PADRES, LLEGÓ LA ADOLESCENCIA!

PADRES, LLEGÓ LA ADOLESCENCIA!

Su hijo tiene entre 13 y 15 años de edad? Si es así, su pequeño retoño llegó a la adolescencia. Pero no se desanime, no es tan malo como parece.

20 de junio 1995 , 12:00 a. m.

Muchos padres se muestran recelosos y temen la proximidad de los años de adolescencia, pues creen que durante el tiempo que ésta dure van a pelear e incomodarse con sus hijos. Sin embargo, es una edad que puede ser muy satisfactoria en la medida en que permite a sus pequeños cruzar esas agitadas aguas y les ayuda a madurar hasta llegar a convertirse en adultos.

Para lograr esto, es conveniente que los padres tengan presente las preocupaciones e inquietudes que los jóvenes abrigan en esta etapa de sus vidas. Merton P. e Irene Strommen, especialistas en el tema, presentan una lista de los temores característicos de los adolescentes, que resume la información obtenida mediante una encuesta a 9 mil muchachos de ambos sexos. Resultado de la encuesta? las preocupaciones van desde miedo a que puedan morir sus padres, hasta miedo a que en el colegio les den una paliza.

Sin embargo, la mayoría de las angustias de los adolescentes gira en torno de cuestiones sexuales y físicas, tales como su aspecto personal y su desarrollo corporal. Por ejemplo, en la encuesta mencionada, Strommen pregunta con qué frecuencia piensa en el sexo? el 38 por ciento de los muchachos de séptimo grado respondió que a menudo, igual sucedió con el 28 por ciento de las jóvenes del mismo grado, y con el 49 por ciento de los varones de octavo grado. Pero los que más piensan en sexo son los muchachos de noveno grado.

Otra preocupación relacionada con este tema es la sensación que tienen los adolescentes de estar enamorados. La misma encuesta arrojó que durante los primeros años de esta etapa, el 50 por ciento de los jóvenes (en séptimo, octavo y noveno grados) dijo estar enamorado de alguien del sexo opuesto.

Si a estas inquietudes sexuales del adolescente se agregan, por una parte, las presiones ejercidas por los medios de comunicación y, por otra, la aceptación de la libertad sexual que existe en nuestra cultura, es entendible que los muchachos se sientan sometidos a una tremenda presión de tipo sexual.

Por esta razón, los padres necesitan saber y entender cuáles son las presiones que inclinan a los adolescentes hacia el sexo. Y según se ve tales presiones surten efecto. Así lo demuestra otra encuesta que indica que el 15 por ciento de los estudiantes de séptimo grado, el 17 por ciento de los de octavo grado y el 20 por ciento de los de noveno grado dicen haber tenido relaciones sexuales por los menos una vez.

Los padres que están enterados de estas inquietudes y angustias sexuales, se encuentran mejor capacitados para preparar a sus hijos adolescentes y ayudarles a hacer frente con éxito a la presión sexual.

Buenas relaciones Como sucedió en otras etapas del crecimiento, en los primeros años de adolescencia los muchachos necesitan mantener sólidas relaciones con sus padres y, así mismo, recibir de ellos buen ejemplo. De acuerdo con su sexo, los adolescentes necesitan aprender del padre o de la madre la forma apropiada de cómo desempeñar sus funciones como hombre o como mujer.

Por otra parte, la relación que la chica tiene con el padre y el joven con la madre, permite a los hijos aprender a relacionarse con su futuro compañero o compañera, respectivamente.

De esta manera, los primeros años de la adolescencia constituyen para los hijos el momento de la vida en el que más necesitan que los padres les dediquen tiempo tanto a ellos como a las actividades que realizan.

Es un grave error de los padres creer en el mito de que los adolescentes ya no desean ni necesitan compartir tiempo con ellos. Si bien es cierto que los jóvenes empiezan a forjar firmes relaciones con sus compañeros, eso no significa que ya no deseen mantener una relación con sus padres.

Y en cuanto a los hijos rebeldes, la mayoría de las veces son producto de malas relaciones, ya sea entre los padres y ellos, o entre el padre y la madre. Una gran parte de los especialistas concuerda en que la rebelión es una de las principales causas de promiscuidad y experimentación sexual durante los primeros años de la adolescencia.

Es más, algunas jóvenes buscan quedar embarazadas con el fin de probar a sus padres que no admiten que las controlen. Como puede verse, las relaciones familiares sólidas son importantes e influyen en muchos aspectos del crecimiento y de la madurez durante los primeros años de la adolescencia.

Sólo para padres -Aunque su hijo sea potencialmente conflictivo, es necesario que los primeros años de su etapa adolescente transcurran sin que se vea abrumado por las dificultades y las malas experiencias.

-Es importante que disfrute plenamente la adolescencia de su hijo, así se presenten problemas. El superarlos les permitirá demostrar que son capaces de crecer y de madurar.

-Lo mejor es anticiparse a la adolescencia de los hijos y preverla como una buena oportunidad para ayudar a formar adultos maduros y virtuosos.

-Es conveniente tener presente que debido al mayor desarrollo y a las características sicológicas de los individuos de hoy, la adolescencia ha llegado a convertirse en una etapa de crecimiento dinámico, a veces de enorme repercusión, que merece interés y atención.

-Recuerde: usted es la clave. Al proporcionar información, amor, aceptación y educación a su hijo adolescente influirá en él notablemente, pues el mayor deseo de cualquier ser humano es ser feliz.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.