Hay recursos para la infancia, pero no se ejecutan

Hay recursos para la infancia, pero no se ejecutan

“El panorama para la niñez de Colombia no es nada alentador”, dijo el contralor General de la Nación, Julio César Turbay, al afirmar que a los altos índices de homicidios, maltrato y abuso en este segmento de la población, se le suma la negligencia a la hora de ejecutar los recursos asignados por el Estado para su atención.

25 de septiembre 2009 , 12:00 a.m.

El anuncio hizo parte del foro ‘Gasto social para los derechos de la infancia en el presupuesto 2010’, que se realizó ayer en las instalaciones del periódico El Tiempo, como parte de la alianza por la infancia firmada entre Unicef y esta Casa Editorial.

Por primera vez, el ente de control realizó una auditoría a los recursos que llegan a los municipios provenientes del Sistema General de Participaciones, y pudo comprobar que el 56 por ciento de estos entes territoriales no los Se habla de un monto cercano a los 9 billones de pesos, que regresaron a las arcas del Estado porque nunca se utilizaron en lo que se debería: programas de educación y salud para los niños de escasos recursos.

La Contraloría también encontró que un 19 por ciento de municipios ejecutó esos dineros parcialmente, y que sólo una cantidad igual (19 por ciento) los invirtió completamente.

El órgano de control afirmó que se comprobó el desvío de esos dineros a rubros que nada tienen que ver con la niñez. Y, en algunos casos, los jueces tuvieron que embargar las cuentas destinadas a la salud y educación en muchos de estos municipios, sin indicar en cuáles.

No obstante, en ciertas circunstancias pudo haber retrasos en las transferencias, lo que impidió la inversión de esos recursos.

La gran conclusión, según el Contralor, es que la niñez de esas poblaciones quedó en una preocupante situación de desamparo.

Las investigaciones continúan con el fin de determinar las fallas en las que hayan podido incurrir los mandatarios locales, y de ser el caso, éstas pasarían a la Fiscalía y a la Procuraduría para que revisen las implicaciones de orden legal.

Entre tanto, Paul Martin, representante de Unicef en Colombia, insistió en la necesidad de hacer una reforma del estatuto orgánico del presupuesto público destinado a lo social.

Actualmente, los recursos del Estado dirigidos a la infancia, hacen parte del presupuesto de inversión social, que corresponde al 50 por ciento del presupuesto general de la Nación.

Y por hacer parte de todo un paquete, no es posible discriminar, y tampoco revisar, en qué y de qué forma se distribuyen los dineros para la niñez. Lo que sugiere el Contralor es que los recursos públicos para la infancia y la adolescencia se ejecuten de manera independiente.

Martin dijo que es urgente blindar esos dineros públicos destinados a la atención de la niñez, y más, en épocas de crisis. “Lo social, y por supuesto los niños, son los que más sufren las consecuencias cuando se disminuye el presupuesto debido a la crisis económica. Y los niños no se pueden descuidar, porque representan el capital de todo el país”, añadió el directivo del organismo internacional.

9 billones de pesos regresaron a las arcas de la nación por no ser utilizados en programas para la infancia

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.