Secciones
Síguenos en:
LA CIÉNAGA GRANDE POR PARTIDA DOBLE

LA CIÉNAGA GRANDE POR PARTIDA DOBLE

La intervención del Ministerio del Medio Ambiente le agrega un nuevo ingrediente al problema de la Ciénaga Grande de Santa Marta, lo eleva a la categoría de problema nacional , hecho este que supongo deberá facilitar los trámites para la consecución de los recursos necesarios para acometer una solución definitiva tanto en los aspecto ambiental y ecológico, como social y económico.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
04 de julio 1995 , 12:00 a. m.

La Ministra decidió echarse el problema a cuestas, hizo a un lado a Corpamag y ofreció un nuevo enfoque para el manejo del Proyecto Pro-ciénaga, basado en el desarrollo humano sostenible y no simplemente en el conservacionismo. Desplazó a sus mejores funcionarios y está tratando de conjurar la crisis que se ha presentado con las comunidades pesqueras a raíz de la muerte de los peces hace ya más de quince días.

Es un reto difícil, porque el deterioro de la Ciénaga es de unas dimensiones insospechadas y los dineros de los que se dispone, tanto del Presupuesto Nacional como de los aportes de la Cooperación Técnica Internacional, no son suficientes para superar tantos años de abandono, descuido e irresponsabilidad juntos. Se requiere de un apoyo institucional macro, del tamaño del conflicto que se ha ido fraguando con el correr del tiempo y que sólo es posible corregir con el esfuerzo y la acción de muchos, Los municipios de Ciénaga, Puebloviejo, Sitionuevo, Remolino, Salamina, Pivijay, Fundación y Aracataca conservan, a través de los corregimientos que dependen económicamente de ella, una relación estrecha con la Ciénaga Grande, lo que quiere decir que unos cien mil habitantes derivan su sustento material de esta fuente natural de recursos, que mientras la Ciénaga no alcance los niveles de salinidad requeridos para la reproducción y cría de peces, los índices de pobreza de esta zona del departamento del Magdalena se afectarán hasta el punto de convertirse en aberrantes.

Para contrarrestar esta situación de penuria perpetua que han vivido las comunidades pesqueras de la Ciénaga, el Gobierno Nacional apenas a partir de 1980 promovió y ejecutó diferentes programas orientados supuestamente a resolver el hambre de la población: el Programa Nacional de Alimentación (PNA), a cargo de la DNP en el período de 1980-85, el PNA-DRI, a cargo del Ministerio de Agricultura desde 1985 hasta 1987 y el Fondo DRI que murió en diciembre de 1993, aparte de los trabajos coordinados con Corfas, el Plan Mundial de Alimentos de Naciones Unidas y el Inderena, que estuvieron allí emprendiendo acciones encaminadas a mejorar la calidad de vida de la región, acciones que si acaso llegaron a cubrir el diez por ciento de las necesidades que habían sido previamente indentificadas.

El conflicto económico de hondas repercusiones sociales que se ha encubado, no es la única razón por la cual la Ciénaga Grande demanda una atención urgente y de envergadura. El daño ecológico originado por la construcción de la carretera Ciénaga-Barranquilla, la instalación de redes de interconexión eléctrica, el gasoducto, el cegamiento de los caños que la nutren de agua dulce del Río Magdalena, la contaminación de las fuentes de agua por efecto de los pesticidas empleados en la agricultura o por el vertimiento de aguas negras y detritos, por los desechos sólidos arrojados por transeúntes y turistas son también motivos para incurrir nuevamente en el olvido y la incoherencia que trajo consigo el desastre natural sobre el que hoy derramamos lágrimas de cocodrilo .

Aferrémonos pues al enfoque prometido por la Ministra, confiemos en la conciencia que hemos ganado en pro de la conservación del medio ambiente, creamos en la paciencia de los pescadores, pero exijamos se revisen cuidadosamente los programas acometidos hasta ahora en la Ciénaga y conjuntamente luchemos porque se apropien en la debida proporción los dineros que impidan más paños de agua tibia para que este nuevo experimento sí tenga un final feliz.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.