EGIPTO Y SUDAN SE MUESTRAN LOS DIENTES

EGIPTO Y SUDAN SE MUESTRAN LOS DIENTES

Muy alta era ayer la tensión entre Egipto y Sudán.

30 de junio 1995 , 12:00 a.m.

El gobierno de Sudán denunció que el ejército egipcio movilizó tropas hacia la región fronteriza Halaib (ver mapa), lugar donde el martes hubo un combate entre fuerzas de ambos países que dejó por lo menos tres sudaneses muertos y un número impreciso de heridos en ambos bandos, y advirtió que no permitirá una nueva agresión .

El general Mohammed Bechir Soliman, vocero de las Fuerzas Armadas dijo a la radio estatal sudanesa que incidente de Halaib es considerado por su país como un ataque y advirtió que sus tropas responderán a cualquier provocación del enemigo .

El presidente de la Comisión de Defensa en la Asamblea sudanesa, el general Abdallah Oweida, precisó que la movilización egipcia incluye una unidad de infantería mecanizada, una unidad de tropas aerotransportadas y una unidad de guardafronteras, informó ayer la agencia oficial SUNA.

La televisión estatal difundió en sus programas cánticos de las Fuerzas de Defensa Populares (FDP, milicias temporarias del ejército regular) instando a la Jihad y a la defensa del país del Islam .

La Conferencia Popular para la Defensa de la Fe -que reúne a sindicatos y entidades juveniles- llevaba a cabo una reunión para movilizar a la población frente a las mentiras egipcias , según un comunicado de esa organización.

Mubarak amenaza Egipto no se quedó atrás. En un fuerte discurso el presidente Hosni Mubarak volvió a acusar al régimen de Sudán de haber planeado el atentado en su contra ocurrido el lunes pasado en Addis Abeba y advirtió que podría tomar represalias.

El hermano pueblo Sudán está gobernado por un banda criminal contra la cual debemos adoptar medidas. Esta me ha insultado y no he respondido, pero hay límites que no deben sobrepasarse. No hay que bromear con la dignidad del ciudadano egipcio , afirmó Mubarak ante diez mil personas que lo ovacionaron en un estadio de El Cairo.

A primera hora de ayer, el presidente egipcio anunció la expulsión de setenta policías sudaneses de una parte del área en disputa con Sudán (ver recuadro) para responder al hallanamiento, desalojo e incautación de tres residencias de diplomáticos egipcios en Jatum. Entre ellas, la del agregado militar.

El mandatario recibió ayer el pleno apoyo del ejército a través del jefe de la guardia presidencial, general Magdi Hatata. El militar se comprometió en nombre de todos los miembros de las Fuerzas Armadas egipcias, a defender al país de sus enemigos, en el interior y el exterior .

Para el general Hatata, el fallido atentado perpetrado el lunes último contra el presidente Mubarak en Addis Abeba (Etiopía) apuntaba a la estabilidad de Egipto .

Captura en Addis Abeba Mubarak afirmó que el cerebro del atentado había sido detenido y era de origen sudanés. Etiopía, negó inicialmente la versión, pero horas mas tarde se confirmó que las autoridades de ese país detuvieron a nueve presuntos implicados en el intento de asesinato perpetrado contra el presidente egipcio, el pasado lunes en Addis Abeba.

Según informaron fuentes del Ministerio de Interior egipcio, los arrestados son tres egipcios, dos sudaneses, dos etíopes, un iraquí y un palestino.

Los etíopes detenidos confesaron a las autoridades de su país que ayudaron a algunos implicados a entrar en Etiopía desde Sudán, en posesión de armas y pasaportes diplomáticos falsos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), afirmaron las mismas fuentes.

Los dos arrestados también dijeron que otros involucrados lograron entrar desde Sudán, con ayuda de nómadas del desierto de Etiopía, a cambio de importantes sumas de dinero.

El jefe de Estado sudanés, general Omar Em-Bechir, negó toda participación de su país en el intento de asesinato del mandatario egipcio.

Puntos de discordia El Cairo (AFP) Los 17.000 kilómetros cuadrados del triángulo de Halaib, a orillas del Mar Rojo, donde a comienzos de semana se produjo un enfrentamiento sangriento entre una patrulla egipcia y otra sudanesa, son manzana de discordia entre los dos países desde hace largos años ya que se estima que podría ser una zona rica en petróleo.

El diferendo proviene de la existencia de una doble frontera, que da argumentos a cada país para disputar el territorio a su vecino. Egipto alega que la frontera internacional pasa por encima del paralelo 22, a través del desierto y desde los confines de Libia, conforme a un acuerdo firmado por Londres y El Cairo en 1899 en la época del condominio anglo-egipcio para Sudán. Sudán, por su parte, dice que la frontera administrativa fue luego trazada al norte del paralelo 22, dado que la región está poblada por la misma etnia que el vecino Puerto Sudán.

Pelea nunca solucionada, el caso resurge cada vez que hay malas relaciones entre Jartum y El Cairo. El diferendo sobre el triángulo de Halaib estuvo a punto de degenerar en conflicto armado en 1958 y se reactivó en 1991 cuando Sudán hizo una concesión petrolífera en la zona a una compañía canadiense.

Pero éste no es el único punto de tensión. Las relaciones entre Jartum y El Cairo son muy malas también desde la llegada al poder de una junta militar-islamista en Sudán el 30 de junio de 1989. Los dos países se acusan mutuamente de apoyar a sus respectivos opositores y Egipto reprocha a Sudán el mantenimiento de campos de entrenamiento para islamistas que libran una sangrienta guerra por derrocar al régimen prooccidental que actualmente gobierna en El Cairo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.