LA SUB-23 DEMOLIÓ EN EL COMPLEMENTO

LA SUB-23 DEMOLIÓ EN EL COMPLEMENTO

Colombia empezó con pie derecho ante Trinidad y Tobago. Tenía que ser así, porque durante 30 días, Pedro Sarmiento y Norberto Peluffo, los técnicos del equipo, trabajaron duro para eso: empezar con pie derecho. Pero más que eso, se trataba de convencer, y ayer, en el recién inagurado estadio Metropolitano de Ciudad Kennedy, Colombia convenció, ganó y goleó. Más no se les podía pedir a los Sub-23. En el comienzo del juego, el equipo colombiano se notó nervioso, quizás por eso, no alcanzó la dinámica necesaria y algunos jugadores como Mafla, Pérez y Ortegón no estaban metidos en el cuento, pero con el correr de los minutos las cosas fueron cambiando para ellos y para el equipo.

07 de febrero 1994 , 12:00 a.m.

Colombia tuvo el balón siempre, pero pese a eso no alcanzó la profundidad necesaria para penetrar la defensa trinitaria en el primer tiempo, aunque hubo dos o tres posibilidades en jugadas individuales de Zambrano y Mckenzie, quien no pudo terminar el primer tiempo, debido a la recia marcación ejercida por los isleños.

El Nene fue sustituido por Arley Betancur, quien le dio el ritmo y la visión necesaria al medio campo colombiano para ganar mayor claridad en la parte ofensiva.

Betancur encontró en el segundo tiempo al socio ideal, Harold Lozano, y por momentos, también a Mafla, para hacer triangular el balón de tres cuartos de cancha hacia adelante y crear más posibilidades de gol.

La esencia del fútbol no tardó en llegar y fue Henry Zambrano, quien a los 48 minutos del partido, aprovechó su velocidad para dejar regada a la lenta defensa trinitaria, vencer al arquero Clayton Richard y abrir el marcador.

Fue Betancur, quien se juntó con Zambrano en el área rival, enganchó hacia adentro para disparar y fue derribado. Pena máxima que convirtió Edison Mafla.

El tercero llegó a los 74 minutos por intermedio de Harold Lozano, el más destacado de los colombianos cumpliendo acertadamente con sus funciones defensivas y ofensivas, quien corrió a pase de Mafla, aventajó a la pareja de centrales isleños y se la tocó suavemente sobre la mano derecha de Richard, quien fue, por su parte, el mejor de su equipo al impedir que la goleada hubiera sido mínimo, doble, si sólo se contabilizan los tres que votó El Gato Pérez.

De esta manera, Colombia le puso el principal ingrediente a la fiesta futbolera que se vivió ayer con motivo de la inaguración del estadio Metropolitano Rodrigo Lara Bonilla en Ciudad Kennedy.

Más de 15 mil personas, porristas del IDRD, una papayera y el Cole , el hincha número uno de las selecciones de Colombia, animaron durante los 90 minutos a los dirigidos por Sarmiento y Peluffo, quienes entendieron en el segundo tiempo, que no podían defraudar a nadie de los presentes.

Entre los invitados al nuevo estadio que hace parte de un bello y amplio complejo deportivo que además tiene canchas de microfútbol, bolera, salones de protoco y que próximamente contará también con piscinas, se hicieron presentes el alcalde Jaime Castro, el senador liberal Julio César Turbay Quintero, y Hernán Cortés Parada.

También se vio por ahí, a mucha gente del fútbol; estaban Gustavo Moreno Jaramillo, Francisco Feoli, Vladimir Popovic, Alvaro González, Germán Basílico González.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.