BUCARAMANGA, UN ASCENSO COMO SI FUERA AL CIELO...

BUCARAMANGA, UN ASCENSO COMO SI FUERA AL CIELO...

Jesús Kiko Barrios se confundió en un abrazo con toda esa multitud que alcanzó a invadir la cancha del Alfonso López. Lloraba de emoción, como la mayoría de sus compañeros y aficionados, porque el Atlético Bucaramanga cumplía con el objetivo de regresar a la división de honor del fútbol colombiano. Y fue en sólo ocho meses.

26 de junio 1995 , 12:00 a.m.

Fue él quien convirtió el tanto de la victoria sobre Lanceros de Boyacá (1-0), fue él quien siempre enarboló la bandera de la reivindicación desde aquel nefasto 6 de noviembre cuando el equipo descendió. Ese día también lloró desconsoladamente y desde ese momento la promesa era una. El ascenso.

El domingo 25 de junio el sueño se ha cumplido. Y con lujo de detalles. Se hace con dos fechas de anticipación a la terminación del hexagonal final por la Copa Concasa, con un récord de imbatibilidad por parte de su arquero argentino Guarnieri (1.033 minutos sin recibir gol) y con el máximo artillero, el propio Kiko , con 12 anotaciones.

Bucaramanga se volcó sobre el querido y añorado estadio Alfonso López para ser testigos de esta coronación. Todavía no esta listo el escenario en su totalidad, pero el acontecimiento ameritaba la reapertura de la cancha. Nadie en ningún momento dudó que el gran día sería hoy.

Por allí aparecieron el Alcalde, el Gobernador y también Alfonso Valdivieso, el Fiscal General de la nación. Todas las personalidades estaban presentes. Como aquel día cuando en masa se fueron a Pereira en el intento postrero por salvarse del descenso. Esta tarde de domingo, esa fidelidad tuvo su premio.

Entonces, las banderas se ondearon, las camisetas saltaron hacia todos los ángulos, las trompetas sonaron, los cara pintadas no cesaron de bailar porque el Atlético, el sufrido Atlético, volvía a su lugar, el que para muchos jamás debió abandonar, en el clan de los 16. El honor y el orgullo de los santandereanos estaba reivindicado.

Apenas sonó el pitazo final se desató la locura. Jugadores y cuerpo técnico se abrazaron y miraron hacia la tribuna para agradecerle a su público esta compañía fiel a través de la campaña.

Hugo Gallego tuvo que dejar a un lado su característica posición seria porque los aficionados fueron hasta allí y lo sacaron a la fuerza. Además lo levantaron y lo llevaron en hombros por todo el estadio.

Freddy Amazo, el preparador físico, tampoco pudo escaparse a esa celebración. Fue tomado y paseado como los toreros. La gente coreaba sus nombres... Hugo... Hugo... Hugo... , decían de un lado. Amazo... Amazo... Amazo , se escuchaba del otro. En verdad, la gente les reconoce su trabajo. Nadie les niega que fueron los principales gestores de esta hazaña.

Ya ninguno podía contener a esa turba que corría, que se iba, que volvía enceguecida por la pasión. Que se untaba y se abrazaba con sus ídolos y héroes. Querían arrebatarles las camisetas, también tomarse la foto para la posteridad, dar con ellos la vuelta olímpica porque el momento, indudablemente, pasará a la historia.

Y quién pudo tomarse la foto? Nadie. O muy pocos porque todos empujaban, todos hablaban, todos gritaban... Incluso la vuelta olímpica solo se vino a dar media hora después hasta que la Policía pudo colocar algo de orden.

Pero se dio por fin el ritual. Jugadores e hinchas, dirigentes y técnicos, se confundían en un abrazo fraternal, mientras se corría por la pista atlética.

Kiko Barrios y Jorge Ramoa no dejaban de llorar. Por este triunfo y porque la hinchada se arrimaba y les decía gracias... muchas gracias , como reconocimiento a un trabajo disciplinado, lleno de sacrificio. El recuerdo de estos dos hombres, abatidos por la tristeza en aquel 6 de noviembre, quedó en la mente para siempre. Los dos salieron del Hernán Ramírez Villegas bañados más por las lágrimas que por el sudor.

Bucaramanga, campeón. El honor está salvado, el orgullo santandereano reivindicado. La celebración, hasta cuándo será? Nadie lo sabe...

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.