ASESINADO EL HIJO DEL GENERAL CIFUENTES

ASESINADO EL HIJO DEL GENERAL CIFUENTES

Después de permanecer 13 horas en la unidad de cuidados intensivos de la Clínica Shaio, el joven médico Germán Alberto Cifuentes Vivas, hijo del general Ricardo Cifuentes, perdió la batalla contra la muerte.

17 de febrero 1996 , 12:00 a. m.

Ayer, a las 2:20 de la tarde los especialistas del departamento neurológico del centro asistencial informaron que Cifuentes había muerto a causa de la lesión cerebral ocasionada por una herida de bala.

Cifuentes Vivas, de 27 años, fue víctima en la madrugada de ayer de una acción criminal perpetrada por tres hombres que interceptaron su vehículo en la calle 120 con transversal 34, en el norte de Bogotá.

Mientras familiares, amigos y altos mandos militares se agolpaban en las afueras de la clínica, la Fiscalía General de la Nación estudiaba los posibles móviles del ataque.

Las autoridades evaluaban tres hipótesis: una acción encaminada a desestabilizar el país para capitalizar la actitud asumida por el general Cifuentes frente al Gobierno y que lo llevó a pedir su retiro del Ejército, una acción terrorista del Eln por la reciente condena a 30 años del líder guerrillero Francisco Galán o una discusión en la vía pública.

Esta última hipótesis tomaba fuerza anoche, cuando voceros de la Fiscalía evaluaban la versión de un testigo de los hechos que está colaborando con las autoridades.

Cifuentes Vivas se encontraba de paso por Bogotá y tenía planeado regresar el próximo lunes a Estados Unidos, donde adelantaba una especialización en medicina. Por eso, la noche del jueves invitó a su novia a cenar.

Según la Policía, hacia la una de la mañana el joven médico se movilizaba, en compañía de su novia, en el campero Mitsubishi, de placas KHW-190, de su propiedad.

Después de dejar a su prometida en la puerta de la casa, el hijo del general Cifuentes tomó la calle 120 para regresarse a su casa y a la altura de la transversal 34 se presentó el incidente.

Según el testigo, los ocupantes de los dos carros venían disputándose la vía y discutiendo. A los pocos metros el Mazda blanco cerró violentamente al campero.

Luego, tres hombres, en estado de embriaguez, se bajaron del carro blanco y uno de ellos sacó un arma y disparó contra el conductor del campero, el hijo del general Cifuentes. Era la 1:30 de la madrugada.

A los pocos minutos un voz anónima llamó a un CAI de la Policía y una patrulla llegó al lugar del incidente.

Ante la gravedad de la herida, los uniformados lo subieron a la patrulla y lo trasladaron a la clínica más cercana, la Shaio. El parte médico era desalentador: el paciente presentaba progresiva muerte cerebral.

Desde muy temprano, el general Cifuentes y su esposa viajaron desde Bucaramanga y a las 7.30 de la mañana llegaron a las instalaciones de la clínica, donde recibieron manifestaciones de apoyo por parte de altos mandos militares, amigos y allegados.

Dos horas después el capellán de la Escuela Militar de Cadetes, Jorge Orlando Contreras, le aplicó los Santos Oleos. Y a las 2:20 de la tarde murió y su padre no vaciló un instante en denunciar que se trataba de un atentado.

Otras hipótesis Por su parte, varios oficiales (r) del Ejército, que pidieron el anonimato para no convertirse en las próximas víctimas , señalaron que el atentado criminal no era más que otro capítulo de la crisis institucional que vive el país.

Este nuevo hecho violento ratifica lo expresado en los últimos días por el ex ministro Botero cuando afirmó que hoy en Colombia se está utilizando la violencia o el temor a la violencia para tapar la verdad , dijo un general de la reserva.

Según el oficial, con el atentado a su hijo, al general Cifuentes le quitaron la luz de sus ojos, la razón de ser de un hombre que a pesar de lo peligroso que significa decir la verdad, le ha mostrado al país el camino de la rectitud y de las grandes decisiones .

El pasado 26 de enero, cuatro días después de que el ex ministro Fernando Botero solicitara a la Fiscalía la ampliación de su indagatoria y concediera explosivas declaraciones que aumentaron la crisis institucional del país y de una junta de generales, Cifuentes convocó una rueda de prensa y anunció su retiro voluntario.

Cifuentes, quien se desempeñaba como comandante de la Segunda División del Ejército, dijo que la decisión la había tomado porque el Presidente de la República no merece mi respaldo .

El comandante del Ejército, general Harold Bedoya Pizarro, lamentó los hechos en los que perdió la vida el médico y afirmó que el país sigue empeñado en una violencia que no cesa y que busca en todo momento hacerle daño a Colombia .

Señaló que el Ejército no posee los suficientes elementos de juicio para afirmar que el asesinato de Cifuentes tenga alguna relación con las declaraciones hechas por su padre después de pedir la baja.

Todo el Ejército lamenta que este hecho se haya presentado , expresó Bedoya con gesto de preocupación.

Otro oficial retirado señaló que el atentado es coyuntural con la decisión del Tribunal Nacional, que hace ocho días ratificó la condena a 30 años de cárcel del guerrillero Francisco Galán , No me cabe duda de que este atentado fue perpetrado por el Eln en represalia por la acción valerosa del general para combatir a este grupo guerrillero y que tuvo su punto más alto cuando Cifuentes capturó al jefe guerrillero hoy condenado , afirmó.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.