse el besito de las buenas noches: “Estando los dos estamos todos”. La receta para que ese amor haya durado eternamente es algo exótica: ella, Marujita Vieira, vive en el más acá. Él, José María Vivas, falleció hace medio siglo.

Marujita celebró las bodas de oro de matrimonio con el lanzamiento en la Biblioteca del Gimnasio Moderno de un libro de su hija Ana Mercedes. Entre la espada y la pared (Apidama Ediciones) fue bautizada la obra, en la que la heredera de dos musas deja oír su bella, propia y profunda voz. Cuando el poeta Vivas se abrió del parche de la vida, su “dulce enemiga” estaba embarazada de Ana Mercedes. Si todo esto no es surrealista, que me devuelven la plata.

El proxeneta de ese romance del nunca acabose fue Otto Morales. Marujita, manizaleña de todo el Ruiz, hija de un godito de amarrar en el dedo gordo, el apuesto coronel Joaquín Vieira, trabajaba en Caracas, donde era estrella de radio y televisión.

Morales Benítez, su colega en la Academia de la Lengua, le enviaba revistas y periódicos para mantenerla ‘datiada’ literariamente. Un discreto clientelismo que nada tiene que ver con el travieso que realizan, BlackBerry en mano, el Ministro del Interior y su carnal, Uribito, ex ministro de Agricultura.

En esa correspondencia descubrió Marujita al poeta Vivas, a quien considera “el eslabón perdido entre el hombre y el arcángel”. Fue amor al primer verso. El azar, alias que los ateos le tienen a Dios, se encargó del resto.

Con el tiempo y muchos sonetos, Marujita y Vivas coincidieron en una velada cultural en Cali. La epístola de san Pablo le puso la cereza al romance.

¿Reincidir en matrimonio a la muerte de su Vivas? Jamás. “En el cálculo de probabilidades, nadie puede encontrar dos veces la perfección”, confiesa Marujita.

La historia, que dizque carece de imaginación, se había repetido, con otros matices, en los amores que vivieron los padres de Marujita.

Ellos se conocieron cuando Merceditas White Uribe, hija de Rita Uribe, tía del general Rafael Uribe Uribe, tenía 10 ingenuos años y coleccionaba muñecas. El coronel le llevaba de ventaja 22 años y una inútil guerra, la de los Mil Días. Aunque Ripley no lo crea, Merceditas lo conoció cuando el coronel fue a su casa a “devolver” a su hermano de 14 abriles. La guerra, pensó el coronel, no era sitio para un mozalbete. Y regresó a su piernipeludo rival a las faldas de mamá Mercedes, su futura suegra.

El azar los volvió a juntar siete años después, cuando mi coronel era alcalde de Manizales. Cupido puso el resto. El resto se llamarían Gilberto Vieira, el pacífico comunista que tenía cara de activista del Opus Dei y quien levantó a su prole con música y letra de los Beatles, y Marujita, quien hace 85 años es joven. La casa de los Vieira White fue una especie de anticipada ONU en la que convivían todos los bostezos políticos.

Maruja Vieira, como su esposo, como Ana Mercedes, decidió vivir en olor de poesía. Congratulaciones por esos primeros 50 años del casorio con el amor de todas sus vidas.

oscardominguezg@etb.net.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.