Secciones
Síguenos en:
CARACAS: OTRO PASO DEL G-3

CARACAS: OTRO PASO DEL G-3

El libre comercio será el tema de la cumbre de presidentes centroamericanos y del Caribe, que se realizará entre el jueves y el sábado próximos en Caracas. Habrá varios acuerdos en una sola cumbre. Los mandatarios aprovecharán el encuentro para hablar de la conformación de un bloque comercial regional que integre el Grupo de los Tres con Centroamérica. Además, el Grupo Andino ha comenzado a interesarse por extender la zona de libre comercio hasta Guatemala, Costa Rica, Honduras, Salvador, Nicaragua y Panamá.

Sin embargo, uno de los aspectos centrales de la reunión de Caracas es la presentación de un informe sobre el estado de las negociaciones en el marco del Grupo de los Tres, conformado por México, Venezuela y Colombia.

Los presidentes, Carlos Salinas de Gortari, de México; Carlos Andrés Pérez, de Venezuela, y César Gaviria, de Colombia, serán informados sobre el avance del G-3 y determinarán el camino que seguirá el proceso de negociación.

Al término de un ciclo de reuniones preparatorias de la cumbre y de avances en la negociación, comisiones de los tres países coincidieron en una posición armonizada sobre la parte normativa del G-3.

Persisten discrepancias en el debate sobre el sector agropecuario, acceso a los mercados, subsidios y salvaguardias.

La semana pasada, Colombia y Venezuela presentaron la lista de productos en oferta, pero México exigió que se entregue también la de demanda.

Para el sector agropecuario se conformó un grupo ad hoc que trabajará en la búsqueda de un acercamiento entre las partes.

Sobre esta materia, México está listo a revisar las licencias y permisos de comercio exterior, siempre y cuando Colombia revise los aranceles establecidos para los productos que se encuentran en las franjas de precios.

México quiere que se incluya todo el sector agropecuario, en tanto que Venezuela y Colombia reclaman el desmonte de todos los subsidios. Ante esta circunstancia, los mexicanos sostienen que el Gobierno colombiano tendría entonces que suspender mecanismos como el Plan Vallejo y el Certificado de Reembolso Tributario (Cert).

En las conversaciones también se abordó el tema del sector automotor. Los negociadores decidieron nombrar otro grupo ad hoc que se encargue de avanzar en este campo. Sectores sin tocar Hasta el momento, el sector petroquímico no ha sido abordado por los negociadores del G-3. Solo Colombia y Venezuela han avanzado en este sentido, pero en el marco de conversaciones bilaterales.

Acerca del intercambio de servicios, normas sobre compras del Estado y propiedad intelectual, existen posiciones distintas, pero no imposibles de negociar.

La idea consiste en que en materia de compras estatales, estas se acepten independientemente de su volumen o tamaño. De llegarse a un acuerdo en este punto, venezolanos, mexicanos y colombianos podrían participar en las licitaciones estatales de los tres países.

En materia de servicios, ya hay acuerdos en sectores como el financiero, turístico, de telecomunicaciones y transporte.

Respecto de la propiedad intelectual, México quiere que se negocie de manera detallada, es decir, incluyendo la protección de variedades vegetales, mientras que Venezuela y Colombia prefieren que se haga en los artículos que tienen que ver con marcas comerciales.

En relación con el programa de desgravación arancelaria, los tres países coinciden en que no habrá ningún producto excluido del acuerdo, y que el intercambio comercial representará beneficios para cada uno de los integrantes del Grupo.

Pese a todos los escollos que se han presentado, los negociadores coinciden en que las principales normas que regirán el libre comercio en el G-3 quedaron definidas la semana pasada.

Aunque el mercado se liberalizará en forma gradual (tres etapas), los gobiernos de Venezuela y Colombia ya cuentan con productos y sectores en los que se ha llegado a acuerdos para que el libre comercio se haga rápido, semilento o lento.

Por ejemplo, los productos textiles venezolanos y colombianos serán los últimos en penetrar al libre comercio, debido a la asimetría con sus similares mexicanos.

De acuerdo con una información suministrada por las autoridades de los tres países, la desgravación arancelaria más rápida, que tendrá un período de cinco años, será la del sector metalmecánico.

Colombia está interesada en abrir de inmediato el mercado de papel, industria editorial, confecciones y manufacturas en cuero.

Por ahora, continúan conociéndose las opiniones de cada país y revisándose las alternativas.

Otro de los objetivos de la cumbre presidencial de Caracas es la firma de varios acuerdos comerciales entre los miembros del G-3 y los países centroamericanos.

Venezuela ya tiene un acuerdo con esa región que consiste en el libre acceso para 500 productos, los cuales pueden ingresar sin aranceles al territorio venezolano.

Colombia está interesado en adherirse al acuerdo, pero con la condición de que los centroaméricanos también liberen su mercado, aunque en plazos más largos, tomando en cuenta el grado de desarrollo industrial y panomarama económico de esas naciones.

México tiene desde 1991 un acuerdo marco sobre comercio o inversiones con Centroamérica, y ademas prevé negociaciones bilaterales con cada uno de los países. Costa Rica revisa posición San José (EFE) El gobierno de Costa Rica reconsiderará su negativa a firmar el proyecto de acuerdo marco de libre comercio con Venezuela y Colombia, suscrito por los ministros de Economía del resto de países centroamericanos hace cinco días en Guatemala.

El ministro de Comercio Exterior de Costa Rica, Roberto Rojas, afirmó que las autoridades económicas costarricenses discutirán la negativa de su país a la suscripción del proyecto, y buscarán la conciliación interna para una eventual ratificación del documento.

El acuerdo marco deberá ser firmado por los presidentes del istmo durante la cumbre que se celebrará en Caracas el viernes y el sábado de esta semana.

Costa Rica se opuso a la firma del acuerdo de comercio e inversión porque no compartía la negociación en bloque. La posición costarricense defiende la firma del acuerdo marco de libre comercio, pero con la inclusión de las negociaciones bilaterales, con el fin de que cada país pueda avanzar en la liberalización del mercado de acuerdo con las posibilidades que permita su economía.

Rojas respaldó la posición adoptada por Fajardo durante la reunión de ministros de Economía de Centroamérica celebrada en Guatemala, porque según él el gobierno no puede firmar un acuerdo sin que haya sido discutido por todos los sectores económicos del país.

El ministro de Comercio Exterior señaló que los gabinetes económicos centroamericanos discutirán la posición costarricense durante su próxima reunión cuya fecha aún no está definida en Roatán, en la costa del Atlántico de Honduras, donde revisarán los últimos detalles para la reunión con el Grupo de los Tres.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.