IMPORTACIÓN DE EQUIPOS DE OBRAS PÚBLICAS

IMPORTACIÓN DE EQUIPOS DE OBRAS PÚBLICAS

Como podrán los departamentos y municipios intermedios y pequeños financiar la adquisición de equipos de obras públicas? Cuál será el mecanismo financiero? Servirán las licencias no reembolsables? Cómo pagarán los municipios? Cuál será el impacto social y político de la propuesta? Será un crédito inflacionario? Cuál será el costo de la licitación o compra? Quiénes serán los proveedores internacionales? Cómo podrá el Gobierno conseguir grandes descuentos? Estas y muchas otras preguntas resultan del tema. Un equipo básico de obras públicas está compuesto de un buldozer cuyo costo en el mercado nacional marca Caterpillar es de unos 80 millones de pesos, una motoniveladora (100 millones), una retroexcavadora cargador (60 millones) y tres volquetas marca International (144 millones), es decir, a precios locales el paquete cuesta 384 millones, lo cual sin lugar a dudas aun con fórmulas sencillas de financiación y adquisición es muy oneroso.

29 de junio 1995 , 12:00 a. m.

No olvidemos que en Colombia hay departamentos como Vaupés, Guainía, Guaviare y Vichada que tienen presupuestos similares a cualquier ciudad intermedia del Valle del Cauca.

Por ejemplo el departamento del Guaviare aforó para esta vigencia su presupuesto en 500 millones de pesos, casi el mismo de Sevilla que suma 4.800 millones.

Lo anterior conlleva a pensar en un esquema bien diseñado por parte del Gobierno Nacional, el cual no solo contemple financiaciones en términos blandos sino precios internacionales muy favorables, logrados por compras masivas entre los proveedores del exterior.

El esbozo sería el siguiente: Abrir una licitación pública internacional por parte del Gobierno Nacional para comprar equipos básicos de obras públicas con destino a los departamentos y municipios. Así el Gobierno Nacional no deja en libertad a las entidades territoriales para tramitar directamente sus compras. La ventaja es que si usted como Gobierno ordena a una firma como Caterpillar la producción de mil buldozers, mil motoniveladoras y mil retroexcavadoras, no solo copa una buena parte de la producción sino que garantiza descuentos excelentes por volumen, lo mismo en una fábrica de volquetas como Mercedes Benz o International.

En estos términos el costo del paquete no sería 380 millones de dólares sino máximo 209 millones, debido al descuento que puede llegar mínimo al 45 por ciento.

Para ahuyentar el efecto inflacionario de la propuesta, permítanme sintetizar una exportación normal y otra mediante el sistema de licencias no reembolsables.

1- La firma exportadora entrega la mercancía a la línea transportadora.

2- La aduana expide el documento de exportación Dex.

3- El exportador recibe el pago del exterior en cheques, transferencias u órdenes de pago. Cuando el exportador recibe el pago tiene la obligación de vender sus divisas en el mercado cambiario, es decir de producir el reintegro al Banco de la República del pago que recibe.

4- El exportador diligencia la declaración de cambio, o sea el formulario 2. Este es un documento oficial diseñado por el Banco de la República para el reintegro de divisas por exportaciones.

5- El banco intermediario recibe los documentos de reintegro, compra las divisas a la tasa de cambio acordada y una vez el Banco de la República aprueba la operación, el intermediario procede a acreditarle al cliente el valor en pesos de la respectiva exportación.

En la venta de divisas el Banco de la República afecta la balanza cambiaria, incidiendo en los medios de pago.

En contraste con lo anterior, la licencia no reembolsable, utilizada generalmente para atender las donaciones del exterior, puede ser la herramienta lógica para legalizar la importación de los equipos de obras públicas.

Observemos un ejemplo: Si realizamos exportaciones de petróleo por mil millones de dólares y la registramos por el mismo valor en la cuenta cambiaria, pero por negociaciones sobre futuros la operación otorgó 200 millones de dólares adicionales, es decir quedó en 1.200 millones, el Banco de la República, existiendo el fondo de estabilización petrolera, puede contabilizar este excedente en el fondo sin afectar la balanza cambiaria ni cuando ingresa ni cuando sale. De esa manera el pago de las compras con licencias no reembolsables se puede realizar en el exterior sin que las divisas pasen por el país y afecten la balanza cambiaria.

Una vez aprobada la operación externa el Gobierno procede a contabilizar en pesos el crédito interno para el municipio o departamento que quiera utilizar este mecanismo. El pago de la obligación lo puede garantizar el Gobierno a través de órdenes de descuentos de las transferencias. La tasa de interés puede ser igual al valor de la devaluación más el prime, que al final compensaría los intereses dejados de recibir por la Nación en el exterior.

Es una propuesta sin precedentes en la historia económica del país y con un impacto político igual porque llegaría a resolver el manejo de las vías en el territorio nacional.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.