Doctora Soheir Assady, ejemplo de una pionera árabe en Israel

Doctora Soheir Assady, ejemplo de una pionera árabe en Israel

Desde hace muy poco, el Departamento de Nefrología del Hospital Rambam, en la ciudad israelí de Haifa, está dirigido por la doctora Soheir Assady, residente en Nazaret, la primera ciudadana árabe musulmana de Israel que llega a esta posición.

12 de septiembre 2009 , 12:00 a. m.

Y a los pocos minutos de hablar con ella, que recibió a EL TIEMPO con una sonrisa y mucha energía en su oficina, es fácil comprender por qué logró cumplir su sueño.

“Me dio mucha alegría que me hayan nombrado para este cargo, porque es un reconocimiento al papel de la mujer también en la medicina”, dice. Y de inmediato, corrige el matiz: “En realidad, quizás sea un poco injusto decirlo, ya que en el Hospital Rambam hay otras cinco mujeres jefas de departamento y otras once como directoras de unidades, hay una directora administrativa y el 30 por ciento de médicos, son mujeres. Así que puedo decir que estoy orgullosa del Rambam por todo esto”.

Es inevitable destacar, más allá de su capacidad, que la ha hecho acreedora de tal reconocimiento, el hecho de que Assady, de 43 años de edad, es la primera ciudadana israelí miembro de la minoría árabe musulmana que llega a un cargo de este tipo.

“Claro está que es un orgullo ser la primera árabe musulmana de Israel que llega a este punto, porque puede que a una mujer le cueste más”, responde.

“Pero en mi caso personal, mi carrera no era porque pensaba que tengo que alcanzar al hombre o porque como árabe tenía que mostrar algo más. Lo hice como persona, porque quería dar de mí misma y llegar a lo que creía que podía hacer”.

Estudio y trabajo La doctora Assady dice: “Este ímpetu con el que me muevo viene de mi casa, de una familia en la que hay vocación de servicio, pues mi padre es abogado y fue juez, mi madre trabajó de maestra y de ella me viene el amor por la enseñanza. La educación viene de la casa”.

En diferentes congresos Assady ha conocido a colegas colombianos con los que sigue en contacto y ellos le han dicho que llegaría lejos; por eso, le emociona que a través de EL TIEMPO ellos lean sus palabras.

Sostiene que siempre es imperioso empujar hacia adelante. “Hay que trabajar para conseguir las cosas, no tomar nada como sobreentendida”.

Y por su iniciativa, vuelve al tema de su condición árabe.

“Creo que no hay que aprovechar el hecho de que una es miembro de una minoría, la árabe en mi caso, o si una es mujer, para recibir facilidades.

No estoy de acuerdo con eso. Sé que hay otras mujeres en el hospital que me ven ahora como modelo por imitar, pero yo sé que no tengo nada especial, sino que soy fiel a mi enfoque y a mi trabajo”, concluyó.

'' Creo que no hay que aprovechar el hecho que uno es miembro de una minoría o si uno es mujer para recibir facilidades”.

Soheir Assady, directora de nefrología del hospital Rambam

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.