CONJURAR LA CRISIS

CONJURAR LA CRISIS

No cabe duda de que la actividad que mayor empleo genera es la construcción. Tanto en el ensamble de un edificio, de una casa, como en los insumos que este ensamble o construcción demanda y que son, entre otros, el cemento, el acero, el ladrillo, las tejas, las puertas y ventanas, las cerraduras, los elementos sanitarios, los eléctricos, las puntillas, la pintura.

24 de junio 1995 , 12:00 a. m.

Si se detiene la construcción, paulatinamente se detienen también las fábricas que la alimentan y el desempleo que se genera es fenomenal.

Y se está al borde de un receso en la construcción de vivienda que ya se detecta claramente en los estratos medios y altos, que son los que mayor demanda de los insumos anotados acusan.

Cuáles causas? En algunos segmentos puede haber saturación del mercado o exceso de oferta. También, como siempre ha ocurrido, puede haber malos proyectos sobre todo aquellos de los constructores improvisados o no profesionales que sumados son representativos y causan daño al mercado. ( Cómo envitarlos? Las autoridades municipales y las corporaciones de Ahorro y Vivienda tienen la palabra). Puede haber otras, como los extremados controles ambientales que se están aplicando en algunos casos con verdadera saña inquisidora y que están deteniendo proyectos ya aprobados, justamente en los estratos bajos donde hay demanda.

Pero la principal es, sin duda, el alto costo del dinero. Porque de los otros costos hay que reconocer que han subido moderadamente. En el segundo semestre del 94 hubo crisis de captación de recursos en las corporaciones de Ahorro y Vivienda. Cuál fue la solución que se le dio al problema? Referir la corrección monetaria ligada al costo de vida hasta entonces, al DTF, o promedio de tasas interbancarias. Pero resulta que entre el promedio de tasas interbancarias y el costo de vida hay una diferencia de más de diez puntos. Lo que ha significado que las desventas de los constructores ya superan las ventas porque las corporaciones han rechazado a compradores que con el nuevo valor de las cuotas ya no califican para la vivienda que desean adquirir.

Por otra parte, las carteras de las corporaciones se están deteriorando considerablemente porque por la misma razón del aumento de los diez puntos, el presupuesto de los que habían comprado antes, especialmente los de ingreso fijo, se ha desestabilizado debido a que éste no ha sido ajustado en igual proporción. Tal situación, bastante preocupante, se está traduciendo en limitación de los recursos de crédito para alimentar proyectos existentes y, desde luego, nuevos.

La nueva medida de fijar un cupo para la vivienda usada en el 23 por ciento puede ayudar por un lado, pero por otro, esos recursos pueden tomar un rumbo dada la escasez de dinero en el mercado, y de paso agravar la situación en el campo de la construcción de vivienda.

Aunque digan que referir el costo del dinero al costo de vida es antitécnico, antiliberal, en otras palabras pasado de moda, creemos que en el caso colombiano es mejor en lo posible referir esas tasas al costo de vida y por este medio controlarlas, que dejarlas flotar en el mercado de oferta y demanda. Creemos que esta fórmula, la de referir el costo de todo el dinero al costo de vida, aplicada en forma paulatina, conjuraría en el corto plazo la delicada situación financiera que está afrontando el país.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.