En Medellín, ellas puede orinar de pie

En Medellín, ellas puede orinar de pie

No hay nada más incómodo para una mujer que le den ganas de orinar cuando está en la calle, porque la única opción es un baño público y, por lo general, nunca están en condiciones ideales de aseo.

16 de agosto 2009 , 12:00 a.m.

Empiezan, entonces, las maromas para evitar el menor contacto posible, lo cual puede ser una verdadera odisea.

Pero, ¿Y si las mujeres pudieran orinar de pie como los hombres? Entonces no tendrían que tocar nada, estarían más tranquilas y hasta contribuirían al medio ambiente, pues gastarían menos agua.

Precisamente, a eso le apuntaron Oriol Ramírez y su esposa, Angélica Cáceres, quienes en su empresa familiar llamada Rago S.A., dedicada a lo que denominan como ‘ecología urinal’, decidieron adaptar un orinal para que las mujeres lo utilicen mediante un dispositivo similar a un embudo y que es completamente desechable y reciclable.

La dinámica es la misma que sigue un hombre, de pie frente al orinal, sólo que ellas ‘apuntan’ gracias a un embudo de papel bond, de alto calibre, con el que se han realizado las pruebas hasta el momento.

Otro factor importante es que no requiere agua, ya que cuenta con un sistema de tecnología totalmente limpia, que capta y trata los gases que generan los malos olores, ahorrando además en costos de mantenimiento y economizando el consumo de agua.

El orinal sin agua existe en otras partes del mundo, solo que no había sido implementado para las mujeres. Es similar a los que se encuentran en cualquier baño de hombres. Sin embargo, están ubicados en cubículos cerrados, tiene un diseño especial alargado y una ‘boca’ más amplia. Allí, no aparecen los desagües normales sino un tapón que absorbe la orina.

Este singular orinal femenino, que fue destacado en la revista ambiental Catorce 6, fabricado por la empresa antioqueña Plastiglas, cuesta 696 mil pesos, mide 51 centímetros de ancho y alto, y está hecho en porcelana. Cada año se debe hacer un recambio de los filtros.

Se calcula que cada vez que una mujer baja la cisterna del baño consume unos 4 litros de agua. “Es que además de la parte higiénica, se ahorra agua”, dijo Ramírez, quien mediante su empresa desarrolla además otras ideas prácticas y amigables del ambiente.

Las pruebas realizadas hasta el momento han dado buenos resultados y próximamente habrá más orinales femeninos en diferentes lugares públicos de Medellín.

Hoy, los orinales sin agua para hombres se prueban en el hotel Intercontinental, en la Central Mayorista de Antioquia, en el parque Confama y en varias entidades de salud, como la Clínica Medellín, donde alternan con los baños tradicionales. Los femeninos se probarán dentro de muy poco en las instalaciones de Comfenalco Guayabal y en el Club Deportivo Unión Cristiana, en Bello.

En estos lugares, la idea es colocar dispensadores de embudos de papel para facilitar el proceso.

Una periodista de EL TIEMPO, que utilizó este tipo de baños, dijo que la primera vez es toda una aventura y aseguró que es difícil de manejar el embudo y apuntar hacia el orinal, pero destacó que lo bueno es que se evita ir a un baño sucio.

Una señora que probó el sistema opinó que todo era cuestión de práctica, mientras que Rosa Helena Mejía, consideró que el sistema es útil y práctico y “funciona a la perfección”.

696 - mil pesos cuesta el orinal para mujeres, que también se pude instalar en las casas, según sus promotores

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.