Secciones
Síguenos en:
HACIA DÓNDE VAN LOS BANCOS

HACIA DÓNDE VAN LOS BANCOS

Durante milenios la gente usó como dinero los metales preciosos; en el siglo XVIII cambió a papel, y ahora usa cada vez más las tarjetas plásticas que dan acceso a sistemas de información financiera. El banco del futuro será más un banco de información que de dólares . Lo dice J. Pino Francini, gerente general de planeamiento de sistemas de entrega de Visa International Association. Su firma está preparando una tarjeta super inteligente que se podrá utilizar en parqueaderos, teléfonos públicos y quioscos de revistas. En cualquier lugar ahora se aceptan las tarjetas de crédito convencionales. Francini imagina que el banco del futuro tendrá menos necesidad de las cajas fuertes.

Esto es una especie de progreso, pero no el único en el futuro de los bancos. Pronto van a caer una multitud de barreras venerables de la actividad bancaria.

Se cree que dentro de una década desaparecerán totalmente las barreras geográficas que han impedido que los bancos se extiendan más allá de las fronteras estatales. Bancos irreconocibles Los resultados pueden ser profundos y desiguales. David C. Cates, presidente de Cates Consulting Analysts Inc., de Nueva York, dice que los grandes bancos serán irreconocibles en 10 años. Los bancos locales sí seguirán siendo muy parecidos a lo que son hoy. Habrá menos bancos de las dos clases, y sus banqueros serán diferentes.

Se cree que la banca llegará a parecerse al negocio de comestibles, un surtido de cadenas nacionales, cadenas regionales, mercados locales, comerciantes autorizados, tiendas especializadas, almacenes de descuento y pequeñas tiendas en las esquinas, atendidas por matrimonios.

Muchos de esos cambios ya están en proceso, impulsados por la nueva tecnología y la eliminación de regulaciones, y la gente ni siquiera se da cuenta , dice William M. Isaac, ex presidente de la Corporación Federal de Seguros de Depósito (Fdic) y actualmente socio del bufete de abogados de Arnold and Portner en Washington.

El papel histórico de los bancos como intermediarios financieros también podría variar antes de que estos cambios se produzcan. Tradicionalmente los bancos han recogido los depósitos de los ahorradores y los canalizaron en préstamos.

Esto convierte a los bancos en una rama del negocio de la información. Los ahorradores no pueden molestarse en discernir el crédito de cada prestatario, y confían en los bancos para que lo hagan. Un economista bancario explicó que si la información estuviera plenamente disponible y fuese fácil de obtener, no necesitaríamos a los bancos. Estos operan por las imperfecciones del mercado. No desaparecerán Esa es la clave de la situación de estas entidades: cada día resulta más fácil y barato conseguir la información.

Esta amenaza es peor entre sus clientes preferidos: los prestatarios corporativos que cada vez más obtienen sus préstamos directamente de inversionistas sofisticados. Jan G. Loeys, economista del Banco de la Reserva Federal de Filadelfia, predice que dentro de una década los bancos tendrán un papel muy limitado en este mercado al por mayor, como se lo llama.

Pero los bancos no van a desaparecer. Para empezar, seguirán como los abastecedores últimos de liquidez: dinero en efectivo. Lo que es más, tendrán su mercado al por menor durante mucho tiempo más. La pérdida de sus clientes preferidos podría empujar a los bancos hacia los individuos y los negocios pequeños que carecen de atractivo para interesar a los inversionistas directos.

Con frecuencia cada vez mayor los bancos realizan servicios financieros por una comisión, convirtiendo sus préstamos en valores y revendiéndolos a los inversionistas. Eso ocurría desde hace mucho tiempo con las hipotecas, pero recientemente comenzó con los préstamos de automóviles y un banco de Columbus (Ohio) lo intentó con deudas de tarjetas de crédito de sus clientes. Papeles comerciales Nuestro papel tiene que cambiar , dijo un economista bancario de Nueva York. Nos estamos convirtiendo cada vez más en intermediarios de transacciones financieras y cada vez menos en lugares de depósitos y concesión de préstamos .

No hace muchos años las tareas bancarias eran una actividad sedentaria. Ya no más. La volatilidad de las tasas de interés durante la década de 1970 suministró una razón para la transformación y la tecnología brindó los medios.

Para las empresas ha resultado más barato eludir a los bancos y tomar prestado directamente de los fondos de pensiones, compañías de seguros y otros inversionistas mediante la emisión de papeles comerciales , un instrumento de deuda a corto plazo.

La Reserva Federal, defensora del lugar especial de los bancos en la economía, sigue de un modo optimista. Aunque los bancos han perdido terreno ante los papeles comerciales y los bancos extranjeros, su parte de créditos globales extendidos a los sectores del hogar y no financieros se mantuvo bien en los años recientes , según una declaración de la Reserva Federal presentada en junio de 1986 a la subcomisión de asuntos de comercio, monetarios y del consumidor de la Cámara de Representantes.

Los bancos todavía retienen la porción más grande del mercado financiero total de los Estados Unidos. En 1985 representaban el 81% de todos los créditos a corto y mediano plazo de las empresas y consumidores norteamericanos, según un análisis de cifras de la Reserva Federal por Morgan Guaranty Trust Co. Eso, sin embargo, es menos que el 90 por ciento registrado una década atrás. Copyright (c) por National Journal Inc.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.