Secciones
Síguenos en:
Su obra habla de los desterrados

Su obra habla de los desterrados

La sala curva de la galería Santa Fe del Planetario muestra, a media luz, cinco instalaciones y un performance de Mario Opazo, tercer postulado al premio Luis Caballero de este año. Son parte de una historia que –según Opazo– habla del desplazamiento, aunque desde realidades distintas a la colombiana.

El recorrido de Expulsión del paraíso empieza cuando el visitante atraviesa una puerta de 1,50 metros de alto y se enfrenta a un texto explicativo. El primer video muestra a Opazo en el desierto chileno de Atacama (él nació en Chile) diciendo por un megáfono que, cuando era chico, su madre lo envolvía en la bandera de ese país para evitar que el ejército lo agrediera. El video es proyectado sobre un pedestal con banderas de África y América. También se muestra cómo un hombre lo envuelve en un turbante, en el Sahara. “Fue hecho con un refugiado saharaui. Ellos quedaron exiliados en el desierto”, dice.

Agrega que escogió el desierto porque es evocador: “Es el paisaje del Éxodo”, dice.

Del fondo de la sala viene el sonido de la ópera Aída. “Aída es una construcción que se basa en el encuentro de la música occidental y la musulmana”, anota el artista. Antes de llegar al tocadiscos setentero que repite la ópera sin cesar, se debe pasar por el video de un palestino tirado en la calle, que es revisado por el brazo mecánico de un robot que desactiva bombas. “Es un registro tomado de un noticiero de televisión. Lo que vi ahí no fue la situación en sí misma, sino la referencia a la escena del fresco de Miguel Ángel La expulsión del Paraíso, cuando Dios le da vida a Adán tocándolo con el dedo índice. Vi una referencia y me parece un comentario sarcástico”, explica Opazo.

Junto al tocadiscos, en el que suena Aída, hay un video con escenas del fresco mencionado. También, hay una lámpara de techo puesta sobre textos de arquitectura; todo, árabe. Le sigue el video de un hombre que escala. La imagen está proyectada sobre una minicolina construida en el lugar, con una bandera blanca en la cima. Un paso más allá, un pequeño barco de velas proyecta su sombra sobre una pared, en la que se pasa el video del mar. Así, la sombra de ese barco antiguo navega en la imagen.

La parte más impactante está detrás de ese muro blanco en el que se proyecta el mar: Opazo permanece sentado por horas, vendado y alumbrando con una linterna puesta en su cabeza una campana puesta en el muro, que él tañe cada cierto tiempo.

“Si la memoria fuera una cosa, en mi caso sería un barco –dice–. Por eso busco hacer una analogía entre mi memoria y un barco. Por eso, en mi performance soy como un capitán ciego que les roba las luces a los faros y las pega en su frente”.

‘‘ La ópera ‘Aída’, que se escucha en una reproducción sin fin en la obra, es una construcción que se basa en el encuentro de la música occidental y la musulmana”.

Si la memoria fuera una cosa, en mi caso sería un barco. Por eso busco hacer una analogía entre mi memoria y un barco”.

Mario Opazo, artista.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.