Secciones
Síguenos en:
ACLARAN MUERTE DE PERIODISTA

ACLARAN MUERTE DE PERIODISTA

Al menos cuatro oficiales adscritos, en el momento de los hechos, al Grupo Rebéiz Pizarro del Ejército, con sede en Saravena (Aruaca), habrían participado directa e indirectamente en el asesinato del corresponsal de EL TIEMPO en ese departamento Henry Rojas Monje. Así lo establece un informe elaborado por la Oficina de Investigaciones Especiales del Ministerio Público que fue remitido en los últimos días a la Fiscalía General de la Nación y a la Procuraduría Delegada para las Fuerzas Militares.

El informe oficial señala que los presuntos autores intelectuales del hecho son el ex alcalde de Arauca, José Gregorio González Cisneros y el coronel Diógenes Castellanos Guerrero.

Como autor material del crimen de Rojas, el informe de la Procuraduría señala al soldado profesional Wilson Eduardo Daza Rosso, también adscrito al Grupo Rebéiz Pizarro, y a un civil, aún no identificado.

Diversos indicios y testimonios recogidos por funcionarios de la Justicia ordinaria indican como posible coautor del ilícito al soldado José Alberto Cristiano Riaño, sin embargo la Procuraduría tiene dudas sobre este aspecto del proceso.

El documento del organismo fiscalizador dice que los testigos secretos, durante el reconocimiento de los autores materiales del crimen, identificaron a Daza plenamente, pero no a Cristiano.

Esos testimonios aseguran que en el momento del crimen 7 de la noche del 28 de diciembre de 1991 Daza iba acompañado de un civil de aproximadamente 1.80 centímetros de estatura, moreno y pelo amarillo, rasgos que no corresponden a los de Cristiano.

Además, en las declaraciones rendidas por Daza, éste dice que Cristiano no tiene nada que ver en la muerte de Rojas.

El Ministerio Público sindica, igualmente, como posibles cómplices indirectos del asesinato del periodista, al coronel Luis Hernando Barbosa Hernández, comandante del Rebéiz Pizarro; a José Yesid Romero, jefe de Inteligencia del Comando Operativo Número Dos, y al teniente Hugo Alejandro López Berreto, miembro de esa guarnición militar.

Los testimonios y las pruebas recaudadas por Investigaciones Especiales señalan que el coronel Barbosa le dijo a Daza, unos días antes del crimen, que el coronel Castellanos le tenía un último trabajo .

La investigación pudo establecer, además, que Barbosa le dio al soldado profesional el permiso para viajar de Saravena a Arauca. Durante la vigencia de esa licencia fue asesinado Rojas.

Contra el capitán Romero el expediente dice que éste visitó a Daza en los calabozos del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), y supuestamente le dijo que se mantuviera firme y no hablara . Al teniente López lo implican por haber ofrecido ayuda a los familiares de Daza.

Las pruebas indiciarias (indirectas) que obran en el expediente indican que presuntamente los tres militares conocían el plan para asesinar a Rojas, igualmente, que los esfuerzos para ayudar a Daza como el suministro de ropa, alimentación y apoyo a la familia, por parte de los tres implicados no es el mismo para con Cristiano.

Los investigadores manejan la hipótesis según la cual Cristiano, quien obtuvo el permiso para viajar a Arauca con Daza, y a quien vieron en diferentes lugares de esa ciudad con el autor material del crimen, fue utilizado para cubrir la operación.

El informe del grupo élite de investigadores del Ministerio Público descarta que un artículo publicado en EL TIEMPO, sobre la influencia del Eln en el departamento de Arauca, haya sido el motivo de la muerte de Rojas.

Las indagaciones señalan como principal causa del asesinato del reportero a diferencias con el ex alcalde González.

Investigaciones Especiales, también, solicita a la Procuraduría Delegada para las Fuerzas Militares investigar al mayor Walter Javier Hurtado Morales por declarar bajo juramento hechos que van en contravía al acervo probatorio.

Además, pidió a la Fiscalía investigar al periodista Alvaro Pérez García, de La Voz del Río Arauca, por rendir, presuntamente, falso testimonio y cometer fraude procesal.

Las averiguaciones del Ministerio Público permitieron, asimismo, establecer la posible participación de varios oficiales y tres soldados en la quema y hurto de la Cooperativa Coagrosares, en el municipio de Corosito, jurisdicción de Tame (Arauca), el 30 de septiembre de 1990.

En ese hecho, al parecer, se encuentran involucrados, a parte del coronel Castellanos y el soldado Daza, el capitán Orlando Avella, el teniente Arsenio Suárez Mora, el cabo Wiston González Galindo y los soldados Maceto Tapias y Nelson Santiesteban.

En este proceso Investigaciones Especiales dice que el coronel Castellanos y el capitán Avella, negaron ante las autoridades que Daza fuera miembro del Ejército y aseguraron que este soldado fue dado de baja de esa institución por drogadicto.

Finalmente, la investigación dice que las pruebas descartan la participación del político Marcos Ataya Alvarez y del coronel (r) Fabio Augusto Vejarano como los autores intelectuales del crimen del comunicador, algunos testimonios los sindicaban de eso.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.