Secciones
Síguenos en:
LOS REPUESTOS SON COMERCIALIZADOS SIN RESTRICCIÓN En la ciudad desguazan un carro robado en tres

LOS REPUESTOS SON COMERCIALIZADOS SIN RESTRICCIÓN En la ciudad desguazan un carro robado en tres

REDACCIÓN EL TIEMPO ZONA Un mes después del robo de su taxi, Andrés encontró las puertas y otros accesorios en el barrio Restrepo.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
11 de julio 2009 , 12:00 a. m.

Andrés reconoció las partes de su carro gracias a que les había puesto aditamentos especiales: calcomanías y cintas invisibles, pero en la mayoría de los casos, de un carro robado no se vuelve a saber jamás: una vez que ha sido hurtado, es desguazado en tres horas.

La mayoría de los repuestos robados son comercializados sin restricción en los principales mercados de autopartes: La Estanzuela, Restrepo y 7 de Agosto. Se pueden robar un vehículo en el sur y a las cinco horas aparece hecho pedazos en el norte.

“En el Rincón (Suba) recuperamos un camión que se habían robado en la vía a Villavicencio 12 horas atrás”, aseguró el subcomandante de Policía de Suba, mayor Carlos Alberto Salcedo.

En los últimos 30 días, la Policía de Bogotá ha recuperado 19 carros hurtados, pero en la ciudad se roban entre 9 y 10 vehículos diarios, según las mismas autoridades. “Mientras la venta de autopartes de segunda siga sin restricción, el hurto de carros seguirá siendo un negocio jugoso para la delincuencia”, afirmó el mayor George Quintero, jefe de Delitos contra el Patrimonio, de la Policía.

Las redes de desguace Las bandas están conformadas por al menos 10 delincuentes, cada uno con tareas específicas: el jalador, el que lo vende, uno que lo desvalija y el que tiene contactos y distribuye los repuestos robados. Hay mujeres en estas bandas.

Los desguazaderos ya no son talleres grandes llenos de fierros. Ahora, están ubicados en casas de familia, en medio de barrios residenciales.

En el último mes, las autoridades realizaron operativos y sellaron cinco lugares dedicados a este ilícito en desarrollo de la operación Fénix. En los barrios Carvajal y El Vergel sellaron los más importantes. Cuatro organizaciones fueron desarticuladas.

Haciéndose pasar por vendedor, un reportero de este diario recorrió los principales sectores de mayor comercio de autopartes en Bogotá.

-Vendo dos puertas delanteras para Hyundai Atos 2006, dice un miembro de la banda.

“Pago 80 mil pesos si no tienen golpes ni remaches, pero si están marcadas no me interesan”, responde un vendedor en el barrio 7 de Agosto.

Por una culata (la parte más importante del motor), el comerciante ofrece entre 60 mil y 80 mil pesos y luego la vende en 600 mil; por una puerta ofrecen entre 30 mil y 40 mil pesos y el cliente final se la lleva por 120 mil.

“El negocio es redondo. Una autoparte que se compra en el mercado negro, el comerciante le gana hasta un 300 por ciento”, asegura el subdirector de Automotores de la Policía, capitán Héctor Ruiz.

“Los vidrios panorámicos los pagamos por ahí a 20 mil pesos y los laterales a 10 mil, ojo, si no están contramarcados ni rayados”, agrega una autopartista de ‘la playa’, en el barrio La Estanzuela.

Tulio Zuluaga Revollo, vocero de Asopartes –Asociación del Sector Automotor y sus Partes– afirma que muchos comerciantes adquieren partes de carros siniestrados en los remates de las aseguradoras y, con esos mismos recibos de compra, soportan infinidad de repuestos que consiguen en el mercado negro. “Lo que se tiene que hacer es promover la no comercialización de partes de segunda”, concluye Zuluaga.

“No todos los carros que se roban van a parar a los mercados de autopartes.

Ese delito tiene muchos destinos y, si crece, es por falta de capacidad de la Policía”, dice Janeth Gómez, gerente de Asocoa –Asociación de Comerciantes de Autopartes. .

El ciudadano puede actuar No compre autopartes cuya procedencia no se conozca. Esta práctica promueve que mañana a usted también le roben su carro.

Denuncie, inmediatamente, si fue víctima del robo de su vehículo. Lo puede hacer en la línea 123 o en la 156 de denuncias.

También en la avenida Caracas No. 6-05, en el Comando Central de la Policía de Bogotá.

Colabore con las autoridades en la reconstrucción de retratos hablados de los delincuentes y demás información que pueda suministrar.

La banda que a usted lo robó puede haber afectado también a muchas otras personas.

Si ve que hay movimientos sospechosos –ingreso frecuente de vehículos o presencia de camiones o camionetas que llevan cajas–, en un taller o, incluso, en una casa del sector en el que usted vive, no dude en darles a conocer a las autoridades estos hecho.

Su denuncia contribuirá a que los delincuentes sean judicializados y, con esto, a frenar el robo de vehículos que, en la gran mayoría, está acompañado del paseo millonario

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.