Humedal, en pleito por nuevo escenario

Humedal, en pleito por nuevo escenario

El año pasado, Bogotá celebró el hallazgo de dos nuevos humedales, uno de los cuales está ubicado en inmediaciones del parque El Salitre. El descubrimiento se recibió con entusiasmo, teniendo en cuenta que la capital ha perdido en los últimos años más de 50 mil hectáreas de estos ecosistemas, que resguardan aves y plantas (hoy sólo quedan 800 hectáreas), y que han quedado sepultados bajo construcciones, invasiones, vías, basuras y escombros.

27 de junio 2009 , 12:00 a.m.

Sin embargo, en menos de 12 meses, ese humedal pasó de ser una buena noticia, a convertirse en un punto de discordia entre los habitantes del barrio José Joaquín Vargas (J.J Vargas) y el Distrito.

Los vecinos del sector están preocupados porque la Alcaldía podría autorizar la construcción de un escenario para espectáculos que, según los residentes, arrasaría con este ecosistema que hace poco nació para el medio ambiente capitalino.

El lugar no ha sido declarado zona de reserva. Esa es una decisión que debe tomar el Concejo de Bogotá, luego que evalúe un estudio técnico, avalado por la Secretaría de Ambiente, que aún no se ha terminado.

Sin embargo, el biólogo Byron Calvachi, experto en humedales, no sólo confirmó su importancia, sino que explicó que allí vuelan aves como garzas, chorlitos y tinguas, y crecen plantas nativas como juncos e incluso tréboles de cuatro hojas, por estar nutrido de aguas cristalinas, todo un conjunto natural que debería ser preservado por ser un pulmón para la capital.

“Pero todo esto desaparecería”, dice Jesús Martínez, administrador del conjunto Labrador IV, ubicado en el sector de influencia del escenario, porque la firma mexicana CIE-Ocesa– operada en Colombia por la empresa Reforestación y Parques, que tiene en arriendo los terrenos de El Salitre– pretende usar el espacio donde está el humedal para instalar allí parte del complejo para eventos, que tendría 1.866 parqueaderos y una capacidad para 16 mil personas.

Y aunque Luis Javier González, director internacional de CIE-Ocesa, le dijo a EL TIEMPO, a través de Internet, “que el humedal no será afectado porque el centro de eventos quedaría instalado a una distancia prudente de su zona de amortiguación”, Martínez y representantes legales de otros conjuntos residenciales presentaron un derecho de petición para que las obras, que según denunciaron, también, incluyen la tala de un centenar de árboles, no se hagan.

Por el momento, esa aspiración se está cumpliendo porque la construcción del escenario está embolatada. Ana Camacho, directora del Instituto Distrital para la Recreación y el Deporte (Idrd), entidad propietaria del terreno, le explicó ayer a EL TIEMPO que, luego de una reunión que sostuvo el 2 de abril con representantes de CIE-Ocesa, ellos le pidieron 90 días de plazo, mientras nombraban un nuevo gerente, para presentar un anteproyecto con los detalles técnicos y económicos de la obra. “Nos reuniremos el 7 de julio para definir algo, aunque el proyecto que se diseñe será sometido al concepto de Planeación Distrital y de la Secretaría de Medio Ambiente, que tendrán que avalar su viabilidad”, dijo Camacho.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.