MISTERIOSO HALLAZGO DE UNA FOSA COMÚN

MISTERIOSO HALLAZGO DE UNA FOSA COMÚN

Porque la conciencia no la podía tener tranquila , Juan Pérez decidió denunciar ante las autoridades la existencia de varias fosas comunes donde, según él, más de cien personas fueron enterradas después de ser ajusticiadas por escuadrones paramilitares con presunta intervención de por lo menos tres funcionarios del Estado.

20 de junio 1995 , 12:00 a. m.

En una de ellas se encontraron, el sábado pasado, los restos de nueve personas que fueron desenterrados ayer por el Cuerpo Técnico de Investigaciones de la Fiscalía General de la Nación (CTI), en la provincia de Rionegro en Cundinamarca.

El hallazgo lo hizo el Noticiero TV HOY en la parte baja del cerro del Estoraque, en límites de los municipio de La Palma y La Peña, gracias a informaciones suministradas por Pérez (nombre ficticio) a ese medio.

Esta denuncia se suma a otras hechas por el mismo Pérez ante las autoridades, en las que revela la existencia de otras tres fosas en el departamento del Meta, en las que habría sepultadas 91 personas.

El denunciante, en sus informes, involucra a tres funcionarios, cuyos nombres EL TIEMPO se abstiene de publicar entre tanto se adelanta la correspondiente investigación penal.

Durante esas fechas (1989-1992), ellos organizaron y patrocinaron grupos de ajusticiamiento de personas que por diversas razones, más que todo ideológicas, no le convenían al Estado o no estaban de acuerdo con sus políticas de mando en la región , asegura Pérez.

Al respecto, versiones extraoficiales señalan que las autoridades realizaron excavaciones en los tres sitios señalados por Pérez en el Meta, pero no encontraron evidencias de restos humanos.

No obstante, en el lugar señalado al Noticiero TV HOY, sí hallaron nueve cráneos, uno de ellos con un orificio de bala en el lado derecho.

Esas fosas son el resultado de los asesinatos que ordenaron los tres funcionarios, dice Pérez, quien asegura que dentro de los restos debe estar el de Gloria Palacios.

Palacios es hija de un ganadero de la región, que al parecer fue asesinada entre 1989 y 1990, porque se enteró de la existencia de esas fosas comunes.

Para Pérez es claro que ordenaron la ejecución de múltiples personas de izquierda y sindicalistas, en masacres que fueron coordinadas junto con grupos de paramilitares de la región .

En las denuncias de las tres fosas comunes en el Meta, Pérez habla de una en la que habrían 80 cadáveres.

En las otras dos estarían enterradas otras once personas, entre ellas, Holmes Franco y un hombre apodado el Pate Lima , hombre conocido en la región por pertenecer a la Unión Patriótica (UP).

Por otro lado, el denunciante habla de por los menos otras 75 personas ajusticiadas en Cundinamarca.

Fosas de Cundinamarca Ayer los habitantes de las poblaciones cundinamarquesas de La Palma y La Peña, recibieron con extrañeza el hallazgo de la fosa.

Según el capitán Carlos Eduardo Martínez Castañeda del Comando de Policía de Villeta, se encontraron nueve cráneos y 107 huesos en zona rural de La Peña, a hora y media del casco urbano.

Martínez Castañeda, quien fue al lugar, dice que se trata de una fosa común secundaria; es decir, que los restos fueron sacados de otra fosa y luego se enterraron de nuevo.

Dos versiones maneja el comandante de Policía de Villeta sobre las causas de la muerte de estas personas.

La primera se relaciona con la existencia de un cementerio en el lugar; y la otra, que pudo tratarse de un ajusticiamiento.

La segunda versión, según Martínez, tendría asidero, ya que uno de los cráneos presentaba un orificio de bala.

El funcionario dice que la Fiscalía va a realizar nuevas diligencias de este tipo en la zona, debido a que se presume de la existencia de otras fosas comunes.

El CTI, organismo que realizó el levantamiento de los restos, dijo que no hay nada claro sobre las causas de estas muertes.

Los restos, que se encontraron esparcidos y enterrados superficialmente, fueron traídos a Bogotá.

Las primeras pesquisas indican que las personas fueron desenterradas de otro lugar y sepultadas nuevamente en ese terreno , dijeron los funcionarios del CTI.

La hipótesis más acertada podría ser que se trata de restos óseos que fueron depositados luego de ser sacados de un entierro primario , dijo un fiscal.

Por otro lado, el comandante operativo de la XIII Brigada del Ejército, coronel Ladrón de Guevara, dijo que nosotros no hemos adelantado hasta el momento ninguna acción en particular respecto de eso .

Ladrón Guevara dijo que no se habían desplazado a este zona guerrillera porque no se garantizaba la seguridad para las tropas.

Entretanto, los campesinos de la zona dicen que puede tratarse de un cementerio donde fueron enterradas las víctimas de una epidemia de viruela.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.