LOS WAYÚU, FIELES A SU TRADICIÓN

LOS WAYÚU, FIELES A SU TRADICIÓN

Ellos siempre han vivido su propia historia diferente a la de la península que consideran como su nación. El territorio va desde Colombia hasta Venezuela, y reúne un poco más de 128.000 indígenas wayúu en el departamento de La Guajira.

29 de junio 1995 , 12:00 a. m.

Sus orígenes vienen de muy lejos y formaron una gran nación. La resequedad de sus tierras y su carácter rebelde ha impedido su desaparición aunque por efecto de los contactos a todo nivel entre la sociedad guajira y la sociedad dominante ya se presentan variaciones y cambios, bien sea por iniciativa propia o por imposición.

Se movilizan con facilidad en busca de agua y alimento, que son escasos en su tierra. En un comienzo vivieron de la caza pero durante la Colonia se fueron convirtiendo en pastores y ganaderos. Las primeras cabezas de ganado las obtuvieron de los españoles llegando a reunir grandes rebaños. Desde entonces, la importancia de las personas se califica por la cantidad de animales que posea.

Todos los conocimientos y cultura que los identifican les han sido transmitidos de generación en generación por tradición oral. Están organizados en clanes matrilineales llamados castas. Cada una de ellas está asociada a un animal (Tótem), del que creen que descienden. Actualmente hay 23 castas siendo las más poderosas la Epieyú, Uriana e Ipuana.

Su código es tan exigente que se debe pagar no solo por las heridas voluntarias sino también por las involuntarias, así se trate de un juego. Igualmente, los suicidios deben ser pagados por aquellos que directa o indirectamente incitaron a la víctima.

El guajiro es polígamo, puede tener tantas mujeres cuantas sean sus posibilidades económicas, en cambio la mujer es fiel.

La sociedad wayúu mantiene un sistema de relaciones denominado avuncular, donde el padre pertenece a una clan distinto al de la madre, de ahí que no exista una familia nuclear sino una relación entre el hermano de la madre y los hijos de ésta.

Para un niño guajiro, el representante legal no es su padre sino el hermano mayor de su madre. En consecuencia, la perpetuidad de un clan se encuentra asegurada en la mujer.

Costumbres El wayúu es hospitalario pero temible como enemigo, inteligente, apegado a su idioma, cobra por los daños recibidos en sus pertenencias y aún por ofensas o un mal consejo que vaya en su contra.

Creen en Mareywa (dios) y conservan el culto a sus muertos. Cuando muere un wayúu lo visten con su mejor traje. Lo adornan de joyas y objetos queridos, lo envuelven en una sábana y lo colocan en una hamaca.

Cuando empieza el velorio las mujeres, con el rostro cubierto con su manto, se alternan para llorar al muerto con un quejido prolongado y triste que repiten rítmicamente.

Mientras tanto, los familiares del muerto matan varias reses y reparten la carne junto con abundante licor entre los asistentes. El resto de ganado se reparte terminado el entierro. Pasados unos años desentierran los restos, hay un nuevo velorio, los colocan en una vasija y los llevan al cementerio del clan.

Al morir los wayúu van a Jepira, la Tierra de los Muertos, que es el mismo Cabo de la Vela. Allí los difuntos se transforman en Joluya o espíritu de los muertos. Estos ocasionalmente hacen cortas visitas a los vivos. Se les suele encontrar al amanecer o al atardecer, mudos, como borrachos.

Sin embargo, el modo más directo que tienen los Joluya para comunicarse es a través de los sueños.

En Jepira, los Joluya vuelven a morir y se transforman en Juya, lluvia, o en Wan, espíritus transportadores de enfermedades y muerte. Por eso cuando va a llover se sueña con los muertos y las lluvias siempre vienen de Jepira.

El baile wayúu más practicado es la Yonna, ampliamente divulgado con el nombre de chichamaya.

Por su parte, el Kaulayawa, la cabrita, es un juego que se realiza cuando hay grandes cosechas, en época de lluvias.

Es más movido que la Yonna y de el resultan muchos matrimonios.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.