PHANOR ARIZABALETA, EL SOCIO DE PACHO HERRERA

PHANOR ARIZABALETA, EL SOCIO DE PACHO HERRERA

Pasó mucho tiempo de su juventud frente a los libros. Esa dedicación se debía a la necesidad de mantener un cupo en el Colegio Académico de Buga, en el centro del Valle, y en especial, para defender una beca, indispensable ante las dificultades económicas de su familia.

09 de julio 1995 , 12:00 a.m.

Gracias a su dedicación, Arizabaleta logró el título del mejor bachiller en 1958 en el mismo colegio. Sin embargo, pese a su deseo de seguir estudiando, las penurias económicas por las que atravesó su familia se impusieron y no pudo seguir una carrera universitaria.

Esas dificultades, propias de una familia de origen campesino como son sus padres José Manuel Arizabaleta y Elvira Arzayús, contrastan con una veintena de empresas que, según el Comando Especial Conjunto (CEC), ahora posee, y entre las cuales estaría Colapia, considerado el más grande criadero de tilapia roja en el mundo.

En el cartel de Cali, según el CEC, se inició por su importancia para ayudar a legalizar insumos importados para la fabricación de droga en laboratorios instalados en sitios estratégicos del Valle del Cauca. En una carta suscrita el 30 de junio por su abogado, Alvaro Vargas Londoño, reveló sus temores por amenazas de muerte en su contra, lo que retrasó su entrega.

Efectivos de inteligencia de la Policía que hacen parte del Bloque de Búsqueda localizaron documentos que muestran que Arizabaleta y su familia tienen vínculos con unas 16 empresas vallecaucanas, y que su dinero lo ha manejado por medio de firmas agropecuarias y de insumos agrícolas.

Según el CEC, con el paso del tiempo Arizabaleta se convirtió en uno de los hombres importantes para la organización de Helmer Herrera Buitrago, Pacho Herrera. Figura en actas de conformación de empresas como la Constructora Altos del Retiro, en Bogotá, donde se encuentran registrado como gerente Phanor Arizabaleta, y como socio, Helmer Herrera.

Por eso es considerado el quinto hombre en la cúpula del cartel de Cali, y por su captura el Gobierno ofrecía 500 millones de pesos. Hasta fines de los años 80 habría estado vinculado a un equipo de fútbol profesional de Bogotá. Supuestamente era quien dirigía todas las negociaciones de jugadores.

Un comunicado Soy jefe solo de mi hogar , respondió en un comunicado el pasado 21 de junio. Nacido en Buga el 12 de mayo de 1938, Phanor Arizabaleta Arzayús, portador de la cédula número 2.874.530, negaba así contar con algún aparato militar en el narcotráfico.

Sin embargo, un documento del Bloque de Búsqueda lo reseña como un hombre violento y petulante. El pasado 8 de junio, el Director Nacional de la Policía, General Rosso José Serrano, lo señaló como presunto responsable de la muerte del sargento de la Policía Oscar Marino Muñoz, jefe de la Sijin (Policía secreta) de Buga, en el centro del Valle.

El general expresó que la muerte ocurrió el 7 de junio, un día después del allanamiento a 16 de las propiedades de Arizabaleta en esa ciudad.

La estructura de la organización de Arizabaleta fue puesta al descubierto por el Comando Especial Conjunto en un allanamiento del Bloque de Búsqueda a principios de marzo. Se le conoce como un hombre corpulento, de tez trigueña, 1,67 de estatura, por lo menos 85 kilos de peso, cabello ondulado, oscuro y corto, y ojos castaños; aficionado a la ganadería y con estudios de bachillerato. El informe que de él tiene el Bloque señala que a sus 57 años sufre una enfermedad intestinal que lo obliga a estar en constante tratamiento.

Se dice que Arizabaleta no es hombre de comidas exquisitas. Debe ingerir algunas drogas por prescripción médica, y que desde hace tiempo utiliza un marcapaso por sus problemas cardiacos.

Algunas versiones afirman que sostuvo un primer matrimonio con una joven estudiante de un colegio de Buga, cuando le faltaba poco para culminar su bachillerato. Tal parece que el romance no dio resultados, por la juventud y la inestabilidad de Arizabaleta, y a los pocos meses la abandonó.

Arizabaleta se casó luego con Olga María Oidor Lozano, con quien tuvo cinco hijos; Jhon Jairo, Mauricio, María Fernanda, Felipe y Andrés.

Cita previa Al salir del colegio, Arizabaleta obtuvo empleo como secretario en la que en ese entonces era la Hacienda El Albergue, propiedad del español Teodoro Fina. Luego se dice que pasó a administrar directamente la hacienda La Julia, de propiedad de uno de los colegios más prestantes de Buga, donde aprendió de ganadería.

Algunos coinciden en afirmar que después de eso no se volvió a saber de él en varios años. Se dice que se radicó en Cali. Las noticias que de Arizabaleta se tenían en Buga se relacionaban con los grandes regalos que hacía a su familia, cada vez más constantes y costosos. Después de esa prolongada ausencia, llegó un día acompañado de escoltas. Quienes querían hablar con él, tenían que pedir cita.

Dicen que lo que más aprecia Arizabaleta es su familia, aunque no tiene contacto con parientes de segundo grado. Lo califican como de los mejores hijos y hasta ahora su madre ha estado por encima de cualquier interés. Pablo Julio, Rodrigo, Aleyda, Marian Cenide, Silvio, Fabiola, María Carlina (fallecida el 15 de diciembre de 1988), León Mariano (fallecido el 14 de diciembre de 1991) y Diego (fallecido el 31 de julio de 1986), son sus hermanos.

Después de años de austeridad, la familia de Arizabaleta se convirtió en propietaria de gran cantidad de inmuebles y vehículos. Se supo, además, que también ayudó a solucionar los problemas económicos de las familias de sus hermanas.

Varias casas del que ahora es el barrio El Albergue (el más exclusivo de Buga), son propiedad de gran parte de sus parientes.

En un principio Arizabaleta fue muy apreciado en Buga, por la ayuda que les prestó a muchos de sus amigos. Les facilitaba empleos, arrendaba propiedades a bajos costos y ayudaba económicamente a los más pobres. Sin embargo, además de petulante y violento como lo caracteriza el Bloque, se dice que otra parte de la familia de Arizabaleta pasa miserias, sin tener ninguna comunicación con el presunto capo.

Además, Arizabaleta fue el principal socio aportante para la creación del proyecto de granja piscícola, conocido como Colapia S.A.. Pese a que esta empresa se sindica como la principal fachada para el lavado de dólares en grandes cantidades, goza de gran prestigio a nivel internacional.

Arizabaleta mantiene el control en esa industria por medio de su cuñado Diego Quesada Méndez, quien ocupa el cargo de gerente general.

Según informaciones del Bloque, el imperio económico de Arizabaleta comenzó por medio de algunas empresas como Agropecuaria El Brasil, La Camelia, Agropecuaria El Sol 723, Playa Rica y Agropecuaria del Campo.

El organigrama elaborado por el Bloque de Búsqueda de las empresas de Arizabaleta señala que Jhon Jairo Arizabaleta Oidor, hijo mayor de Phanor, sería su principal representante. Aparece como gerente en Inversiones Rommel Limitada, e inversiones Symsa y subgerente de Agropecuaria Brasil Limitada, Agropecuaria Playa Rica, Jali Ganaderos Limitada e Inversiones Ario Limitada.

Mauricio Arizabaleta Oidor, el segundo hijo, se registra como subgerente de la Agropecuaria Sol 723, Agropecuaria La Camelia e Inversiones Symsa; socio de las Agropecuarias Brasil y Playa Rica y de Inversiones Ario.

Estas empresas tienen vínculos comerciales entre sí. Por ejemplo, Jali Ganaderos, aparece asociada con la Arizabaleta García; Agropecuaria Brasil es socia de La Camelia y Agropecuaria Sol 723 aparece vinculada también con esta última y con Playa Rica.

También se conoció que Olga María Oidor Lozano, esposa de Arizabaleta, y con quien convive, es socia de por lo menos seis empresas.

Felipe Arizabaleta Arzayús, hijo del presunto capo, también sería socio mayoritario de otras cinco entidades. Una de ellas es una constructora que tiene el nombre de una niña de once años, la hija menor del supuesto capo. Además de la Constructora, una unidad residencial y una hacienda también llevan el nombre de la pequeña.

Según se indicó, el organismo policial solicitará a la Fiscalía intervenir estas empresas, para determinar hasta qué punto son fachada para acciones ilícitas del presunto narco.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.