FARC ASESINÓ A DOS MISIONEROS DE E.U.

FARC ASESINÓ A DOS MISIONEROS DE E.U.

Guerrilleros al mando de Jorge Briceño, El Mono Jojoy , que el lunes huían de un combate con tropas de la Séptima Brigada de Institutos Militares, en el sitio Los Farallones de Medina, (Cundinamarca), asesinaron con sendos disparos a la cabeza a dos misioneros estadounidenses secuestrados el 16 de enero de 1994, reveló ayer el Comando del Ejército en Bogotá.

21 de junio 1995 , 12:00 a. m.

A 30 minutos del sitio en donde se produjo el primer combate con los subversivos, el Ejército halló los cuerpos de Timothy Van Dike y Steve Welsh que, en razón de dificultades climáticos, sólo pudieron ser rescatados e identificados plenamente ayer en la tarde por funcionarios de la Embajada de Estados Unidos.

Se presume que el grupo subversivo asesinó a los extranjeros en vista del cerco que el lunes les tendió el Ejército y, en razón del cual, han sido hallados tres campamentos de los guerrilleros en Cundinamarca y Meta.

Lo descubierto en el Meta está a escasas horas de los sitios en donde funcionaba antiguamente el Embo y el secretariado y es allí en donde las Farc han mantenido a los secuestrados , dijo la fuente.

Otros tres misioneros de la misma comunidad están desaparecidos desde el 31 de enero de 1993.

Marcos Rich, oriundo de Perú; David Mankins y Ricardo Tenenoff, ambos de California, Estados Unidos, fueron secuestrados por las Farc en Púcura, pueblo indio de Panamá, muy cerca a la frontera con Colombia.

El Ejército informó que por la liberación de los extranjeros asesinados los subversivos exigieron dos millones de dólares.

No sabemos si los asesinaron porque éstos intentaron huir o porque no querían tener dificultades en la fuga , dijo anoche un alto mando de las Fuerzas Militares. Lo que sí se sabe es que los subversivos actuaron con extrema sevicia.

Según el Ejército, que informó que personalmente el general Carlos Leongómez estuvo al frente de las operaciones de rescate de los cuerpos y dirigiendo la persecución de los homicidas, los dos misioneros permanecían vivos el 15 de junio pasado, cuando se produjo el combate y los guerrilleros emprendieron la fuga.

Los secuestrados estaban en poder de un grupo de guerrilleros del frente 53, cuyo cabecilla, un hombre apodado Romaña , opera a órdenes de El Mono Jojoy , quien está sindicado de la muerte de 26 soldados en San Vicente del Caguán (Caquetá), el 16 de junio de 1987.

Contra El Mono Jojoy pesa una orden de captura expedida el 8 de octubre de 1991 por la Seccional de Orden Público de Bogotá por terrorismo y homicidio. El 27 de noviembre del 91 ordenó el asesinato de César Naranjo, dirigente liberal de Usme (Cundinamarca) con la intención de que emboscaran a la patrulla de la Policía que fuera a conocer el hecho. La patrulla no fue, sino una comisión judicial y la atacaron. En el hecho murieron los siete integrantes de la comisión, entre ellos un juez de instrucción criminal.

De Romaña , señalan informes militares, está sindicado del asesinato de por lo menos un centenar de personas, en 1982, entre Cundinamarca y Boyacá, en la zona del río Guaguaquí, cuando dirigía el frente 11 de las Farc.

Welsh y Van Dike pertenecían a la comunidad Misión Nuevas Tribus de Colombia. Welsh se desempeñaba en el área de mantenimiento y vino a Colombia en 1981, procedente de Colorado, Estados Unidos. Por su parte, Van Dike era profesor y llegó en 1989 con su esposa Lorena y cuatro hijos; venían de Nueva York.

El día del secuestro, 20 hombres vestidos de militares y con armas de largo y corto alcance, llegaron a las 8 de la mañana a la finca La Esperanza, en la vereda San José, a unos 45 minutos de Villavicencio, y reunieron a toda la gente que vivía allí en la cancha de ráquetbol.

La finca servía de colegio para los hijos de los misioneros de la comunidad.

Cuando todos los residentes estuvieron en el lugar, los uniformados manifestaron que eran del frente 53 José Antonio Anzoátegui de las Farc, y que con esa acción querían presionar al Gobierno para que las tropas estadounidenses que estaban en Juanchaco (Valle) se fueran.

El secuestro Luego entregaron unos panfletos en los que se hacía referencia a una reunión hecha por los subversivos el 3 de abril de 1993. Después, tomaron como rehenes a Welsh y Van Dike, y se los llevaron en los vehículos que tenía la misión. El grupo tomó la vía al Hospital de Monfort, en Villavicencio.

Los desconocidos dejaron una carta en la que informaban que se trataba de un secuestro, y que el objetivo primordial era obtener dinero y hacer claridad sobre la lucha e intromisión gringa en nuestra patria .

A la vez, dejaron algunas frecuencias de radio, con el fin de recibir y transmitir información todos los días a las 12:00 m.

A finales de enero se inició comunicación radial entre los secuestradores y las familias de las víctimas, en las que exigían dos millones de dólares de rescate. Sin embargo, se llegó a un acuerdo de un millón de dólares.

Después del 6 de mayo de 1994 se perdió toda comunicación. Según el Ejército, la Misión Nuevas Tribus no colaboró lo suficiente para dar con el paradero de los misioneros.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.