VEEDURÍA DISTRITAL CUESTIONÓ EL FUNCIONAMIENTO DEL IDU

VEEDURÍA DISTRITAL CUESTIONÓ EL FUNCIONAMIENTO DEL IDU

El Plan Vial está de moda. En las últimas semanas todo el mundo ha hablado sobre el tema: el Concejo, el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), la Cámara de Comercio de Bogotá y la Contraloría Distrital. Ahora es la Veeduría Distrital la que saca sus conclusiones. Al igual que las demás entidades habla de sobrecostos, pero tiene sus propias cifras. Según la Veeduría, el Plan generó unos sobrecostos al Instituto por cinco mil millones de pesos (para el IDU fueron cuatro mil millones y para la Contraloría, ocho mil millones).

21 de junio 1995 , 12:00 a. m.

En el informe, la Veeduría cuestiona el papel del Instituto: su función se ha ido reduciendo a la suscripción de contratos y a renglón seguido menciona que el IDU tiene un presupuesto de 8 mil millones de pesos anuales para gastos de funcionamiento, los cuales no compensan los 47 contratos celebrados en el transcurso de dos años , es decir, todo el trabajo que debería hacer, lo hacen contratistas.

El organismo recuerda que el IDU realizó 47 contratos y 22 interventorías en cumplimiento del Plan Vial y la gran mayoría de esas obras debieron ser entregadas en 1994.

Prevé que ni siquiera este año estén concluidas y que en 1996 todavía se estén terminando obras del Plan Vial.

Resume en los siguientes aspectos las causas de los retrasos en las obras: Carencia de materiales, escasez de mano de obra, falta de diseños, redes de servicios públicos, invierno, adquisición de predios y falta de equipos .

Según el organismo, de las 47 obras contratadas, solo se cuenta en la actualidad con 15.

Urgencia y emergencia Uno de los cuestionamientos que hizo la Veeduría tiene que ver con la parte legal.

No consideró prudente que la anterior administración del Instituto hubiera recurrido a los mecanismos de emergencia y urgencia manifiesta para contratar sin el proceso licitatorio.

Bajo esas dos modalidades, el IDU realizó 36 contratos de obra y 23 de interventoría.

Recuerda la Veeduría que esos dos mecanismos se utilizan en circunstancias imprevisibles y que las obras del Plan Vial no tienen esa característica.

Además se pregunta, por qué el procedimiento adoptado por el IDU en esta urgencia contempló la aplicación de un proceso que desde la declaratoria hasta la contratación, contempló un lapso muy parecido al trámite regular y ordinario de la contratación y poco propio de la atención a una situación real de urgencia? Multas Otro cuestionamiento que hace la Veeduría es que a pesar de las fallas evidentes en algunas obras, las multas que se hicieron efectivas fueron muy pocas.

Y explica que buena parte de eso se debe a algunos absurdos procedimientos para que los interventores presenten sus quejas.

Uno de ellos es que los interventores solo pueden presentar informes cada dos meses, es decir, si un interventor observa un incumplimiento al día siguiente de haber rendido un informe, debe esperar dos meses y tolerar la irregularidad, hasta que pueda presentar el nuevo informe.

Tal vez eso explicaría por qué el bajo número de multas a las obras. Dice el documento: sorprende e inquieta que la abrumadora morosidad del Plan Vial haya tenido un leve cuestionamiento por parte de las interventorías: únicamente 35 solicitudes de multas se han presentado y solo se han consolidado seis .

La Veeduría hace una serie de recomendaciones para que la administración tenga en cuenta hacia el futuro: Propone crear un Centro de Proyectos con el propósito de que no se vuelvan a repetir problemas como planeación, estudios, diseños y evaluación de los factores de riesgo para las obras.

Solicita a los contratistas mayor responsabilidad especialmente cuando las obras son entregadas parcialmente porque una vez entregadas disminuyen su ritmo e intensidad de trabajo desinteresándose por los retoques finales, empradización y pulimentos de las mismas.

También considera que se debe evaluar el papel de las interventorías: dado el estado crónico de los incumplimientos, cabe cuestionarse la eficacia de las interventorías, que también constituyen un elevado costo, y sus resultados no se han visto, ya sea en la oportuna realización de las obras o en la aplicación de multas .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.