UN ALFIL VELEIDOSO

UN ALFIL VELEIDOSO

Su misma figura evoca un Alfil, con su lumbrosa frente y enormes entradas, semejando la forma puntiaguda y estilizada de tan importante pieza en el Ajedrez. Pero más aún su comportamiento, por lo general agresivo y polémico, con inmensa capacidad para penetrar el campo del adversario y causar estragos en sus filas. Así lo demostró durante su gestión en la Alcaldía de Barranquilla, arrasando las enmarañadas defensas y trabas que el clientelismo político tradicional vanamente interpuso a su labor administrativa. Y ganó en forma tan contundente esa partida, que logró dejar al mando en el tablero de Barranquilla a un hombre de su equipo, el actual Alcalde de la arenosa, mientras él prueba suerte en el complejo Ajedrez Nacional, aspirando a la Presidencia en el 98.

30 de junio 1995 , 12:00 a. m.

Su jugada más reciente, al entrevistarse con los restantes integrantes del equipo del Ajedrecista, y anunciar públicamente que vio documentos en los cuales está comprometida mucha gente, grabaciones serísimas de gente que ahora se las pica de honesta y de limpia. Eso es lo que asquea , demuestra su audacia para situarse en el ojo del huracán y obtener información privilegiada que le permite desafiar al conjunto del Establishment político.

Pero por ello mismo su posición es frágil y sumamente peligrosa. A fin de cuentas es solo un Alfil, una pieza más en el juego del poder, sin mayor autonomía, prisionero en un tablero donde los jugadores son múltiples y manejan piezas y recursos que literalmente lo pueden sacar del mismo. La forma como varios de los más importantes jugadores empezaron a mover sus fichas expresa claramente que no solo es una simple partida lo que está en juego. Para algunos está en juego su misma vida y libertad, ésta última con un precio por todos conocido. Para otros, su misma continuidad en el juego mayor de la política y el Estado puede estar en inminente peligro.

Es la identidad de estos últimos jugadores la que al parecer conoció el padre Hoyos y ahora tendrá que revelar ante la Fiscalía. Ya ha anunciado, con su peculiar lenguaje populista, que no tiene culillo , porque él no está untao , contradiciéndose de paso con una de sus primeras declaraciones, cuando afirmó que todos estábamos untaos . Aunque es clara la contradicción entre dichas declaraciones, también es cierto que ambas pueden ser ciertas. Es la inevitable trampa en que caen todos aquellos que abordan el complejo problema del narcotráfico desde una óptica marcadamente moralista, buscando con ello obtener rápidos dividendos políticos.

En efecto, desde el momento que en el mercado internacional se transforman en millones de dólares los cientos de kilos de cocaína exportados ilícitamente, todo el sistema monetario queda untao y contaminado. Nadie puede reclamar inocencia , empezando por los asépticos y cultos banqueros suizos o norteamericanos, hasta los honrados empresarios que financian sus fábricas gracias a los préstamos del sector financiero. Por algo se le ha llamado al dinero el estiércol del diablo .

Es una insensatez por tanto aplicar juicios morales a un medio de cambio que sirve tanto para pagar a un sicario como a un laborioso jornalero. Lo único que se obtiene de semejante rigor moralista es el repudio de la vida misma, pues nadie puede sobrevivir sin dinero, a no ser que nazca en una tribu de recolectores con economía de trueque, donde es muy probable que la coca cumpla funciones similares al dinero. Es obvio que el padre Hoyos no desconoce que no vivimos esa situación, salvo en algunos territorios, que son la excepción y no la regla de la economía nacional. Pero ello no disuade de hacer demagogia moral, así se convierta él mismo en su primera víctima, aunque se aplique la admonición de Jesucristo a los fariseos y se afane en confesar el pecado antes de lanzar la primera piedra. Pues se trata, por así decirlo, de un pecado original que a todos nos mancha mientras circule el vil dinero por nuestras honradas manos.

En cambio lo que tendrá que denunciar ante la Fiscalía son verdaderos pecados capitales, si no quiere quedar ante la opinión pública como un simple charlatán. Y lo grave es que los pecadores son gente que ahora se las pica de honesta y de limpia . Por eso advierte en forma amenazante: el problema es muy serio y creo que debería tratarse con mucho más cuidado, con mucha más responsabilidad, con mucha más honestidad para evitar un descalabro en el país . De allí que la primera víctima en sufrir los efectos de tamaña pedrada, el mismo Presidente de la República, se haya apresurado a declarar que el padre Hoyos no es más que un instrumento de un vil chantaje .

Estamos, pues, ante un auténtico match ajedrecístico y las negras, que ya han perdido al menos tres importantes piezas, amenazan ahora a las blancas recurriendo a una estratagema que al parecer han tejido de tiempo atrás utilizando hábilmente las debilidades, ambiciones o necesidades de importantes fichas del bando contrario, como está bien documentado en el famoso proceso 8.000. Corresponde ahora a la Fiscalía el próximo movimiento. De la información que suministre el veleidoso Alfil depende que aumente unos cuantos folios el expediente 8000 o que estemos frente a la apertura de una auténtica caja de pandora. De cuyo interior es probable que escapen pocos males, por aquello de la reserva sumarial y los poderosos intereses creados. A no ser que el Alfil nos sorprenda con otra jugada impredecible, ya no en el tablero reglamentado de los estrados judiciales, y prefiera arriesgar incluso su propia integridad de jugador en el incierto tablero de la opinión pública, hacia la cual siente una irresistible atracción. Caerá en la tentación otra vez?

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.