UNA VÍA ADOQUINADA

UNA VÍA ADOQUINADA

Quienes a diario, o con alguna frecuencia, transitan por la carrera séptima, al norte de Bogotá, entre las calles 190 y 240, y especialmente los habitantes de esa zona, han sufrido en carne propia, y por largo tiempo, el desastroso estado de esa vía que, por su aspecto, nadie creyera que se trata de una de las principales de la capital, por donde transitan millares de vehículos. Pues más parece una carreterita que lleva hacia una paraje lejano, por donde rara vez pasa un carro.

20 de junio 1995 , 12:00 a. m.

Pero bueno, como que al fin la séptima recibirá un arreglo, ojalá definitivo, ya que, ante el deterioro constante del pavimento, la Secretaria de Obras, o mejor, su secretario Adolfo Viana, ha resuelto hacerla adoquinar. Obra que cualquiera pensaría que es eterna , como suelen decir los pesimistas. No. Al parecer este sistema es ya de fácil y pronta ejecución.

De manera que los bogotanos tienen una buena noticia. Porque, sea de cemento o de adoquín, en todo caso en un material resistente, la realidad es que estos trabajos ya se hacen indispensables. De modo que, manos a la obra.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.