RÍO SUÁREZ FOCO DE INFECCIÓN

RÍO SUÁREZ FOCO DE INFECCIÓN

El vertimiento de las aguas negras del río Chiquinquirá al lecho del río Suárez, lo han convertido en una verdadera alcantarilla.

02 de febrero 1996 , 12:00 a.m.

El río Suárez, conocido en la historia porque cuando el conquistador Gonzalo Suárez Rendón lo cruzaba, cierto día el arroyo subió su nivel y ahogó el caballo en que se desplaza.

Paradójicamente, ahora los caballos no se mueren ahogados, sino como consecuencia de las infecciones que pueden contraer cuando beben de la corriente contaminada.

El problema se presenta desde hace varios años. Los más perjudicados con esta situación son los habitantes ubicados a lo largo de la ribera, en un tramo superior a los 20 kilómetros, comprendido desde el sito La Balsa ájurisdicción de Chiquinquiráá, cruzando por el municipio de Saboyá, hasta llegar al corregimiento de Garavito, en límites con el departamento de Santander del Sur.

Durante todo este recorrido el cauce del Suárez es muy escaso, mal oliente y sus aguas no son aptas para el consumo humano.

En el sector donde se unen estos ríos, los vecinos manifestaron su preocupación por el insoportable olor a alcantarilla que hace que cada día se torne invivible.

Desde este lugar y por toda la ribera, el olor es desagradable y se puede percibir hasta un kilómetro a la redonda con el grave perjuicio para nosotros los que habitamos el sector , aseveró Milciades Franco, habitante de la zona afectada.

En esta situación se encuentran aproximadamente 1.500 fincas, cuyos propietarios esperan que empiece a llover para que crezca el cauce de la corriente. Lo más preocupante es que en el lugar habitan niños expuestos a contraer enfermedades por esa causa.

No solamente el olor es lo incómodo, sino que se han presentado casos con menores de edad quienes al hacer contacto con estas aguas se han enfermado. Pero, el problema no es solamente para los humanos. También, se ha visto afectado el ganado vacuno y se han ocurrido casos en que se mueren al tomar de esa agua, afirmó Celio Avila, habitante del sector, quien además argumentó que es imposible cultivar hortalizas porque también se contamina por medio de los moscos que permanacen cerca al río.

Obras complementarias El problema viene afectando a la región hace varios años, desde que la Laguna de Fúquene, donde nace el río, se empezó a secar, dijo el ex alcalde de Saboyá, Abel Ortiz.

Ortiz, además, preocupado por el problema y en representación de la comunidad, le solicitó a las directivas de la Corporación Autónoma Regional, CAR, una solución definitiva al problema.

La entidad, por su parte, dijo que la firma Riveros Leyva y Cía. había hecho estudios hidráublicos, topográficos e hidrológicos de la vertiente y que se construirían ocho compuertas distantes entre si, a un kilómetro, para de esta manera solucionar la situación.

El alcalde actual de Saboyá, Aliro Antonio Castellanos, manifestó que esta situación se ha puesto en conocimiento ante el Ministerio del Medio Ambiente pero, a la fecha, no se conoce respuesta alguna. Además, la comunidad efectada está buscando la forma más efectiva de presionar a las autoridades de Chiquinquirá, para que las aguas negras sean tratadas y no sean vertidas al río Suárez, contaminándolo y de paso acabando con esta importante fuente que surte del líquido a una vasta población.

A la fecha no se han instalado las compuertas ofrecidas por la CAR, que manifestó que no las construye hasta que no se instale una laguna de oxidación en Chiquinquirá, porque de lo contrario, las aguas negras se represarían.

Sin embargo, un funcionario del municipio de Chiquinquirá, manifestó que los estudios pertinentes para la construcción de esta laguna ya están hechos y aprobados por la firma Essere Ltda. Lo único que falta es que se inicien los trabajos por parte de la CAR, entidad que arguyó que el año anterior no tuvo presupuesto lo cual impidió la realización de las obras.

Todo depende de esta entidad estatal, afirmó Abel Ortiz, ex alcaldde, hoy Promotor de Acción Comunal de Saboyá, quien ha estado adelantando todo tipo de trámites para que la CAR solucione ese gravísimo problema.

Mientras tanto, los perjudicados manifiestan que se debe buscar, cuanto antes, solución verdadera y se vean las obras porque todos pagan impuesto CAR.

Otro habitante afirmó que anualmente el impuesto se paga de acuerdo al avalúo catastral de la finca, así: 20 x 1000, Ley 3a. de l.961. y 2.5 x 1000, Ley 62 de l983.

En esta época de verano, los ganaderos afectados tienen que desplazarse hasta la quebrada Las Vigas, en inmediaciones del corregimiento de Garavito, para traer agua en carrotanques y sustituir sus bebederos.

Es tanta la desesperación que, recientemente, los vecinos del lugar, en común acuerdo, firmaron un pacto en el que se comprometieron a colaborar de manera decidida cuando la CAR inicie la construcción de las obras requeridas.

A pesar de que los 150 habitantes del corregimiento de Garavito se sienten perjudicados con este hecho, son los únicos que miran y lamentan la situación sin mayores protestas, afirmó el inspector de policía, José del Carmen Serrato.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.