DESMAYOS POR ESTRÉS EMOCIONAL

DESMAYOS POR ESTRÉS EMOCIONAL

La situación no dura más que unos segundos y en algunas ocasiones puede que sean unos minutos, pero la recuperación llega espontáneamente.

26 de junio 1995 , 12:00 a. m.

La lipotimia, más conocida entre nosotros como, desmayos causados por baja tensión, puede registrarse en una persona en forma de ataques aislados o repentinos durante semanas o meses, para luego desaparecer.

Generalmente quien padece este tipo de situación son aquellas personas que por su trabajo o sus actividades tienden a permanecer mucho tiempo en lugares calurosos, repletos de gente, en los cuales deben estar de pie por un buen número de horas.

Aunque no es una situación incapacitante, quien la padece debe afrontar momentos difíciles pues este desmayo, abandono de ánimo o el sentido, causa unos segundos de revuelo entre quienes rodean al paciente, aunque ya es tan común que siempre habrá alguien que sabe qué hacer en estos casos.

Qué es lo que ocurre? El síncope vasovagal, como científicamente se le conoce a la lipotimia, ocurre especialmente en situaciones de tensión y agobio.

Cuando la persona se encuentra a punto de sufrir el desvanecimiento entra a funcionar en su organismo el sistema simpático nervioso, el mismo que actúa en momentos de temor o de susto y que paralelamente activa aquellas situaciones de taquicardia, palpitaciones, aceleramiento, sudor y subida de la tensión arterial.

Cuando esto ocurre entra en acción y de repente el sistema parasimpático, el encargado de atenuar esa dosis de agitación que vive la persona. Este produce una dilatación brusca de los vasos sanguíneos que a su vez generan la caída repentina de la tensión arterial. De inmediato el corazón se frena y late con una frecuencia inferior a la necesaria.

Tres casos La principal vía nerviosa por la que viajan los impulsos que determinan todos estos cambios es el nervio vago que nace en el tronco del cerebro y desciende por el cuello y el mediastino hasta el corazón y las vísceras abdominales. De ahí que la persona sienta vacíos en el estómago, antes de entrar en el desmayo.

La consecuencia de estos cambios rápidos y repentinos, son evidentes: hay disminución del gasto cardíaco es decir, la circulación sanguínea. Pero el principal afectado es el cerebro, que al fin y al cabo es el órgano más sensible del cuerpo humano.

Cuando la afluencia de sangre al cerebro es inferior al 50 por ciento de lo habitual, este deja de funcionar con normalidad y se pierde el conocimiento.

Pero dónde se presentan? Los episodios de lipotimia suelen registrarse en escenarios por lo general atestados de gente, lugares cerrados y donde el aire que se respira está viciado o escasea.

También es característico el síncope en aquellos lugares donde acaba de ocurrir un accidente. El impacto que puede generar en un observador es tan fuerte que la persona se conmociona y de inmediato sufre el desmayo.

Igualmente puede presentarse este tipo de desvanecimiento en personas que se someten a dolores agudos o intensos a causa de enfermedades o problemas de carácter psicológico como la muerte de un pariente cercano, por ejemplo.

Palidez previa Cómo detectarlo? La persona que va a sufrir un desmayo presenta unos síntomas característicos que permiten detectarlo con relativa facilidad. Generalmente se encuentra sofocado, sudoroso, débil y enseña una palidez especial.

Interiormente el afectado sufre nauseas y molestias en la boca del estómago. Puede emitir continuamente bostezos, ofrecer una respiración acelerada y presentar algo de confusión. El pulso se le acelera y las pupilas se le dilatan. Son los signos que le dan la proximidad a un suceso de lipotimia.

Si el paciente no es detectado a tiempo, con seguridad terminará desplomándose en poco tiempo. Quien lo atienda podrá observar que el desfallecido se encuentra pálido, su pulso es débil y lento y su tensión es muy baja. La situación sólo dura unos segundos o incluso unos minutos, al cabo de los cuales el personaje despierta espontáneamente.

ojo recuadro......

En caso de desvanecimiento -En caso de percibir que una persona puede estar cerca de sufrir un desmayo, es conveniente sentarla y colocarle la cabeza entras las piernas o acostarlo en el suelo y levantarle las piernas cogiéndolo de los tobillos.

-Es importante aflojarle la corbata y dasabotonarle la camisa, especialmente en cuello y abdomen.

-Se debe apartar a la persona del sitio o reunión donde está a punto de sufrir el desmayo.

-Si la persona ha sufrido el desmayo, entonces debe acostarse en un lugar alejado de la multitud, doblándole la cabeza hacia un lado para no dejarlo boca arriba.

-Los líquidos deben dársele sólo hasta después de su recuperación.

-Si se demora en recuperarse, se le puede echar un poco de agua sobre la cara.

-Cuando recobre el conocimiento, es conveniente dejar que el afectado se normalice completamente. Para ello es mejor que se siente y permanezca allí un rato.

-Es importante asegurarse que es solamente una lipotimia o desmayo y no otra condición de enfermedad.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.