Esclarecer el drama

Esclarecer el drama

01 de septiembre 2009 , 12:00 a.m.

“Colombia requiere conciencia y esfuerzo público para salir adelante. Debe esclarecer el drama que vive. Necesita una salida política al conflicto armado.” Lo propuso en la Universidad de Antioquia el sociólogo Daniel Pécaut, francés, colombiano por adopción, miembro notable del grupo de colombianistas, una de las personas que más conoce, por estudio, la realidad nacional (1).

El drama colombiano está en la guerra y en la corrupción. Sacude instituciones y personas. “La narcoeconomía sigue pujante. El problema mayor no parece ser la guerrilla. Las Farc están debilitadas, su problema está en mantener la cohesión.” En pocos países del mundo se ha podido terminar un problema de esta clase sólo por la vía militar. Hay casos históricos de gobiernos duros que terminaron negociando. Tarde o temprano, hay que hablar y convenir una salida necesariamente política. Se hizo con los paramilitares, se puede hacer con los guerrilleros.

Narcotraficantes y paramilitares tienen metas políticas. Bandas emergentes siguen alimentando el conflicto a bala, con gente y recursos. Los paramilitares no han hablado, pero aportan indicios en algunas declaraciones salidas a la luz pública. Algún día tendrán que rendir cuentas a la justicia internacional si la colombiana no lo hace. Una nación consciente del conflicto que ha vivido y de lo que le falta por vivir aparece, sin embargo, silenciosa, adormecida. En Colombia hay varias sociedades. Lo que ha sucedido no se conoce en profundidad. La nación no podrá hacerse la de la vista gorda. Un informe reciente mostró que en el oriente antioqueño había más de 2.000 desaparecidos anónimos. Hablan de hornos crematorios. Poco a poco se van descubriendo espantosas verdades sobre lo sucedido. Los años venideros serán de toma de conciencia.

En Colombia ha habido guerra sucia. Con numerosos protagonistas. Es muy poco lo que se conoce sobre lo ocurrido. La ignorancia es inmensa. De un conflicto con falsos positivos es muy difícil salir. Pero hay que enfrentarlo. Hay que esclarecer lo que ha sido esa guerra. Los militares acudieron, en muchos casos, a la colaboración de los paramilitares. Poco se sabe sobre la violencia de los años cincuenta. Faltan trabajos académicos sintéticos de conjunto. ¿Qué papel corresponde a la intelectualidad?, ¿a las universidades?, ¿a las academias? Se requiere que investiguen, que diagnostiquen, que hablen. Será un trabajo largo, desde luego necesario, sobre todo urgente de emprender. (1) Alma Mater. Revista Universidad de Antioquia. No. 577

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.