ANTE VENEZUELA, NINGUNO PUDO SALVARSE DEL DESASTRE

ANTE VENEZUELA, NINGUNO PUDO SALVARSE DEL DESASTRE

Creo que estamos de acuerdo. Ninguno de los 14 jugadores de Colombia que estuvo ante Venezuela se salvó del desastre, en el que no solo se perdió un partido de fútbol, sino hasta la identidad que se suponía tenía el balompié nacional.

19 de febrero 1996 , 12:00 a.m.

En análisis individual es el siguiente: Calixto Chiquillo: fue literalmente fusilado en la anotación de Valiente. En la primera etapa salvó un remate con destino de red. Cinco puntos.

Gerson González: estuvo más pendiente de su aporte ofensivo y puso deseos, pero con eso no basta. Cinco.

Arley Dinas: para ser un jugador con tantos partidos internacionales, lució nervioso y sin solvencia a la hora de evacuar. Cuatro.

Carlos Mario Alvarez: pareció su primer juego fuera del país. Un mar de desaciertos y eso que Venezuela no atacó mucho. Cuatro.

Francisco Mosquera: buen primer tiempo, en especial cuando se lanzó al ataque. Sin embargo, sigue fallando en la puntada final. En el segundo período desapareció. Cinco.

Franky Oviedo: demasiado intermitente y, pese a que tuvo pasajes con destellos, de a poco se fue apagando. Cinco.

Nixon Perea: mucha voluntad para recuperar el balón, pero después no sabía qué hacer con él. Cinco.

Ancízar Valencia: otro de muy pobre producción. Ni le quitaba la pelota al contrario ni la entregaba bien. Cuatro.

Geovanny Hernández: en noventa minutos hizo tres pases buenos. Entonces, un punto por cada pase. Tres.

Jairo Castillo: terminó corriendo para cualquier parte, sin ser el jugador punzante que se necesitaba en el ataque. Fue personalista y no vio una. Cuatro.

Ricardo Pérez: desperdició dos oportunidades increíbles en la primera parte. En la segunda, siempre fue superado. Cuatro.

Oswaldo McKenzie: entró en el segundo tiempo por Perea. Y, de razón que perdió la titularidad. Tres.

Juan Pablo Angel: ingresó por Oviedo a 25 minutos del final. Y, tampoco pasó nada. Sin nota.

Hamilton Ricard: fue el tercer cambio, a los 34 minutos, por El Gato Pérez. En 11 minutos era muy complicado que le cambiara la cara al partido. También sin calificación.

Por los lados de Venezuela, dos jugadores brillaron con luz propia. En número 4, Macintosh, y el 7, Morán. Los dos mostraron enormes deseos y muy buena técnica individual.

El árbitro boliviano Pablo Peña tuvo un buen comportamiento, aunque por momentos se excedió con las tarjetas amarillas. Siete puntos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.