Quíntuples o trillizos

Quíntuples o trillizos

La primera foto de los cinco, juntos, tuvo impacto. Ahora es una foto de tres. Siguen siendo retratos de iniciativas con enorme significado. Como lo observó Edulfo Peña en EL TIEMPO, al analizar el anuncio del nuevo partido político que formarían los ex alcaldes Antanas Mockus, Enrique Peñalosa y Lucho Garzón, unidos, “pueden ser uno de los hechos políticos más importantes en muchos años”.

28 de agosto 2009 , 12:00 a.m.

Retengamos la primera foto, donde al lado de los ex alcaldes bogotanos aparecieron el de Medellín, Sergio Fajardo, y la ex ministra Marta Lucía Ramírez. Para un nuevo partido político, aquella representaría un cuadro más completo. Fajardo –quien lleva meses de campaña presidencial, con buen reflejo en las encuestas– sumaría además provincia y tecnocracia. Ramírez añadiría experiencia en el Congreso y en el Gobierno Nacional, en el ramo fundamental de la seguridad. Sumaba la misma imagen del empeño colectivo: cinco dirigentes importantes unidos alrededor de un nuevo proyecto político.

El momento es propicio. El triunfo de Álvaro Uribe en la campaña presidencial del 2002 puede clasificarse dentro del tipo de elecciones que V. O. Key llamó “críticas”, por sus efectos en el realinderamiento del electorado, reforzados por la reelección del 2006. Desde entonces estamos viviendo una profunda transformación del sistema partidista, cuya recomposición final sigue siendo incierta. Todos los partidos de la coalición gubernamental se encuentran desdibujados, apabullados por Uribe, gracias al proyecto de referendo. En la oposición, el liberalismo no se recupera, a pesar de los buenos esfuerzos del ex presidente Gaviria. El Polo sufre fracturas.

Los principales partidos de la coalición gubernamental y de la oposición sobrevivirán. Pero en esta atmósfera política en extremo volátil –sin precedentes contemporáneos en Colombia–, ha quedado abierto el espacio para un nuevo partido como el propuesto, ya sea liderado por “quíntuples” o “trillizos”. Ante las perspectivas del proyecto reelectoral, la fórmula tempranamente adoptada por Fajardo –“ni uribistas, ni antiuribistas”– es atractiva para una porción significativa y quizás determinante del electorado, ubicada en el centro.

Al formalizar su unión, el anuncio de Mockus, Peñalosa y Garzón refresca el panorama político y promete enriquecer el debate, con los ojos más en el futuro que en el pasado. Con Fajardo y Ramírez habían logrado coincidir en la “necesidad de construir sobre lo construido”, un lenguaje pedagógico de reformismo, tan necesario en un país sometido a vivir en revolución permanente. Todos tienen capacidad ejecutiva comprobada. Su perfil es variado. En conjunto, estarían en condiciones de proyectar un liderazgo que interprete las preocupaciones ciudadanas con temas tan esenciales como la seguridad, el derecho a la vida, la calidad del espacio público, la pobreza y las desigualdades sociales.

La propuesta de Mockus, Peñalosa y Garzón tiene limitaciones. Han planteado una estrategia que parecería ser ante todo urbana, a partir de la experiencia de Bogotá. Hay en ello razones válidas. Colombia es hoy un país mayoritariamente urbano. De los buenos éxitos de la capital se desprenden importantes lecciones para todo el país. Sin embargo, muchos de los orígenes de serios problemas –incluidos el crecimiento desmesurado de las ciudades y la inseguridad– están muy asociados con problemas del sector rural. Una propuesta exclusivamente urbana limita aún más su alcance nacional si proyecta sólo una imagen bogotana. Hay además retos logísticos, como el de poder fundar un partido con personería jurídica propia.

“Necesitamos que el proyecto de los quíntuples no aborte”, ha señalado Francisco Gutiérrez Sanín. La foto no es ahora de cinco sino de tres. Según Fajardo, “vamos por carriles distintos a velocidades distintas”. Ojalá volviesen a encontrarse. Sería un valioso movimiento modernizante en la actual reconfiguración del sistema de partidos políticos en Colombia

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.