TIENE HIJOS CON PROBLEMAS MENTALES

TIENE HIJOS CON PROBLEMAS MENTALES

A mi hija Bárbara le diagnosticaron una enfermedad limítrofe de la personalidad. Estoy preocupada porque creo que esto significa que pasará el resto de su vida en un hospital mental. Es una persona difícil y frecuentemente habla del suicidio, pero no quiero internarla entre las paredes de un hospital. Hay esperanzas para ella? Está deprimida, bebe demasiado y a menudo actúa raramente. Es como si tuviera dos o incluso tres personalidades distintas.

18 de junio 1995 , 12:00 a. m.

Su terapeuta ha recomendado la hospitalización y no sé si sea lo mejor. Tiene algún consejo para mí? Un hospital tiene muchas ventajas. Una es que la hospitalización de su hija le permitirá descansar de su tormento diario. Dará a Bárbara una agenda con reglas claras y consistentes y quizás alguna ayuda con sus habilidades sociales. Podrá ventilar sus sentimientos estando protegida de la autodestrucción, mientras sus médicos prueban diversos tratamientos.

Sin embargo, cuando se hospitaliza a un paciente limítrofe por demasiado tiempo puede volverse muy infantil y por ello, el ajuste a un mundo no hospitalario se vuelve muy difícil.

Por otro lado, algunos jóvenes se sienten sofocados o demasiados restringidos en un hospital, mientras que otros sienten que es un refugio y amenazan con el suicidio cuando enfrentan la posibilidad de tener que abandonar a las personas con quienes se han encariñado.

Los jóvenes limítrofes son admitidos en un hospital porque han amenazado o intentado suicidarse, porque han tenido un episodio sicótico o porque sufren de alcoholismo o drogadicción. La mayoría sale luego de que ha comenzado el tratamiento con medicinas y vuelve a casa o a un hogar intermedio. Pocos permanecen en el hospital por más de un corto período porque ahora los seguros de gastos médicos rara vez pagan una hospitalización siquiátrica.

Aunque la salud mental es una ciencia que permanece en la edad del oscurantismo, actualmente se comprende que la principal dificultad de una enfermedad limítrofe es la incapacidad de regular los sentimientos. Se cree que esto sea causado por un temperamento vulnerable y una familia que no responde. De hecho, muchos pacientes limítrofes que he visto han sido víctimas de abuso infantil, abuso sexual e incluso cultos satánicos.

Estos chicos pueden desarrollar diferentes personalidades como un mecanismo para hacer frente a los comportamientos inconsistentes o abusivos de otras personas. Un joven podría mostrar una personalidad cuando trata con el padre que le ama y convertirse en una persona totalmente distinta para distanciarse del padre abusador.

El proceso de pensamiento podría ser, soy Bárbara cuando estoy con mi amoroso padre, no soy Bárbara cuando mi vicioso padre me golpea él no golpearía a Bárbara . Podría ser muy difícil desarrollar un mecanismo regulador de tensiones cuando uno está frente a un adulto cruel e impredecible.

Por otro lado, es totalmente posible que esta teoría sea errónea y que la dificultad de este tipo de pacientes con la regulación de las tensiones pudiera relacionarse con la neurología o la biología y no con la familia o con la dinámica interpersonal. Los jóvenes limítrofes constantemente están en un estado de crisis y son altamente sensibles y responden a los estímulos emocionales. Pierden el control, se enojan muy rápidamente y se calman con mucha lentitud. No pueden tranquilizarse con facilidad y a menudo acuden a la violencia física o a la bebida para lograrlo.

De hecho, no es poco común que algunos rompan una botella y se corten las muñecas con los vidrios. No tratan de hacerse daño, sino de tranquilizarse: al cortarse se liberan los opiados naturales del cuerpo para matar el dolor, pero también tienen un efecto tranquilizante sobre el sistema nervioso, en forma muy parecida a como funcionan las endorfinas para los atletas durante una larga sesión.

Se están utilizando muchos tipos de medicinas para tratar a los pacientes limítrofes. Diferentes síntomas responden a diversas medicinas. Un sicofarmacólogo debe determinar cuáles medicamentos podrían funcionar, pero puede necesitarse el método de prueba y error hasta que obtenga una combinación efectiva.

La buena noticia es que al crecer Bárbara sus estados de ánimo y sus comportamientos impulsivos deben nivelarse y el comportamiento suicida debe cesar. Parece haber poca mejoría para los adolescentes limítrofes en los primeros cinco años y mucha mejoría con el avance del tiempo. Muchos pueden llegar a casarse, tener hijos y sostener un empleo.

Los años intermedios, sin embargo, serán difíciles para usted. Aunque esta época será una dolorosa lucha para Bárbara, también puede tener un terrible costo para usted y para su familia. Por favor asegúrese de recibir ayuda para que pueda tener apoyo durante esta labor. No será fácil, pero hay personas que pueden cuidar de usted mientras que usted tiene que cuidar a Bárbara.

* Los Angeles Times Syndicate.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.