RUMBO A LA COLOMBIA ARTESANAL

RUMBO A LA COLOMBIA ARTESANAL

Qué tal si se aventura a descubrir los recovecos artesanales de su región. Si bien aquí no están todos los que son ni son todos los que están, a continuación presentamos una guía que reúne artesanía, paisaje, creatividad y mucho color. Ahora, solo tiene que seleccionar el destino más cercano de su ciudad y armar el recorrido. Anímese.

29 de junio 1995 , 12:00 a. m.

El color de Boyacá En Boyacá más que historia y paisaje (razones de sobra tiene el departamento para exhibir estos méritos con orgullo), se extiende un mercado artesanal al aire libre.

El color artesanal se despliega, en principio, en el municipio de Tagua en Chiquinquirá, a dos horas de Bogotá.

Allí, los artesanos laboran miniaturas e instrumentos musicales en madera. Un arte que heredaron de sus antepasados y del cual viven la mayoría de sus pobladores.

A media hora de camino, el corredor artesanal del departamento alcanza su clímax, en Ráquira. La población es una cajita de sorpresas que se abre en sus construcciones atiborradas de colores verdes, rojos y amarillos. Hay que dedicar por lo menos una hora a consentir el ojo, con esta fiesta de colores con la que se forran sus viviendas.

Pero el encanto del pueblo hay que buscarlo por dentro. En pasillos en donde la alfarería hace de las suyas. Corredores atiborrados de caballitos, vasijas, vajillas, jarras y cuanto diseño se les antoja a los artesanos que trabajan la arcilla y la arena.

Ahora, si su interés es buscar rebajas, debe armarse de paciencia pues en casi todas las casas del pueblo hay una tienda dedicada a este oficio. Claro, si lo que le desea es mirar, tocar y no comprar, conviene que lo advierta, así podrá hacerlo sin presiones y con todo el tiempo del mundo.

De ahí, a la colonial Villa de Leiva, a cuarenta minutos de camino. Imperdonable no echar una pasada a las tiendas que se extienden en el marco de las plazas principales. Sería igualmente imperdonable no salir con un saco de lana, una vasija o un canasto propio de la región.

Acto seguido, a Nobsa (pasando por Tunja, Paipa y Duitama en un recorrido que tarda hora y media). Allí, ruanas, cobijas, así como guantes, gorros, y sacos. Ojo, aquí también hay que regatear.

Una chiva para el Huila En Pitalito, que dista a tres horas y media de Neiva, doña Aurora Muñoz de Vargas, en compañía de sus hijos y familiares, le dio vida a un diminuto universo nacional, que hoy se conoce en todo el mundo.

Allí, figuras que relatan el mundo rural en el que creció esta mujer. De su mente nacieron los famosos pesebres que repiten la historia de Belén, con diminutos personajes extraídos de la historia y de su región.

Nacieron también las tiendas con frutas propias del departamento, los animales y alimentos del campo, la sonriente pareja bajo un Arco de Triunfo.

Pero sin duda, su mayor legado artesanal lo constituye la famosa chiva , en la que viajan las gallinas, cerdos, cargas de leña, canastos, flores y las bandas pueblerinas. Este rudimentario medio de transporte, en el que todavía se mueven los campesinos de la región y de otras tantas del país, ha sido adoptado por artesanos de otros sitios, los cuales le han añadido elementos propios de su entorno.

Pero, el trabajo artesanal de este municipio huilense, se inmortaliza en figuras que identifican a su pueblo, a sus campos y a la gente mestiza y alegre que lo habita. Aunque diminutas, estas obras artesanales le hacen mérito a aquel dicho popular que dice: perfume fino, viene en estuche pequeño; por lo que no está demás recordar que allí, no conviene regatear.

El corredor costeño Las hamacas de San Jacinto, (Bolívar) simbolizan el mayor legado de la cultura zenú a sus pobladores costeños.

Nacieron de la necesidad de encontrar un lugar donde relajarse luego de largas horas de trabajo, y son hoy el símbolo del Caribe colombiano.

Se cree que las primeras hamacas fueron diseñadas hace más de 500 años y en ese entonces se elaboraban en algodón de gran colorido. Esta tradición se ha mantenido viva, sobre todo en de Morroa (Sucre), una población eminentemente artesanal, situada a 10 kilómetros de Sincelejo.

Para la fabricación de las hamacas se utiliza algodón teñido en brillantes colores y en múltiples diseños. En la actualidad se compran los hilos con colores de fábrica. Sobresalen, igualmente, las hamacas de La Guajira. Todas tienen en común la suavidad de los tejidos y la viveza del color.

Otro de los símbolos del Caribe colombiano, está impreso sin duda, en el famoso sombrero vueltiao, realizado por los artesanos de Tuchín en Córdoba y de Sampués, en el departamento de Sucre.

También en el departamento del Atlántico, sobresalen igualmente los tejidos de iraca (paja), realizados en Usiacurí, a hora y media de Barranquilla.

Tolima hecha en barro Las bandejas, los moyos y las cazuelas negras, han inmortalizado por años a La Chamba (a 3 horas de Ibagué), un destino obligado para los viajeros que recorren el Tolima.

Dicen, sin exageraciones, que allí se labora el barro mágico. Son algo más de 300 familias de ceramistas, repartidas en veredas en las que por generaciones se ha transmitido este arte.

Durante doscientos años sus pobladores han extraído la greda de una mina natural - La Arenosa , en donde solo hay que agacharse y recogerla.

Una vez extraída, los alfareros de tradición le dan vida a los temas de su entorno rural, como son las canoas, las balsas, los cerdos, las gallinas, los burros con el cargamento de ollas y cientos de diseños que nacen de su mente.

De entre la greda y el barro nacen también, vajillas de colores oscuros (principalmente el negro), que hoy reposan en las alacenas de miles de familias colombianas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.