Romelia, matrona de los ediles

Romelia, matrona de los ediles

María Romelia Gómez no sólo es la edil más antigua de localidad de San Cristóbal, sino la de más edad y la de más votos (1.629).

26 de septiembre 2009 , 12:00 a.m.

Desde 1995 siempre ha sido elegida en la Junta Administradora Local (JAL).

Lleva cinco períodos consecutivos en su cargo.

Aunque por eso de la vanidad femenina no revela su edad, quienes la conocen dicen que esta mujer nacida en Manta (Cundinamarca) merodea los 70 años.

Por causa de un accidente camina con bastón y una muleta, situación que no le impide recorrer los barrios de su zona, especialmente los fines de semana.

Entre semana, la sede de la JAL de San Cristóbal se convierte en una permanente romería de personas, especialmente de la tercera edad, en busca de la edil Romelia.

Todas llegan con alguna necesidad y con algún problema por resolver.

Es el caso de Libia Yepes, que tiene una ‘montaña’ de tierra frente a su casa por culpa de una obra pública.

“Yo la busco porque ella no se niega a un favor”, dice la mujer. Y no se equivoca.

Luego de escuchar la queja, Romelia se dirige a la alcaldía local y aborda a una funcionaria. “Doctora, cómo podemos ayudarle a doña Libia. Miremos a ver quién es el contratista para que recojan esos escombros”. Al final, un compromiso de que la tierra será recogida.

Pero no todos los problemas tienen final rosa, reconoce la edil, quien asegura que precisamente su éxito en la política se debe a que no engaña a nadie.

Otra mujer, de la tercera edad, que acaba de ser operada de un pulmón, la aborda. Quiere que la atiendan en un comedor comunitario, pero a su vez recibe un bono del Distrito por 80 mil pesos.

“Las normas prohíben que reciban bono y usen comedores comunitarios. Sé que en su caso es injusto, pero lo único es cambiar la norma”, le dice a la afligida abuela.

A los pocos metros, ya otra persona espera a Romelia.

En promedio, la dirigente atiende a cerca de medio centenar de personas al día.

Cupos escolares, cuentas por pagar en hospitales, hojas de vida, vías en mal estado, abuelos abandonados... La lista de peticiones es larga.

Levantada desde la 4: 30 a.m.

Romelia Gómez se levanta todos los días, religiosamente, a las 4: 30 de la mañana.

A las 6 a.m. en punto atiende la primera llamada del día. ¿De quién? De alguien de la comunidad que necesita un favor. Ella ya sabe lo que le espera en el resto de la jornada.

Los pocos ratos libres los dedica a leer las páginas políticas de la prensa.

Comenzó a trabajar con Gustavo Rodríguez Vargas, uno de los principales barones electorales que tuvo el conservatismo en Bogotá, en el año 1968.

Como buena ‘goda’, fue admiradora y seguidora de Álvaro Gómez Hurtado. Al preguntarle por los problemas de San Cristóbal, no duda en contestar que es la pobreza y la falta de oportunidades para los jóvenes. “De ahí se deriva el resto de problemas”, asegura.

Por eso, su gran sueño, antes de morir, es ver construida una universidad con carreras técnicas para darles oportunidad de estudiar a los muchachos de ese sector del sur de la ciudad.

“Algunos alcaldes locales me han intentado sacar, pero ahí sigo, firme”, dice. Aunque reconoce que lleva una buena relación con el actual mandatario local, William Herrera, de quien resalta su labor con los jóvenes pandilleros.

Para Romelia, la palabra retiro no existe en su vocabulario.

Dice que seguirá recorriendo los barrios de su localidad, en la que habitan cerca de medio millón de personas, gestionando el arreglo de alguna vía o calmando el hambre de abuelos abandonados con refrigerios que financia de su propio bolsillo.

“Mis pocos honorarios los comparto con la comunidad”, asegura.

A su alrededor siempre hay una romería de personas, especialmente abuelos que buscan su ayuda. En su vocabulario no existe, por ahora, la palabra retiro.

¿QUÉ HACEN LOS EDILES? Después de la Constitución de 1991, en cada localidad de Bogotá se creó una Junta Administradora Local (JAL), compuesta por 7, 9 u 11 miembros llamados ediles, que son elegidos popularmente.

Entre sus funciones están: adoptar el plan de desarrollo local y vigilar y controlar la prestación de los servicios distritales en su localidad.

También pueden reglamentar el uso del espacio público para la realización de actos culturales y deportivos, así como ordenar el cobro de derechos por tal concepto. Ser ciudadano que resida o desempeñe alguna actividad profesional, comercial o laboral en su localidad durante por lo menos los dos años anteriores a la elección, es requisito para ser edil.

Cada uno recibe honorarios cercanos a los 3’800.000 pesos al mes, pero de ahí tienen que sacar para financiar salud y pensión

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.