SE SOMETIÓ EL ALACRÁN

SE SOMETIÓ EL ALACRÁN

Después de rodear un número incierto de veces las instalaciones de la Décima Tercera Brigada de Institutos Militares en Bogotá, sólo, sin escoltas y a bordo de un taxi, el principal sospechoso de los atentados terroristas que la semana pasada estremecieron al país, Henry Loaiza, El Alacrán , se presentó ayer ante el Ejército.

20 de junio 1995 , 12:00 a. m.

Vestido con un saco de paño, camisa corriente azul, corbata a cuadros amarillos, bluyin y botas vaqueras negras, Loaiza se presentó a las 7:45 de la noche de ayer en la garita principal y puesto de guardia de la XIII Brigada.

Soy Henry Loaiza y vengo a entregarme... , dijo al grupo de soldados que estaban de guardia el hombre por el que se ofrecían 500 millones de recompensa y al que, en un comunicado oficial, el propio Gobierno señaló como artífice del asesinato sistemático de 107 personas en Trujillo (Valle), entre 1989 y 1990.

La entrega de Loaiza siembra una serie de dudas respecto de su participación efectiva en la escalada que se inició con el sábado 10 de junio con el atentado en el parque San Antonio de Medellín, con saldo de 28 víctimas mortales y dos centenares de heridos y que tuvo por epílogo la bomba de la noche del jueves en el Congreso.

De hecho, en sus primeros intercambios con oficiales del Ejército, Loaiza dijo que su presentación ante las autoridades y su decisión de presentarse a la Fiscalía tenía origen en las imputaciones que empezaban a hacerse contra él.

Loaiza no sólo desmintió haber tenido algo que ver con el atentado en Medellín sino con el homicidio del jefe del servicio de contrainteligencia del DAS, Mardoqueo Cuéllar, dijo a EL TIEMPO un alto oficial del Ejército.

Apoyadas en una amenazas anónimas, un testimonio ante la Fiscalía e informantes que hablaban de la decisión de Loaiza de hacer frente con violencia a la persecución del Estado, las autoridades lo habían señalado como principal sospechoso de los últimos actos terroristas en Medellín e inclusive en Bogotá.

Más entregas? La entrega de Loaiza, no obstante, crea serias dudas en torno de esas afirmaciones y plantea nuevos interrogantes sobre quién o quiénes están tras los atentados, claro está, en caso de ser cierta la versión de Loaiza sobre su inocencia.

Las especulaciones sobre la entrega de Loaiza y otros cabecillas del cartel de Cali a la justicia habían crecido en las últimas 48 horas, tanto en Cali como en Bogotá, en razón de la presión del Bloque de Búsqueda, una acción asfixiante . en palabras de Loaiza.

Ayer trascendió que Loaiza había hecho contacto con algunos oficiales del Ejército para anunciar su sometimiento a la justicia y, en razón de ello, el propio ministro de Defensa, Fernando Botero, estuvo pendiente del desenlace de los hechos.

Cuando Loaiza apareció en la sede de la XIII Brigada lo esperaban además los generales Rafael Hernández, comandante de la Brigada y Harold Bedoya Pizarro, comandante del Ejército.

La duda estaba en si lo haría en Cali o en Bogotá o en otro lugar , dijo una fuente.

Tras un examen médico, una diligencia de reconocimiento dactilar por parte del DAS y la expedición de una especie de constancia de recibimiento, Loaiza fue mostrado a los medios de comunicación y una hora más tarde tuvo lugar una rueda de prensa en la Casa de Nariño, con participación del director del DAS, Ramiro Bejarano.

El ministro de Defensa dijo que la entrega de Loaiza es el producto de la presión que están generando los organismos de seguridad del Estado y señaló que el Gobierno ha tenido prudencia y cautela en hacer señalamientos y no está en condiciones de hacer imputaciones directas contra Henry Loaiza ni a otras personas, pues está investigando para dar mayor claridad de lo ocurrido a los colombianos .

Loaiza, cuya pena dependerá de la capacidad del Estado para probar su participación en crímenes masivos, pasó la noche en las instalaciones de la Brigada y hoy será puesto hoy a órdenes de la Fiscalía General de la Nación. Es posible, según fuentes oficiales, que otras entregas se produzcan en las próximas horas.

Durante el puente festivo que acaba de concluir, el Comando Especial Conjunto había realizado veinte allanamientos contra propiedades de El Alacrán en Playa Mendoza, Santa Marta; Islas del Rosario, Cartagena, y Montelíbano (Córdoba), en donde se le descubrió una lujosa hacienda.

En estas operaciones fueron decomisados gran cantidad de documentos que permiten a los analistas de inteligencia señalar que Loaiza tenía un enorme emporio de empresas y había conformado un grupo paramilitar.

Las autoridades establecieron, también, que a un apartamento de Loaiza en Cartagena había llegado el pasado sábado una de sus mujeres con uno de sus hijos, por lo que se presumía que celebraría el día del padre en la capital de Bolívar.

Los allanamientos de Córdoba y Cartagena los efectuaron el sábado pasado, mientras que los de Cartagena se ejecutaron ayer.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.