Secciones
Síguenos en:
CIÉNAGA GRANDE, SIGUE SU CICLO DE DESTRUCCIÓN

CIÉNAGA GRANDE, SIGUE SU CICLO DE DESTRUCCIÓN

La reciente mortandad de peces en la Ciénaga Grande de Santa Marta es el menor de los efectos que se pueden esperar en un ecosistema tan enfermo.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
19 de junio 1995 , 12:00 a. m.

Casi cuarenta años vertiendo agroquímicos en la Sierra Nevada de Santa Marta y la zona bananera por donde pasan los ríos tributarios de la Ciénaga (Sevilla, Aracataca, Frío y Fundación) lograron que las ostras tuvieran perlas pero de cadmio, zinc y cobre.

La construcción de dos carreteras (Ciénaga-Barranquilla y Palermo-Sitionuevo) lograron, por su parte, ofrecer una especie de paisaje post nuclear compuesto por 25.000 hectáreas de mangle muerto debido a la hipersalinización provocada por la interrupción del flujo de agua dulce.

La cadena de destrucción la completaron (la iniciaron o la continuaron, da igual) los métodos de pesca ilícitos y la deforestación de la Sierra y de sus cuencas hidrográficas, además de los procesos de colonización. Así se convirtió a la Ciénaga en una de las cloacas más grandes del Caribe colombiano.

Pagaremos cien años las consecuencias de un crimen ecológico sobre el que nunca se han establecido responsabilidades , dijo recientemente la Ministra de Medio Ambiente, Cecilia López Montaño.

Un suceso desgarrador y paradójico. Porque el ecosistema pasó de ser uno de los más ricos y productivos del planeta a la zona donde hoy se encuentran los municipios más deprimidos del país.

Los mismos que hace cuarenta años, veían cómo el río Magdalena vertía a la Ciénaga grandes cantidades de su caudal. Algo más de 200 metros cúbicos de agua por segundo.

Por ese entonces, el equilibrio se mantenía al interactuar el agua de mar con el agua dulce. Igual sucedía con los ríos que también hacían sus aportes al ecosistema. Y en eso se basaba la gran productividad biológica de la Ciénaga originada en los aportes de nutrientes y de especies de las cuencas hidrográficas de la Sierra Nevada, del Magdalena, del mar Caribe y del bosque de manglar circundante.

Este último, uno de los ecosistemas vegetales más productivos del planeta por su gran capacidad para transformar la energía solar y los nutrientes en alimentos para el hombre. Además de ser hogar de paso y albergue de aves, mamíferos y reptiles.

El conjunto de caños, lagunas costeras, pantanos de manglar y planicies aluviales que abarcan los 4.280 kilómetros de Ciénaga surtieron de pescados y mariscos no solo a la zona sino al país. Hoy, basado en quién sabe qué milagro de la naturaleza, todavía le da para vivir a casi 4.000 pescadores de la región.

Pero el equilibrio se ha ido rompiendo para hacerse directamente proporcional a la respuesta del ecosistema a la destrucción. Ahora, lo que la Ciénaga devuelve es la irracionalidad con que fue intervenida. Y no es nuevo. El fenómeno de las mortandades de peces se ha reportado desde la década del sesenta.

En 1971 fue famoso un tabaquillo (así se conoce en la zona a las mortandades) de peces, perros, cerdos y hasta gallinas. En el 85 hubo otro bestial.

Hace un año, exactamente por esta misma época, se presentaron tres mortandades en la Ciénaga. También consideradas, al igual que la de la semana pasada, como las peores de todos los tiempos. En ese entonces, una sola de las mortandades representó no menos de veinte toneladas de peces. La de la semana pasada se calcula en 50 toneladas.

Esta vez, al igual que el año pasado, los peces murieron ahogados. Esa es la explicación que dan los expertos, aún sin los resultados de las muestras que se tomaron en la zona.

En 1994, un desaforado florecimiento de algas, relacionado con un incremento en las concentraciones de fósforo y nitrógeno, especialmente, propio de la descomposición de la materia orgánica, hizo que los peces se quedaran sin qué respirar debido a la exagerada demanda de oxígeno de las algas. De hecho, autopsias practicadas en algunos de los peces muertos el año pasado encontraron gran cantidad de algas adheridas a sus branquias.

El círculo lo redondea la presencia de lluvias con las que se inundan los pantanos de mangle que tienen árboles muertos y que, por ende, arrojan cualquier cantidad de materia orgánica al agua. Ello incide en el crecimiento de más algas que consumen el poco oxígeno de la Ciénaga.

Por eso, dicen los expertos, el fenómeno del tabaquillo ocurre en época de lluvias.

El año pasado, las investigaciones concluyeron que la mortandad es un fenómeno recurrente que no tiene solución a corto plazo. También, que en el futuro cercano ocurrirán más de estos eventos.

Fuentes: Francisco Gutiérrez, subdirector de Fauna-Minambiente. Pedro Arenas, biólogo Minambiente. Informe Florecimiento de microalgas relacionado con la mortandad masiva de peces en el complejo lagunar Ciénaga Grande de Santa Marta -Invemar Punta Betín-1994. Documento Prociénaga Rehabilitación de la Ciénaga Grande de Santa Marta-1993. Archivo EL TIEMPO.

Minambiente, inoperante (Santa Marta) El Ministerio del Medio Ambiente se ha mostrado indiferente al problema que están padeciendo más de tres mil familias que resultaron afectadas con la mortandad de peces registrada el domingo pasado en el complejo lagunar de la Ciénaga Grande , dijeron el viernes el gobernador (e) del Magdalena, Alfredo Caballero Villa, y el jefe de la Oficina de Asuntos Sociales de la Gobernación, Carlos Caicedo Omar.

Según ellos no se ha visto una acción decidida de ese Ministerio. El jueves pasado se tenía prevista la visita del viceministro de esa cartera, Ernesto Guhl Nanneti, pero no llegó .

Ha faltado interés por parte de la ministra para apersonarse de la situación de la Ciénaga. Por citar un ejemplo, en Cartagena, para rodar la película Nostromo cortaron unos arbustos del Jardín Botánico y ahí se armó Troya; la ministra se trasladó hasta esa ciudad y prohibió la continuación de la película en el Jardín , dijeron los funcionarios.

La tragedia ocurrida en la Ciénaga es de magnitud más grave que lo ocurrido en Cartagena y solo habla de intervenir el proyecto, y promete ayudar a los pescadores pero hasta ahora no hay nada definido , dijo Francisco Escobar Slebi, vicepresidente de la Asamblea.

Por su parte, los gremios económicos de Santa Marta y el Magdalena anunciaron que ante la inoperancia del Minambiente que se ha dedicado a apagar incendios y no a prevenir catástrofes como la de la Ciénaga Grande, solicitarán la intervención de la Presidencia de la República.

Prociénaga intervenido Durante una rueda de prensa que se llevó a cabo el jueves pasado, la Minambiente anunció que quedaba intervenido el proyecto de cooperación técnica colombo-alemán Prociénaga encargado, desde 1992, de investigar y realizar simultáneamente obras de recuperación en la Ciénaga.

El proyecto, que de aquí a 1998 ejecutará obras por valor de 15 millones de dólares, está a punto de entregar el dragado del Caño Clarín, único canal de comunicación de las aguas del Magdalena con la Ciénaga, que permitirá que le entren 163 metros cúbicos de agua dulce a esta última.

La intervención del Gobierno al proyecto, de acuerdo con la Minambiente, implicará una evaluación técnica en sus componentes hidráulico y forestal, entre otros, y la entrega del Caño Clarín antes de tres meses.

También, exigirá el desarrollo del componente social del proyecto y el trámite de recursos financieros para tal trabajo, además de la aceleración del ordenamiento ambiental de la zona.

La Minambiente dijo que lo que no va a hacer su cartera durante la intervención es dragar la Boca de la Barra, hacer las obras más rápidamente o desarrollar planes que se salgan del plan de manejo ambiental ya contemplado por el proyecto.

No podemos resolver el problema de la pobreza de la región, pero vamos a hacer este proyecto sostenible porque de nada sirve dragar los caños si en algunos años se van a volver a tapar , dijo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.