‘Andrés, versión Distrito Capital

‘Andrés, versión Distrito Capital

Sobre las mesas están suspendidos los mismos corazones que los asiduos a Andrés Carne de Res visitantes de Chía ya conocen, pero Andrés D.C., el primer hijo urbano del emblemático restaurante, tiene su propia personalidad.

13 de septiembre 2009 , 12:00 a.m.

Es un local de cuatro pisos empotrado en el centro comercial El Retiro, en plena Zona Rosa bogotana, que le apuesta a estar abierto toda la semana y a ofrecer desayunos los domingos, en contraste con el ambiente campestre de Andrés Carne de Res, que abre desde los jueves, al almuerzo.

La inauguración fue el lunes 7 de septiembre. Andrés Jaramillo escogió esa fecha a punta de numerología, tal como quedó impreso en el ejemplar de papel periódico de 32 páginas que es la carta. Tiene cerca de 800 opciones para comer y beber, contando guarniciones, carta de quesos, de desayunos, de onces, de vinos, de agua y más.

Sin embargo, el restaurante abrió, silencioso, una semana antes y está manejando una carta provisional de menos platos, mientras se ajusta.

Abrió primero el piso bautizado como el Infierno. Después fueron La Tierra y El Purgatorio. Se espera que este fin de semana el público tenga acceso a El Cielo, que está en la terraza. Inicialmente, Jaramillo no se acomodó a los nombres. “Hace 20 días sostenía que no les daría esa connotación –dice–, pero dada la fuerza que tenían esos nombres para los primeros visitantes, los dejamos. Mandé hacer avisos para que se llamen así oficialmente”.

Así es el proceso de continua invención en sus establecimientos. “Observo lo que la gente dice y hace. Todo es parte de un mensaje que trae el aire y uno tiene que ponerle atención. ¿Para qué iba a negar algo que había gustado? Y como tengo una edición muy bella de La divina comedia, la dejé ahí, para que la gente la lea y se entretenga”. Además, le divierte cómo suena que alguien sube al Cielo o que está a punto de bajar al Infierno.

¿De Corazón o Del Carajo? El lugar puede terminar llamándose Andrés De Corazón (o Del Carajo). “No es lo que D.C. quiere decir –explica–. Algún enamorado, excesivamente rococó, le puso ‘De Corazón’, pero el D.C. es una referencia al Distrito Capital. Lo otro es romanticismo”. Hace una semana, en Popayán, donde recibió un homenaje durante el Congreso Nacional Gastronómico, repitió tanto que estaba allí “de corazón”, que pareció una preferencia por el nombre.

El restaurante está en “calentamiento”. Cuando alcance su máxima capacidad, tendrá 140 mesas, unas 750 personas (incluidas las de las barras) atendidas por 300 empleados (120 meseros).

¿Qué tanto se parece Andrés D.C. al restaurante que soñó? “Soñé con una estación de tren o con una fábrica de ladrillo acomodada a las circunstancias particulares de estar en Bogotá –dijo–. Buscamos un lugar de alta afluencia de gente y no arriesgarnos a colonizar áreas. Pensamos en la carrera 30 con 26, pero el cachaco es perezoso, le gusta que todo esté al lado”.

Jaramillo dice que Andrés D.C. arranca con un alto capital afectivo que debe gastarse bien. “La gente ha venido con una actitud positiva: si hoy la papita le salió arrugada, con la mirada nos dice que nos la perdona, pero que ajustemos rápido. Ese lenguaje es bonito y generoso. Así como los políticos tienen 100 días de luna de miel, hay que dejar pasar los 100 dias de Andrés D.C. para que las cosas tomen su camino”.

CIERTOS NÚMEROS DE UN GRAN EMPORIO.

Andrés D.C. se inauguró 27 años después de la cabaña de Chía.

Al frente de la cocina en este nuevo comienzo está Clara Jaramillo (dueña de Arcanos Mayores, en Usaquén), que trabajó por 14 años en el de Chía.

Además de tener fama, para que los clientes lleven cortes de carne, tiene panadería.

El establecimiento cuenta con 4 pisos y tres mezanines. Estos últimos han sido bautizados 1 1/2, 2 1/2 y 3 1/2.

La capacidad es de 750 puestos, pero, la idea es que, con gente de pie, atienda de 1.200 a 1.500 personas, en toda su capacidad.

120 meseros atenderán 140 mesas. La carta incluye 800 productos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.